martes, 29 de noviembre de 2011

Monsanto derrotado por las malezas resistentes a Roundup

(Una versión completa de este artículo se puede descargar en el sitio web de ISIS, y está disponible para su descarga aquí)

Dr Eva Sirinathsinghji, 28 de noviembre de 2011
http://www.i-sis.org.uk/Monsanto_defeated_by_herbicide_resistant_superweeds.php



Un aumento en la cantidad de malezas resistentes al glifosato de Monsanto está forzando a los agricultores a desistir por la creciente inversión para su control. 

Monsanto parece rendirse ante las malezas resistentes al glifosato (1), según un nuevo informe aparecido en el Reino Unido de la Organización GM Free. Están observando un aumento exponencial en los cultivos de Estados Unidos y también se han documentando casos en Australia, Argentina, Brasil, Chile, Europa y Sudáfrica.

Aunque Monsanto afirma de forma pomposa que su tecnología de modificación genética ayuda al medio ambiente reduciendo el uso de pesticidas, las malas hierbas resistentes están ofreciendo un cuadro distinto. La resistencia al glifosato se ha desarrollado como resultado de la utilización a gran escala de plaguicidas. El glifosato es el ingrediente activo del herbicida de Monsanto de mayor venta en todo el mundo, Roundup.

Y ahora Monsanto tiene como objetivo combatir estos graves problemas agrícolas, ambientales, socio-económicos y de salud, y entre las medidas está el aumento del uso de pesticidas.

La Empresa se niega a aceptar su responsabilidad por el creciente coste para combatir las malas hierbas afirmando que (2) “entre las garantías de Roundup no se encuentra el control de las poblaciones de malezas resistentes al glifosato”. Esto está suponiendo una enorme carga económica para los agricultores de todo el mundo.

Esto contrasta con lo que se dijo hace dos años, cuando Monsanto negó la magnitud del problema e insistía en que las malezas eran manejables. Ya en 2009, la propagación de malezas resistentes era preocupante, ya que había que aumentar la cantidad de glifosato utilizado, mientras que hubo que usar otros herbicidas para tratar de controlar las malas hierbas que proliferaban con rapidez (ver 3, Los cultivos transgénicos se enfrentan a una crisis en Estados Unidos, SiS 46). Se habían desarrollado 16 especies resistentes al glifosato, muchas de las cuales no podían arrancarse incluso con el uso de las cosechadoras, debido a su tamaño y resistencia. Las malezas resistentes no son un problema nuevo, pero Monsanto empieza a reconocer la gravedad de la situación y los problemas económicos que esto está ocasionando.

___________________________
___________________________
Publicidad de la Empresa Monsanto 
del herbicida Roundup
En el año 1974, Monsanto Argentina S.A.I.C.
desarrolló el primer integrante de la línea de
productos Roundup® e inició la comercialización
del mismo en el sector agrícola a nivel mundial
en 1976. Durante tres décadas, Monsanto
Argentina S.A.I.C. ha investigado y desarrollado
nuevas formulaciones de Roundup que permiten
al productor agropecuario lograr los más altos
niveles de control de malezas, la máxima eficiencia
sobre cultivos tolerantes a glifosato, facilitando el
manejo del producto por parte del operador minimizando,
a la vez, el riesgo y el impacto en el medio ambiente.

GM Free señala que durante la temporada 2010/2011 se han documentado dos nuevas especies de malezas resistentes, lo que elevaría hasta el momento a 21 las especies, incluyendo dos de las más destructivas: Common rudis (Amaranthus tuberculatus) y Amaranto Palmer (Amaranthus palmeri), que están infestando por igual los campos de maíz y de algodón (4).

Las malezas resistentes ya abarcan más de 4,5 millones de hectáreas, y eso sólo en los Estados Unidos, mientras que si consideramos la superficie mundial, alcanzaría los 120 millones de hectáreas durante 2010. En Estados Unidos se presentan las peores perspectivas, con 13 especies distintas en 73 lugares diferentes. El Amaranto Palmer infesta actualmente 1 millón de distintos lugares de carolina del Norte, mientras que La cola de caballo ( (Conyza canadensis) ha infestado unos 100.000 lugares en Delaware. En Argentina, 100.000 hectáreas de tierras de cultivo de soja están infestadas de la hierba Johnson.

Antes de la introducción de los cultivos RR (Roundup Ready) no había malas hierbas resistentes, lo que permitía argumentar a los defensores de los transgénicos que la resistencia al glifosato no supondría un problema después de la introducción de los cultivos agrícolas RR. Sin embargo, desde su comercialización en 1996, las malezas resistentes han ido apareciendo al ritmo de una por año. Lo más preocupante es que la propagación de malas hierbas resistentes está aumentando de forma espectacular. Hasta el año 2003 se habían documentado cinco especies resistentes. Desde 2007, ha aumentado en 5 veces el número de especies resistentes.

La resistencia al glifosato se ha estudiado en numerosos laboratorios, y la investigación está empezando a vislumbrar los mecanismos de resistencia, demostrándose que los mecanismos se han desarrollado en diferentes poblaciones de Amaranto Palmar. Esto sugiere que la resistencia no se debe a la difusión de semillas resistentes, de una población a otra, sino que se puede desarrollar de forma espontánea siempre que el glifosato es usado en exceso, como ya algunos científicos habían predicho hace tiempo sobre la base de la experiencia anterior (ver 5, Sueño o  pesadilla de la Ingeniería Genética, publicación de ISIS).

La causa de la resistencia al glifosato de debe principalmente al cultivo de aquellos que son resistentes al glifosato (RR), lo que aumenta el uso de pesticidas en los campos. La introducción de los cultivos RR ha acabado con prácticas anteriores de cultivo que mantenían a raya a las malas hierbas. La rotación de cultivos, de plaguicidas, así como el arado de los suelos ya no se lleva a cabo en las explotaciones de cultivos transgénicos, y con la aparición de las malezas resistentes al glifosato, la solución de Monsanto ha sido la de aplicar cada vez mayores cantidades de Roundup. Estas prácticas han llevado al director de Cotton Incorporated, Robert Nicols, que “se está produciendo un propagación exponencial de la resistencia” (6). Cada vez son mayores las cantidades de glifosato que se utilizan, produciendo un aumento en la resistencia de las malezas.

Monsato propone aumentar el uso de herbicidas

Ya dijo Einstein en su famosa cita que “Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia en el que se creó·” Eso es precisamente lo que Monsanto está diciendo: aumentar el uso de herbicidas. La nueva guía publicada por la Compañía para hacer frente a las malezas incluye:
    • El uso de un cóctel de plaguicidas, incluyendo 2,4-D, antes de la siembra de los cultivos.
    • La producción de semillas transgénicas que tengan tolerancia a más de un plaguicida. Dupont ya ha comercializado semillas tolerantes al glifosato y al glufosinato. Monsanto ha anunciado el acuerdo con un empresa de biotecnología alemana, BASF, para desarrollar cultivos con genes tolerantes al glifosato y el herbicida dicamba.
    • El uso de herbicidas que se mantiene activo en el suelo, matando a las plántulas que germinan, incluyendo el sulfentrazone.
Las consecuencias del uso cada vez mayor de herbicidas es poner cada vez en mayor riesgo al medio ambiente y a las personas. El glifosato se ha demostrado que daña la fertilidad de los suelos, los cultivos, la salud humana (ver 7,8, Los científicos revelan la toxicidad del glifosato para suelos y cultivos, SiS; Reguladores de la Unión Europea y Monsanto exponen la toxicidad del glifosato, SiS 51).

La resistencia de las malezas al herbicida de Monsanto es una seria complicación. Los agricultores ahora están buscando alternativas a pesar de que Monsanto tiene el control de una gran parte del mercado de semillas y las ventas del glifosato, el herbicida más vendido del mundo. Pero esta situación está empezando a parecer incierta. Las empresas rivales ya han desarrollado alternativas a los transgénicos, otros herbicidas distintos y otros están en proceso de aprobación. Monsanto también está colaborando con otras empresas para crear semillas que tengan tolerancia a otros herbicidas.

Los herbicidas no es una solución a la resistencia de las malas hierbas

La Organización GM Free que el uso de herbicidas no es una solución al problema de la resistencia de las malezas y hay que buscar un enfoque en la agricultura tradicional y ecológica. Estos métodos incluyen:
  • La vigilancia y el control rápido de las poblaciones resistentes
  • La rotación de cultivos, evitando el monocultivo, de modo que se establezcan poblaciones resistentes
  • Sistemas de pastoreo, barbecho…
  • Desbroce mecánico
  • Arrancar las malas hierbas aisladas para evitar que arraiguen
  • Cultivo de cobertura para reducir las poblaciones de malezas
Conclusión
Las malas hierbas están destruyendo los campos de cultivo, causando importantes problemas agrícolas y económicos para los agricultores. Esto no puede resolverse utilizando una mayor cantidad de herbicidas, ya que afecta a la salud humana y al medio ambiente. Sólo los métodos orgánicos y ecológicos son una alternativa a la agricultura industrial y el monocultivo, que son la causa de este problema. (Ver 9, El futuro de los alimentos: agricultura orgánica y sostenible, sin el uso de combustibles fósiles, publicación de ISIS).

http://www.i-sis.org.uk/Monsanto_defeated_by_herbicide_resistant_superweeds.php

Artículos relacionados:
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/04/07/don-huber-advierte-al-presidente-de-la-ue-del-peligro-del-glifosato-para-el-ganado-y-las-plantas/
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/05/28/los-cultivos-tolerantes-al-glifosato-traen-enfermedades-y-muerte-1/
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2011/05/mas-problemas-con-el-glifosato-los.html
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2010/10/brasil-la-enfermedad-de-la-soja-loca.html
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2011/03/estudios-cientificos-que-han-sido.html

jueves, 24 de noviembre de 2011

Lynn Margulis

Por Paco Puche, 23 de noviembre de 2011


Hoy nos hemos enterado. Una, aún joven y sonriente Lynn Margulis nos ha abandonado de esa forma normal como solemos presentarnos entre nosotros.

Para ella que, entre otras cosas somos “un saco de bacterias” parlante, la visión de un cadáver no era asunto trágico. Decía que era una eclosión de vida microbiológica. Ella, desde ahora, descansa en paz rodeada de sus bacterias que tanto amaba. Y le acompaña, también, el recuerdo perdurable y entrañable de todos aquellos que hemos aprendido con ella cosas esenciales para la vida y para la muerte.

Probablemente por ser mujer no ha recibido en vida todo el reconocimiento que se merecía. Si a eso añadimos su condición heterodoxa dentro de las corrientes dominantes en biología, se puede explicar cómo no está, aún, en el olimpo de la ciencia.

Descubrió algo tan esencial y tan poco darwiniano como que las bacterias, esos primeros seres vivos, por simbiosis, por aprender a vivir en común, dieron lugar al que quizá haya sido el paso más trascendental en la historia de la vida, aquello por el cual las células procariotas (las de las bacterias y arqueobacterias, o el reino de las Moneras como las había clasificado) se “metamorfosearon” en células eucariotas, que son aquellos que está presentes en los otros cuatro reinos vivos (Protoctistas, Animales, Plantas y Hongos).
O sea, que frente a la supuesta omnipresencia de la “lucha por la vida” invocada por el neodarwinismo hemos pasado a la relación de colaboración como el fenómeno más trascendente de la vida.


Lynn Margulis nos ha cambiado la forma de ver el mundo.Según ella, los microorganismos han desarrollado una de las vías más productivas para sobrevivir y para especiarse: la vía de la simbiosis. Las bacterias son procariotas, es decir tienen células sin núcleo. El paso a las células con núcleo (eucariotas) ha tenido lugar como una larga tarea de simbiosis entre dos bacterias preexistentes. Por ejemplo, el reino de los Protoctistas, las primeras células nucleadas, procede también de una fusión bacteriana, y de ellos surgieron los demás reinos; por eso “literalmente” su nombre quiere decir primeros seres.

E igualmente, argumenta Margulis, los humanos somos colonias integradas de células ameboides – protoctistas- de la misma manera que las amebas son colonias integradas de bacterias.

El mundo de la vida, según Margulis, es en justicia bacteriocéntrico mucho más que antropocéntrico.
Dos conclusiones se pueden extraer de momento de imperiosa aplicación:

Una, que nuestro mundo, del humano hablo ahora, puede ser perfectamente un mundo de colaboración, si no fomentamos lo contrario tal como hace con singular empeño el individualismo capitalista. Y, otra, que tenemos muchos motivos para ser verdaderamente modestos.

Por eso nos dice que la versión darwiniana, que ha asumido el neoliberalismo económico, de la “supervivencia de los mejor dotados se desvanece con la nueva imagen de cooperación continua, estrecha interacción y mutua dependencia entre formas de vida… pues la vida no ocupó la Tierra tras un combate, sino extendiendo una red de colaboraciones por su superficie. Las formas de vida se multiplicaron y se hicieron cada vez más complejas, integrándose con otras, en vez de hacerlas desaparecer” .


Los fósiles más antiguos de bacterias datan de hace 3.500 millones años, en cambio los fósiles más antiguos de eucariotas solo tienen 800 años. Pero lo más llamativo es queademás de ser las unidades básicas estructurales de la vida, también se encuentran en todos los demás seres que existen en la Tierra, para los que son indispensables. Sin ellas, no tendríamos aire para respirar, nuestro alimento carecería de nitrógeno y no habría suelos dónde cultivar nuestras cosechas”.

Y como el sesenta por ciento de la historia de la vida corresponde a las bacterias en solitario, lo han inventado casi todo: la fermentación, la fotosíntesis, la utilización de oxígeno en la respiración, la fijación del nitrógeno atmosférico y la transferencia horizontal de genes. El resultado ha sido “un planeta que ha llegado a ser fértil y habitable para formas de vida de mayor tamaño gracias a una supraorganización de bacterias que han actuado comunicándose y cooperando a escala global”

Por eso, concluye, que “los organismos del microcosmos son el pilar en que se apoya la biota entera, ya que su red de intercambio global afecta, en última instancia a todos los seres vivos… (ellos) han estado utilizando estas técnicas miles de millones de años dando como resultado un planeta que ha llegado a ser fértil y saludable para formas de vida de mayor tamaño gracias a una supraorganización de bacterias que han actuado comunicándose y cooperando a escala global (..). No existen pruebas de el ser humano sea el supremo administrador de la vida en la Tierra, pero existen en cambio pruebas para demostrar que somos el resultado de una recombinación de poderosas comunidades bacterianas con una historia de miles de millones de años”.

Margulis colaboró en la formulación de la famosa y reconocida “hipótesis Gaia”.

Formulada en el año 1979 por Lovelock, viene a confirmar estas teorías de Lyn Margulis que hemos estado esbozando. Por otros caminos, ha llegado a la conclusión de que la Tierra es como un gran organismo que se mantiene a sí mismo. Supone que la biota terrestre, en la que está incluida la especie humana, es autopoyética, es decir reconoce, regula y crea las condiciones necesarias para su continua supervivencia. No es por tanto que la vida esté rodeada de un medio pasivo al que se ha adaptado sino que va construyendo una y otra vez su propio ambiente.

En realidad todo esto no es tan novedoso. Ya Kropopkin nos anticipaba que en la naturaleza, además de la lucha mutua, “se observa al mismo tiempo, en las mismas proporciones, o tal vez mayores, el apoyo mutuo, la ayuda mutua, (…) de manera que se puede reconocer la sociabilidad como el factor principal de la evolución progresiva”.

Y en la actualidad, el psicobiólogo Michael Tomasello se expresa con igual contundencia: “Los Homo sapiens están adaptados para actuar y pensar cooperativamente en grupos culturales hasta un grado desconocido en otras especies”

Por último, el famoso primatólogo, Frans de Waal, propone a nuestra época como candidata a la “edad de la empatía”, según su último trabajo. ¿Quién lo diría?


En 2004, Margulis estuvo en Barcelona y, junto a José Manuel Naredo, presentó su visión del “Banquete” en una tarde memorable, en un edificio de la Diputación situado en la Rambla. Allí nos decía (cito de memoria): “soy darwinista, existe una proliferación exponencial de seres vivos y un mecanismo de autolimitación es la selección natural. Pero lo que no soy es neodarwinista, no creo que el mecanismo esencial de la evolución sea la variación genética azarosa en cuanto a la especiación: el modo principal es el de colaboración o simbiosis”.

Lo más entrañable era verla recitar en un buen castellano, al concluir la conferencia, aquel poema tan vital, y tan apropiado para ella, del Romancero Gitano de Lorca que empieza diciendo:

Y yo que me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido”

Aquello era Margulis en estado puro. Con su enseñanza, su entrañable recuerdo y un “hasta pronto” rindo homenaje a una mujer muy grande.

Sabemos que descansa en paz

 http://www.rebelion.org/docs/139967.pdf

Otros artículos relacionados:
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2010/04/lynn-margulis-darwin-era-lamarckista.html
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/06/12/pensando-la-evolucion-pensando-la-vida/

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Altos niveles de bisfenol A después de consumir alimentos enlatados

Por Anthony Gucciardi, 23 de noviembre de 2011

Activist Post

Una nueva investigación de la Universidad de Harvard ha descubierto que el consumo de alimentos enlatados aumenta la cantidad de bisfenol A presente en la orina, en una cantidad del 1200% superior a que si se hubiesen consumido alimentos frescos. El estudio lleva el título de “Uno de los primeros estudios en cuantificar los niveles de bisfenol A tras la ingestión de alimentos enlatados”. El estudio trata de establecer una relación entre el cáncer y la ingestión de bisfenol A.

La investigación aparece publicada en la revista Journal of the American Medical Association* del mes de noviembre. El bisfenol A se ha relacionado con varias enfermedades, entre las que se incluye el cáncer de mama o infertilidad. Se han realizado unos 130 estudios sobre la relación entre el bisfenol A y el cáncer de mama, muchos de los cuales han observado esta relación.

Gran cantidad de envases llevan en su composición bisfenol A

  • Jenny L. Carwile,
  • Xiaoyun Ye,
  • Xiaoliu Zhou,
  • Antonia M. Calafat,
  • Karin B. Michels
JAMA. 2011;306(20):2218-2220.doi:10.1001/jama.2011.1721 

La cantidad de bisfenol A presente en los alimentos enlatados puede superar al de los recipientes de plástico. 

Los investigadores de Harvard no sólo han encontrado una enorme cantidad de este producto en los alimentos enlatados, sino que también ha comprobado los niveles existentes de bisfenol A en las botellas de agua y otros recipientes de plástico. 

Y lo que encontraron es bastante chocante: los alimentos enlatados suponen un mayor riesgo para la salud que muchos envases de plástico, ya que contienen niveles muy altos de bisfenol A. Hay que tener en cuenta que el consumo de alimentos enlatados está muy generalizado en todo el mundo, formando parte de la dieta básica de muchas personas.

Ya sabíamos que tomar bebidas almacenadas en envases de ciertos plásticos aumentaba la cantidad de bisfenol A presente en el organismo”, dijo el autor principal del estudio Jenny L. Carwile, un estudiante de doctorado en el Departamento de Epidemiología de Harvard School of Public Health. “Este estudio nos viene a decir que consumir alimentos enlatados supone un mayor riesgo, ya que su uso está muy generalizado”. 

El estudio examinó a 75 personas para que consumiesen sopa fresca durante 5 días seguidos. Se les dijo que siguieran sus hábitos normales de alimentación. Después de un descanso de 2 días, las personas consumieron sopa enlatada. Los análisis de orina mostraron que después de consumir sopa enlatada aumentaban los niveles un 1221%, frente al período en que habían consumido sopa fresca.

Con el fin de exponerse a altos niveles de bisfenol A, es mejor preparar las comidas con ingredientes frescos y evitar los alimentos enlatados. Sin embargo, también conviene informarse de si las distintas marcas de alimentos enlatados llevan o no bisfenol A en el recubrimiento interior del envase.

Si usted consume alimentos enlatados o bebe agua de envases de plástico, sepa existe una solución más natural. Existen multitud de formas para evitar la presencia de bisfenol A en nuestro organismo.

http://www.activistpost.com/2011/11/bpa-blood-levels-spike-by-1200-percent.html#more

Otros artículos relacionados:

http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2010/10/la-efsa-y-el-bisfenol.html
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/02/12/una-farmacia-en-el-agua-del-grifo/
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/08/24/un-enigma-en-el-oceano-atlantico-el-plastico-oscuro/
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2010/02/la-agencia-de-seguridad-alimentaria.html

sábado, 19 de noviembre de 2011

El Arroz Dorado podría salvar la vida de un millón de niños al año

http://www.gmwatch.org/gm-myths/11130-golden-rice-qcould-save-a-million-kids-a-yearq

Portada de la Reviste TIME en la que se anuncia el milagro del arroz dorado

El arroz dorado apareció por primera vez en los titulares de portada de la revista TIME, donde se afirmaba: Este arroz podría salvar a un millón de niños al año” (1). Para no ser menos, el Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, declaró: “Si pudiéramos conseguir más arroz dorado, que es la cepa genéticamente modificada del arroz, muy rico en vitamina A, se podrían salvar 40.000 vidas diariamente, evitando la malnutrición y la muerte”(2). De acuerdo con Adrian Dubock, un ejecutivo de la corporación Zeneca, que ahora forma parte de Syngenta, el gigante de los cultivos transgénicos, que aboga también por la comercialización de este arroz en los países ricos, “no hay tiempo que perder, un retraso de un mes supone 50.000 niños ciegos al mes” (3).

Un artículo de la CNN destacaba que el arroz dorado estaba ya listo para su cultivo: “Los científicos que promueven los alimentos transgénicos ya han desarrollado un arroz amarillo, o dorado, rico en vitamina A e hierro, que ayuda a prevenir la anemia y la ceguera, especialmente entre los niños” (4). El Congreso de los Estados Unidos en un foro especial titulado ¿La Biotecnología puede resolver el hambre en el mundo?,  todavía  fue más allá al declarar que “el arroz dorado que ha sido modificado para contener mayor cantidad de vitaminas… ya está salvando la vista a miles de niños en las zonas más pobres de Asia “ (5).

Pero ninguna de estas afirmaciones es cierta. No hay ninguna evidencia que apoye la afirmación de que el arroz dorado “salve la vista de miles de niños”.

La cuestión principal se centra sobre el contenido en beta-caroteno. Las cifras de que se disponen muestran que el arroz dorado sólo presenta pequeñas cantidades de vitamina A o su precursora, la provitamina A. Peor aún: cuando el arroz se cocina, la cantidad de provitamina A se reduce a sólo un 50%. (6)

Esto no concuerda con las afirmaciones de Adrian Dubock de Zeneca realizadas en el año 2000: “Los niveles de pro-vitamina A que nos proponíamos conseguir, y hemos obtenido,  son suficientes como para proporcionar el nivel mínimo de pro-vitamina A para prevenir el desarrollo de la ceguera irreversible, que afecta a 500.000 niños al año, y para aliviar de manera significativa la deficiencia en vitamina A  que afecta a 124 millones de niños en 26 países” (7)

Pero el mismo co-inventor del Arroz Dorado, Ingo Potrykus, se vio obligado en 2001, cuando Greenpeace destacó los bajos niveles de pro-vitamina A presentes en el Arroz Dorado, a decir:” Me alegro de que Greenpeace realice una crítica sobre una base racional… También reconozco que Greenpeace ha detectado niveles muy bajos de vitamina A en el arroz dorado…Lo sabremos a ciencia cierta cuando realicemos nuestras evaluaciones de bioseguridad… ya que son precisos más datos, siendo pocos hasta la fecha”.

Según Potrykus “estamos, por supuesto, trabajando en el aumento de la concentración de provitamina A, y hay varias posibilidades que estamos probando… Tenemos buenos razones para creer que nuestro enfoque tendrá éxito. Es necesario tener paciencia durante unos años, hasta que podamos verificar o no esta posibilidad”. (8)

Potrykus no fue el único en reconocer que aún quedaba mucho trabajo por hacer. Ese mismo año, Gordon Conway, presidente de la Fundación Rockefeller, que financió el desarrollo del Arroz Dorado, escribió: “La publicidad que se ha hecho sobre el Arroz Dorado por parte de la Industria y de los medios de comunicación, en general, ha olvidado que se trata de un producto en investigación, que requiere de un desarrollo todavía considerable antes de que esté a disposición de los agricultores y los consumidores”. (9)


El Arroz Dorado, un arroz con su genoma modificado genéticamente.
A medida que se iba conociendo que el arroz dorado estaba en fase de desarrollo, algunos medios de comunicación reaccionaron publicando algunas críticas. El célebre escritor Michael Pollan, por ejemplo, escribió en The New York Times (10) un artículo con el título La Gran Promoción Amarilla. Igualmente, Naomi Klein fue mordaz en un artículo publicado en el periódico canadiense Globe and Mail (11).

A pesar de que hoy en día el arroz dorado todavía no ha llegado a los campos de los agricultores, Ingo Potrykus  sigue diciendo que esto se debe a que existe una excesiva regulación sobre los cultivos transgénicos. Según Potrykus, el Arroz Dorado debía de estar comercializándose desde el año 2002. En el resumen de una presentación hecha en la Academia Pontificia de las Ciencias en 2009, Potrykus dice que aunque “el arroz no va a llegar a los consumidores antes del año 2012…Si bien debía estar desarrollado en 2002, el retraso en el desarrollo de variedades transgénicas frente a las variedades tradicionales se debe a los requisitos de rutina, de reglamentación. Esta diferencia se traduce, en base a los cálculos realizados,  en una pérdida de 400.000 vidas” (12).

Otros promotores de los cultivos modificados genéticamente han hecho suyas las afirmaciones de Potrykus, Andrew Apel, que afirma que los críticos al Arroz Dorado son responsables de más muertes que Stalin durante la Gran Hambruna en Ucrania a principios de 1930, durante la cual millones de personas murieron (13), lo que implica que oponerse al cultivo del Arroz Dorado es un crimen aún mayor.

Tales afirmaciones se basan en la premisa de que el   Arroz Dorado ha estado disponible desde 2002 y sólo ha sido bloqueado su cultivo por una excesiva regulación. Pero no se dice que no el Arroz Dorado no es una alternativa en la lucha contra la malnutrición, ya que dispone de muy pequeña cantidad de pro-vitamina A.

Las primeras variedades de Arroz Dorado contenían muy poca pro-vitamina A, insuficiente como para combatir su deficiencia (14). Este problema continuaba aún en 2005, cuando Syngenta, que participaba en el proyecto del Arroz Dorado, introdujo una nueva variedad de arroz llamada GR2 y registró las patentes. En la nueva cepa, los científicos de Syngenta reemplazaron el gen del narciso utilizado por Potrykus por un gen de maíz que produce mayor cantidad de provitamina A (15). Téngase en cuenta que esto ocurrió tres años después de que Potrykus dijese que el Arroz Dorado ya estaba desarrollado para su cultivo. Los esfuerzos para aumentar las cantidades de provitamina A continúan, y hay muchas preguntas que todavía no tienen respuesta, que hacen incierto su desarrollo final.
Aunque no se han publicado en los últimos años datos sobre el proyecto del Arroz Dorado, incluso datos simples y básicos, en reiteradas ocasiones se viene diciendo que los retrasos en su comercialización se deben al rechazo de los transgénicos por parte de los consumidores europeos y a las críticas exageradas de las organizaciones ecologistas. Sin embargo, esta afirmación puede hacerse para tratar de desviar la atención de las muchas preguntas que siguen sin responder por parte de los responsables del proyecto,  el Golden Rice Humanitarian Board.

¿Es el Arroz Dorado un alimento seguro para su consumo?

No se han publicado resultados del consumo de este arroz por los animales, por lo que la seguridad toxicológica todavía no ha sido establecida. Esto ha traído consigo una protesta internacional de los científicos contra el ensayo en adultos y niños que están siendo alimentados con un producto no probado adecuadamente. (16) Los resultado de estos ensayos no estaban publicados en mayo de 2009.

¿Es eficaz el Arroz Dorado en el tratamiento de la deficiencia de vitamina A?

Las pruebas en seres humanos publicadas hasta ahora dicen que el betacaroteno presente en el arroz dorado se convierte en vitamina A (17). Sin embargo, los consumidores de este arroz son personas con deficiencia alimenticia. Las personas que sufren de deficiencia de vitamina A también tienen deficiencia en otros nutrientes, incluidos los que son vitales para la absorción de la vitamina A, tales como la grasa. Así que seguimos repitiendo la pregunta: ¿por qué los resultados no han sido publicados todavía?

¿Qué cantidad de betacaroteno presente en el Arroz Dorado se degrada durante su almacenamiento?

No se han publicado datos sobre este asunto, a pesar de que la  Golden Rice Humanitarian Board dijo que lo iba a comprobar después de los ensayos de campo del año 2004 (18).

¿Qué cantidad de betacaroteno queda en el arroz después de ser cocinado?

No se han publicado datos sobre este tema.

¿Cuál es la estructura biológica y química del Arroz Dorado?

Sobre el material publicado surgen las preocupaciones. El GR2 no es una variedad transgénica que haya sufrido una única transformación. Por el contrario, los científicos que han desarrollado la variedad GR2 dicen: “La información sobre las modificaciones de este arroz transgénicos es experimental·. (20) Cada modificación que se hace puede ocasionar resultados impredecibles. Esta es la razón por la que Europa se muestra reticente a estas modificaciones. Esto resulta de interés para los adultos y niños que están siendo alimentados con Arroz Dorado en los ensayos clínicos. No hay forma de saber si todos los niños y adultos que han participado en estos ensayos se les ha dado la misma variedad de Arroz Dorado GR2. Por lo tanto, los resultados de los ensayos clínicos, incluso si fuesen publicados, podrían resultar inútiles.

¿Es el Arroz Dorado estable en el tiempo?

No hay datos publicados. Otros cultivos modificados genéticamente han demostrado ser inestable su composición genética, como lo revela las pruebas realizadas por las propias empresas, produciéndose una codificación genética en el lugar de inserción (21).

¿Qué riesgos ambientales presenta el Arroz Dorado?

No se han publicado datos sobre riesgos ambientales, incluyendo la posibilidad de los genes modificados genéticamente entren en contacto con otras variedades de arroz cultivadas o silvestres.

¿Quién ha evaluado el Arroz Dorado para su aprobación?

El Arroz Dorado nunca ha sido sometido a un proceso de regulación y aprobación, en ninguna parte del mundo. (22)
La Golden Rice Humanitarian Board no ha sido capaz de responder a estas básicas preguntas, En un artículo publicado en Foodwatch, Christopher Then comenta: “ Esta falta de transparencia llama la atención sobre la autenticidad de este proyecto”. (23)

[…]

Notas
1. TIME magazine, July 31 2000, vol. 156 No 5
2. The Independent (London) “G8 meeting: Clinton attacks Europe for moving too slowly over ‘safe’ GM food”, July 24, 2000
3. Executive summary of a presentation by Dr. Adrian C. Dubock, of Zeneca Plant Science (now Syngenta) at a conference on sustainable agriculture organised by Friends of the Earth, Oxfam, Dag Hammarskjöld Foundation and supported by the European Commission on “Sustainable Agriculture in the New Millenium: The Impact of Biotechnology on Developing Countries,” May 28-31, 2000, Brussels
4. Troy Goodman, “Are biotech crops sowing seeds of dispute?” CNN.com, January 24, 2001
5. “Can Biotechnology Solve World Hunger?” United States Congress, invitation to the Senate Agriculture Committee/Congressional Hunger Center, Special Congressional Forum, June 29, 2000.
6. This information was communicated verbally by the scientists who did the testing. See Christoph Then, “The campaign for genetically modified rice is at the crossroads: A critical look at Golden Rice after nearly 10 years of development”, report commissioned by Foodwatch, Germany, January 2009, p. 3
7. Executive summary of a presentation by Dr. Adrian C. Dubock, of Zeneca Plant Science (now Syngenta) at a conference on sustainable agriculture organised by Friends of the Earth, Oxfam, Dag Hammarskjöld Foundation and supported by the European Commission on “Sustainable Agriculture in the New Millenium: The Impact of Biotechnology on Developing Countries,” May 28-31, 2000, Brussels.
8. Ingo Potrykus, “Potrykus Responds to Greenpeace Criticism of ‘Golden Rice’”, undated response by Ingo Potrykus to Greenpeace press release, “Genetically engineered ‘Golden Rice’ is fool’s gold”, 9 February 2001, AgBioWorld website
9. Gordon Conway of the Rockefeller Foundation, in a letter to Dr Doug Parr of Greenpeace, 22 January 2001
10. Michael Pollan, “The Great Yellow Hype”, The New York Times, 4 March 2001
11. Naomi Klein, “There’s nothing like a feel-good bowl of golden rice. Or not”, Globe & Mail (Canada), 2 August 2000
12. Ingo Potrykus, “My experience with Golden Rice”, in Transgenic Plants for Food Security in the Context of Development, document for Study Week, The Pontifical Academy of Sciences, Rome, 15-19 May 2009, p.15
13. Andrew Apel, ‘Rogue’s gallery opposes Golden Rice’, GMObelus, accessed 16 May 2009
14. This information was communicated verbally by the scientists who did the testing. See Christoph Then, “The campaign for genetically modified rice is at the crossroads: A critical look at Golden Rice after nearly 10 years of development”, report commissioned by Foodwatch, Germany, January 2009, p.3
15. Paine, J.A., C.A. Shipton, S. Chaggar, R.M. Howells, M.J. Kennedy, G. Vernon, S.Y. Wright, E. Hinchliffe, J.L. Adams, A.L. Silverstone, and R. Drake. 2005. Improving the nutritional value of Golden Rice through increased pro-vitamin A content. Nature Biotechnology, 23, 482-487.
16. “Golden Rice: A dangerous experiment”, bangmfood.org, May 2009
17. “Golden Rice: A dangerous experiment”, bangmfood.org, May 2009
18. Humanitarian Board website, 10 October 2008, cited by Christoph Then in “The campaign for genetically modified rice is at the crossroads: A critical look at Golden Rice after nearly 10 years of development”, report commissioned by Foodwatch, Germany, January 2009, p. 3
19. “Golden Rice: A dangerous experiment”, bangmfood.org, May 2009
20. Paine JA, Shipton CA, Chaggar S, Howells RM, Kennedy MJ, Vernon G, Wright SY, Hinchliffe E, Adams JL, Silverstone AL and Drake R. Improving the nutritional value of Golden Rice through increased pro-vitamin A content. Nature Biotechnology 2005, 21, 482-7.
21. “Golden Rice: A dangerous experiment”, bangmfood.org, May 2009
22. “Golden Rice: A dangerous experiment”, bangmfood.org, May 2009
23. Christoph Then, “A Critical Look at Golden Rice”, Foodwatch, 7 January 2009

http://www.gmwatch.org/gm-myths/11130-golden-rice-qcould-save-a-million-kids-a-yearq

jueves, 17 de noviembre de 2011

Investigaciones del profesor Andrés Carrasco que muestran relación entre el Roundup y los defectos congénitos



Andrés Carrasco.- Científico argentino que es autor de un reciente informe titulado “Soja transgénica: ¿sostenible?¿responsable?”. Su investigación publicada en agosto de 2010 encontró que el glifosato causaba malformaciones en las ranas y embriones de pollo en dosis muy por debajo de las utilizadas en la práctica agrícola. Carrasco es director del Laboratorio de Embriología Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del Consejo Nacional de Investigación Técnica (CONICET), Argentina. En su trabajo de Investigación, publicado en la revista científica Chemical Research in Toxicology, Carrasco extrapola directamente estos resultados a los seres humanos, vinculando el uso de Roundup en los cultivos de soja transgénica RR.

http://www.conadu.org.ar/pdf/Andrés%20Carrasco.pdf
http://uneamfagro.org/phocadownload/taller-glifosato_docs/anexo%201%20martinez.pdf

“Lo que sucede en Argentina es casi un experimento masivo”

Hace dos semanas denunció en Página/12 los efectos devastadores del compuesto herbicida sobre los embriones humanos. Esperaba una reacción, “pero no tan violenta”: fue amenazado, le armaron una campaña de desprestigio y hasta afirmaron que sus investigaciones no existían. Carrasco contesta y renueva sus cargos contra las multinacionales químicas.

Por Darío Aranda
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124288-2009-05-03.html

Amenazas anónimas, campaña de desprestigio mediáticas y presiones políticas fueron algunas de las consecuencias de un doble pecado, investigar los efectos sanitarios del modelo agropecuario y, más grave aún, animarse a difundirlos. En el segundo piso de la Facultad de Medicina de la UBA trabaja Andrés Carrasco, profesor de embriología, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y director del Laboratorio de Embriología Molecular. Con treinta años de trabajo científico y académico, confirmó hace veinte días el efecto letal del glifosato en embriones, cuya marca comercial más famosa es Roundup, de la multinacional Monsanto. Sabía que vendría una réplica del sector, pero no esperaba que fuera de un calibre tan alto. “No descubrí nada nuevo. Sólo confirmé lo que otros científicos descubrieron”, explica, en su oficina pequeña y luminosa. Pasaron dos semanas complejas, con una campaña de desprestigio que aún no termina. Prefirió el silencio y avanzar en nuevas pruebas. Hasta que pusieron en duda la existencia de su investigación. “Creen que pueden ensuciar fácilmente treinta años de carrera. Son hipócritas, cipayos de las corporaciones, pero tienen miedo. Saben que no pueden tapar el sol con la mano. Hay pruebas científicas y, sobre todo, hay centenares de pueblos que son la prueba viva de la emergencia sanitaria.”


Veinte días atrás, cuando este diario difundió su investigación, ninguna empresa ni medio del sector retomó el tema. Pero tres días después se conoció otro hecho, inesperado: la Asociación de Abogados Ambientalistas presentó un amparo ante la Corte Suprema de Justicia, por el cual solicitó la prohibición de uso y venta hasta tanto no se investiguen sus efectos en la salud y el ambiente. Las empresas encendieron luces amarillas y comenzaron con comunicados, alarmadas por la posible baja de rentabilidad. Cinco días después, el lunes 20, el Ministerio de Defensa prohibió la siembra de soja en sus campos, haciéndose eco del efecto nocivo del agrotóxico. Fue un hecho político inédito, una cartera nacional alertó sobre los males de los agroquímicos. En ese momento, empresas, cámaras del sector, medios de comunicación y operadores políticos declararon el alerta máxima. Nunca antes las multinacionales del agro y sus voceros habían reaccionado tan violentamente. Durante toda la semana montaron una campaña en defensa de los agrotóxicos y, al mismo tiempo, de desprestigio hacia las voces críticas. El temor de los sostenedores de los agronegocios es la prohibición de su agrotóxico más famoso, uno de los químicos emblema del modelo agropecuario actual.
Glifosato, toxicidad y reacciones


¿Esperaba una reacción como la que se dio?


No. Fue una reacción violenta, desmedida y sucia. Sobre todo porque no descubrí nada nuevo, sólo confirmé algo a lo que otros habían llegado por otros caminos. Por eso no entiendo por qué tanto revuelo de las empresas. Hay que recordar que el origen del trabajo se remonta a contactos con comunidades víctimas del uso de agroquímicos. Ellas son la prueba más irrefutable de lo que yo investigué con un sistema y modelo experimental con el trabajo de hace 30 años, y con el cual confirmé que el glifosato es devastador en embriones anfibios; aun en dosis muy por debajo de las usadas en agricultura, ocasiona diversas y numerosas deformaciones.


¿Los resultados son extrapolables a la salud humana?


Los modelos animales de vertebrados que hoy se usan en la investigación embriológica tienen una mecánica del desarrollo embrionario temprano y una regulación genética común. Los resultados deben ser considerados extrapolables cuando un impacto externo los altera. El mundo científico lo sabe, y funcionarios de los ministerios también. Por eso, cuando encontré esas evidencias surgieron dos cuestiones a resolver, cómo seguir la investigación para saber cuál es la mecanística de un efecto que altera la forma normal del embrión, lo cual está en marcha. Y la otra decisión era cómo darla a conocer.


¿Por qué la difusión se transforma en un problema?


Porque no hay canales institucionales confiables que puedan receptar investigaciones de este tipo, con poderosos intereses en contra. Entonces la decisión personal fue hacerla pública, ya que no existe razón de Estado ni intereses económicos de las corporaciones que justifiquen el silencio cuando se trata de la salud pública. Hay que dejarlo claro, cuando se tiene un dato que sólo le interesa a un círculo pequeño, se lo pueden guardar hasta tener ajustado hasta el más mínimo detalle y lo canaliza por medios para ese pequeño círculo. Pero cuando uno demuestra hechos que pueden tener impacto en la salud pública, es obligación darle una difusión urgente y masiva.


¿Es una práctica común dar difusión a un avance científico antes de estar publicado en una revista científica?


Es algo totalmente común. En el país hay instituciones que todos los días difunden sus progresos científicos, que hasta poseen agentes de prensa que difunden los avances; nadie los cuestiona y los medios de comunicación los replican sin preguntar. Difunden progresos, sin papers, sin publicaciones y está muy bien. Pero claro, esas difusiones no afectan intereses de grupos poderosos.


Pero existe una tensión en el ámbito científico sobre cuándo dar a conocer un avance.


La tensión es si la divulgación debería esperar a ser “aprobado” (remarco las comillas porque es todo un tema aparte, que lleva años). Ahora, si la investigación tiene implicancias más allá de lo académico, afecta a la sociedad, el dilema moral es si me lo guardo hasta que termine el más mínimo detalle y mi narcisismo esté satisfecho, o prendo el alerta. Yo decidí dar la alerta, e insisto en que no es nada nuevo, hay antecedentes claros como Robert Belle y Gilles-Eric Seralini, que han hecho estudios con otros modelos, publicados, y con resultados más importantes que los míos. Lo que tendrían que hacer las instituciones, en vez de atacarme, como está sucediendo desde algunos funcionarios y las empresas, es informarse y comenzar a trabajar para remediar lo sucedido.


Las empresas, y los medios, de los agronegocios sostienen que no hay estudios serios.


Hay investigaciones en diversas partes del mundo y son muy serias, como las que acabo de mencionar. Las empresas y sus periodistas empleados descalifican una investigación, pero al mismo tiempo no escuchan la catarata de cuadros médicos palpables en las zonas sojeras; las provincias están plagadas de víctimas de agrotóxicos, pero ahí los diarios no quieren llegar, y mucho menos las empresas responsables. No entiendo por qué mi relato tiene más importancia que el de las Madres de Ituzaingó (barrio de las afueras de Córdoba, emblema de la contaminación con agroquímicos). Los médicos de las provincias están desde hace años denunciando, los campesinos y las barriadas urbanas también. Y queda todo silenciado. Es una evidencia de la realidad y es incontrastable. Yo me inspiré en esa realidad y los resultados son los conocidos. Las empresas del agro, los medios de comunicación, el mundo científico y la dirigencia política son básicamente hipócritas respecto de las consecuencias de los agrotóxicos, protestan y descalifican una simple investigación pero no son capaces de observar las innumerables evidencias médicas y reclamos en Santiago del Estero, Chaco, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.


¿Qué otros trabajos existen?


Belle y Seralini en Francia. También hay trabajos de la Universidad Nacional del Litoral y de investigadores como Alejandro Oliva, de Rosario, que contó con la colaboración del INTA y Federación Agraria. Hay relevamientos de los doctores Rodolfo Páramo (Santa Fe) y Darío Gianfelici (Entre Ríos). No son muchos estudios, pero existen, son serios y están disponibles.


¿Por qué el sector científico no estudia?


Porque no en todo el mundo hay tan enorme cantidad de hectáreas con soja como se da en la Argentina. Hay casi 18 millones de hectáreas. Desde el punto de vista ecotoxicológico, lo que sucede en Argentina es casi un experimento masivo.


Las corporaciones y la ciencia


Se intentó deslegitimar su investigación diciendo que la UBA y el Conicet no sabían de su trabajo.


La UBA y el Conicet son organismos de gestión, no tienen por qué conocer todo lo que hago yo o lo que hacen todos sus investigadores. Está dentro de nuestras facultades definir las líneas de trabajo, investigar y dar a conocer resultados. Es la lógica de la investigación. Por eso yo no tengo que pedir autorización para iniciar una idea o un tema nuevo y ellos no tienen por qué conocerlo, porque la ciencia no funciona con organismos fiscalizadores de los temas que elegimos. Forma parte de la libertad académica, nos movemos por hipótesis, preguntas y desarrollamos investigaciones. También se dijo que el Conicet, como institución, no suscribió a mi investigación. Y es verdad, porque no se lo pedí y no tiene por qué suscribir en el marco de una idea nueva dentro de la amplitud de un proyecto. Es lo que sucede en centenares de investigaciones que se realizan. Que quede claro, el Conicet no tiene responsabilidad sobre mis decisiones. Es una decisión personal, como corresponde, no institucional. Y está dentro de mis facultades. Tampoco se requiere autorización institucional para desarrollar investigaciones, aunque sabemos que algunas son más resistidas que otras.


Son públicos los convenios entre Conicet y la minera Barrick Gold, y también con Monsanto, con la cual hasta contaban con un premio de investigación conjunto (“Animarse a Emprender”). ¿Las investigaciones que pudieran ser críticas con esos sectores son menos bienvenidas que otras?


(Sonríe.) Prefiero no responder.


¿Usted podría investigar para Monsanto?


Desde ya. El Conicet y la UBA lo permiten. Es más, muchos científicos trabajan desde hace años para empresas de biotecnología bajo la figura de asesor-consultor, por la cual el Conicet permite hasta doce horas semanales que sus investigadores provean servicios al sector público o privado.


Se acusa a su investigación de no estar validada en una publicación científica.


Es una chicana barata, de cuarta, que sólo muestra el temor de las empresas. En el mundo científico es sabido que la validación de un trabajo no se da por su publicación en una revista del sector. Es más, los científicos somos testigos de errores e incluso fraudes que se publican en revistas especializadas. Muchas veces se publica algo y luego se demuestra que es erróneo. Y, por otro lado, muchas veces hay investigaciones que no se publican no porque sean malas, sino porque a la revista no le interesa, sea por línea editorial o intereses en juego. Un ejemplo personal: en 1984 descubrimos genes muy importantes para el desarrollo embrionario, genes Hox. Publiqué dos papers en Cell, una de las mejores revistas del mundo, y había quienes creían y quienes no. Tuvieron que pasar años para que la comunidad científica lo validara.


El Laboratorio de Embriología es dependiente del Conicet. ¿Su trabajo tiene que ser validado por el Conicet?


Que por favor quede claro, ni el Conicet ni un comité editorial validan investigaciones, lo que hacen es evaluar la evidencia que uno presenta y juzgan la solidez desde la presentación. No tienen forma de verificar los resultados en forma práctica. La única certeza de una validación se da en que otros investigadores puedan repetir de forma sistemática, y hasta perfeccionada, los resultados de la investigación realizada.
¿Cuándo va a compartir su trabajo para ponerlo a discusión de la comunidad científica?
En breve. Debo terminar algunos ensayos y estará listo. Lo que más quiero es pasárselo a colegas, investigadores que repliquen el trabajo. De hecho ya lo he compartido con pares del país y del exterior. Desde ya que debieran ser estudios independientes, no los provistos por las corporaciones o espacios del Estado a su servicio.


¿Monsanto podría replicarlos?


Si contrata investigadores idóneos, sí. No tengo dudas de que lo hará y todos sabemos a qué resultados llegarán.


¿Cómo continuará la investigación?


Ya confirmamos las malformaciones. Ahora estamos avanzando en conocer cuál es el mecanismo de acción, es un paso más. Como es un trabajo científico, continuaré con el grado de libertad académica de que dispongo, tratando de ver cuáles son las causas mecanísticas y moleculares de las observaciones hechas para publicar los resultados. Aparte del anfibio, que nos sirve de modelo, extenderemos los experimentos a otros modelos de desarrollo embriológico, como aves.


¿Puede suceder que, con estas nuevas pruebas, los resultados difundidos –de malformaciones– no se repitan?


No hay forma. Porque fueron experimentos controlados, en los que fuimos rigurosos. Y, además, porque ya hay evidencia científica que va en ese sentido. Por eso, insisto, no descubrimos nada nuevo. Yo llegué a un resultado y creo en él. Si la comunidad científica llega a otra conclusión, bienvenido sea. El centro del problema no debiera ser esta investigación. Sería querer tapar el sol con la mano. Yo sólo aporté un punto más a la discusión. Pero hay sectores que quieren cerrarla, ni siquiera por convencimiento ideológico, sólo por conveniencia económica.


Se acusa a su trabajo de usar un método erróneo con el glifosato, y que por eso los resultados son devastadores: que las concentraciones de la experimentación nunca son las que eventualmente podría recibir un humano al ser aplicado en el campo. Hubo quien mencionó que “si ponemos gasoil en el vaso de leche, claro que ocasionará intoxicaciones, y no por eso se prohibirá el combustible”.


Ese tipo de afirmación tienen varias facetas. Por un lado, muestra desconocimiento biológico, lo cual es entendible para quien no se dedica a esta rama de la ciencia. Pero, en boca de los voceros de las corporaciones, también muestra una intencionalidad lejana a la inocencia, con intenciones de desprestigiar una estrategia de análisis mundialmente aceptada. Entonces sí me parece una comparación poco seria, maliciosa e hipócrita. Es sabido, tanto en la comunidad científica como en el sector agropecuario, que la aspersión del herbicida afecta ecosistemas, operando directa o indirectamente sobre insectos y otras especies animales cuando se ponen en contacto con el herbicida. O sea que además de células vegetales, también afectan organismos compuestos por células animales. Nuestros experimentos alertan que tanto el cóctel comercial como la droga pura en células animales generan alteraciones del desarrollo embrionario. Por lo tanto el glifosato dentro de la célula embrionaria altera el funcionamiento celular, tal como sucede en las células vegetales de las malezas. Por otra parte, ya está probado que los herbicidas se trasladan por la acción del viento. Es una prueba de la realidad, incontrastable, el padecimiento de familias de campos linderos y de barrios cercanos a las fumigaciones. Por lo tanto, el glifosato puede atravesar barreras respiratorias y/o placentarias y entrar a las células embrionarias, incluso existen avances científicos en esa dirección, como también existen registros de glifosato y de sus posibles metabolitos presentes en mujeres embarazadas. Esto podría correlacionarse con potenciales efectos malformativos. Por lo tanto, desentrañar si el glifosato puro inyectado tiene efectos sobre el comportamiento de células embrionarias animales durante el desarrollo era ineludible en una estrategia experimental correcta, e insisto que utilicé una estrategia de análisis clásica de la investigación científica.


¿Cree que hay que prohibir el glifosato?


En mi trabajo yo no planteo eso. Y no es de mi competencia proponer una medida de ese tipo. Lo único que afirmo, respaldado en 30 años de estudio en la regulación genética embrionaria, es que este producto genera alteraciones en el desarrollo, estoy seguro de eso.


Sus resultados no se corresponden con la clasificación del Senasa o las recomendaciones de la Secretaría de Agricultura.


Es un claro problema de ellos, que lo clasifican como de baja toxicidad. Todo lo contrario de lo que afirman estudios diversos, que confirman la alteración de mecanismos celulares y, sobre todo, contrario a lo que padecen familias de una decena de provincias. Es de locos pensar que no pasa nada.

Imágenes:
http://www.gmwatch.eu/index.php?option=com_content&view=article&id=12496:reports-images-for-download
Interview in English and Spanish, and links to Carrasco’s published research paper:

martes, 15 de noviembre de 2011

12 de noviembre de 2011: visita a la central nuclear de Fukushima


Reportaje fotográfico de David Guttenfelder, Pool
(Hacer click sobre las imágenes si se desea ampliarlas)

Un empleado de la Tokyo Electric Power Co. (TEPCO), vestido con traje de protección y mascarilla, utiliza un megáfono para dirigirse a los trabajadores de TEPCO y a los periodistas que se dirigen hacia las instalaciones de la central nuclear Fukushima Dai-ichi, en la ciudad de Okuma, Japón, el pasado sábado, 12 de noviembre de 2011. Las condiciones en que se encontraba la central nuclear después del devastador tsunami del pasado mes de marzo han mejorando poco a poco, hasta el punto de que ya es posible planear una parada fría, según indicaron las autoridades durante el recorrido por las instalaciones. En las inmediaciones de los reactores de la central aún se observan vallas retorcidas, camiones volcados, tanques de agua abollados. Los edificios de oficinas que rodean los reactores fueron abandonados el 11 de marzo, en el momento en que se produjo el tsunami. (David Guttenfelder, Pool)

La policía japonesa en un puesto de control en el límite de la zona contaminada de exclusión, en torno a la central nuclear de Fukushima Dai-ichi, cerca de Okuma, prefectura de Fukushima, el 12 de noviembre.

Una calle desierta dentro de la zona de exclusión, observada desde el autobús que nos lleva hasta la central.

Capos y edificios abandonados dentro de la zona de exclusión, el mismo día. (David Guttenfelder, Pool)

Empleados de TEPCO y periodistas japoneses observan la central nuclear de Fukushima por las ventanillas del autobús. Por primera vez desde el accidente se permite a los medios de comunicación comprobar la devastación ocasionada en la planta nuclear: vehículos retorcidos, el edificio de contención del reactor desmoronado, escombros amontonados, todo prácticamente igual que cuando el tsunami golpeó hace ocho meses. (David Guttenfelder, Pool)

El edificio del reactor de la Unidad 4 observado desde el autobús. ((David Guttenfelder, Pool) Tuberías desgajadas y retorcidas; barreras improvisadas.....

 
El Ministro de Medio Ambiente, Goshi Hosono, saluda a los empleados de TEPCO que se encuentran en el centro de operaciones de emergencia de la central nuclear. (David Guttenfelder, Pool)

Los periodistas, con trajes de protección, durante la entrevista con el Ministro de Medio Ambiente del Gobierno de Japón, Goshi Hosono, y el Jefe de la planta nuclear, Masao Yoshida, en el interior del centro de operaciones de emergencia, el pasado 12 de noviembre. (David Guttenfelder, Pool)

Control de la radiación a los empleados dentro del centro de operaciones de emergencia de la central. Los empleados están provistos de traje y máscara de protección.




http://cryptome.org/eyeball/daiichi-111211/daiichi-111211.htm

lunes, 14 de noviembre de 2011

Silencio en torno a los derrames de petróleo

por stuartbramhall in chemical trespass, 11 de noviembre de 2011



Recientemente voluntarios de todas partes de Nueva Zelanda nos reunimos en las playas vírgenes y zonas silvestres para ayudar a limpiar un gran derrame de petróleo procedente de un carguero que encalló en Tauranga. El Gobierno, que inicialmente prohibió la presencia de voluntarios, cambió de parecer al darse cuenta de que había bastante personal capacitado. Los funcionarios de salud pública advirtieron a las personas que trabajan en este área que las emanaciones podrían producirnos dolores de cabeza, problemas respiratorios, dolor de estómago y mareos durante algunos días. Sin embargo, nos aseguró que no habría efectos a largo plazo sobre nuestra salud.

Pero lo que resulta irónico es que en Christchurch se advierte a los visitantes que podrían resultar dañados por la caída de edificios, y sin embargo en Tauranga se permite que cientos de kiwis (nativos de Nueva Zelanda) se expongan a los vapores tóxicos del petróleo, sin informar de que la inhalación de hidrocarburos policíclicos aromáticos puede causar cáncer, defectos de nacimientos, aborto involuntario, hemorragias, trastornos nervosos y toda una serie de enfermedades crónicas (http: // www.atsdr.cdc.gov/csem/pah/docs/pah.pdf)

¿ Es esto alguna sorpresa sabiendo que los Ministerios de Salud negaron durante años que el plomo, el asbesto (amianto), las dioxinas y el flúor fueran peligrosos para la salud humana? * Véase más abajo una lista de los hidrocarburos aromáticos policíclicos.
El encubrimiento de la Administración de Obama del derrame de BP

Hay otro significativo silencio sobre el derrame de BP del año 2010 en el Golfo de México, a pesar de que cientos de trabajadores siguen estando gravemente enfermos más de un año después de aquel desastre. Las personas que siguieron de cerca la tragedia del Golfo recordarán que BP amenazó con despedir a los trabajadores que se encargaban de las tareas de limpieza (muchos de ellos pescadores que se quedaron sin trabajo) sin usaban mascarillas para protegerse de los gases tóxicos. Al parecer esto se hizo para proteger la imagen de BP y para reducir la responsabilidad por los futuros problemas de salud.

Los científicos advierten de los peligros para la salud humana de la exposición a grandes cantidades de hidrocarburos aromáticos policíclicos derivados del petróleo, a través del contacto con la piel, inhalación o por alimentos contaminado. Se sabe que dos tercios de los casi 7000 trabajadores que limpiaron el derrame del Exxon Valdez en 1989 desarrollaron enfermedades a largo plazo. Muchos han muerto o han quedado discapacitados de forma permanente como resultado de la exposición a los hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La experiencia de Riki Ott

Riki ott tuvo experiencia directa en el accidente del Exxon Valdez y fue lo que le llevó a convertirse en toxicóloga marina y dedicar su vida para poner fin a este encubrimiento alrededor de este problema de salud pública (ver http://www.mlive.com/news/ kalamazoo/index.ssf/2011/09/oil_spill_expert_riki_ott_outl.html .

En la actualidad Riki ayuda a los redientes de Michigan Emmett frente a los problemas de salud originados por el derrame de más de 80.000 galones procedentes una tubería de arenas bituminosas al río Kalamazoo, en julio de 2010. Los niños de Emmett son los más afectados. Tanto niños como adultos están aquejados de problemas respiratorios persistentes, debilidad, dolores de cabeza, erupciones cutáneas, malestar estomacal y diarrea crónica, dolor y heridas en la garganta, hemorragias nasales y en la orina y las heces. Hay un excelente vídeo presentado por Riki en http://www.youtube.com/watch?v=mNYseR-eZ54

¿Por qué Corexit (dispersante químico) aumenta la toxicidad?

Riki y otros científicos han descubierto que añadir el dispersante químico Corexit (prohibido en el Reino Unido por ser un disruptor endocrino) podrá resolver el problema estético de las feas manchas que se depositan sobre las rocas, la playa y la superficie de las aguas. Sin embargo, aumenta de forma considerable la exposición y humana y de los animales a los hidrocarburos aromáticos policíclicos. El petróleo queda suspendido en ella agua, donde más fácilmente penetra en la cadena alimentaria y más fácilmente se libera al aire. Sin el tratamiento con Corexit la mayoría de los hidrocarburos quedan atrapados en forma de una bola pegajosa de alquitrán, bolas que pueden ser recogidas y eliminadas a medida que se esparcen por las playas. Se ha usado Corexit tanto en Nueva Orleans como en Tauranga, y otro dispersante desconocido en las aguas dulces de Michigan.

En Emmett los más afectados no han sido los trabajadores de limpieza, sino los residentes que viven cerca del río Kalamazoo. Sin embargo, han experimentado también los mismos problemas de salud que los trabajadores de limpieza del Exxon Valdez, el derrame de petróleo en el Golfo de México y un derrame en 2007 en Corea del Sur, todos ellos estudiados por Riki. Veinte años después del desastre del Exxon Valdez, los biólogos moleculares identificaron los daños que a nivel celular producen estos hidrocarburos, incluyendo daño directo al ADN, que conlleva cáncer y defectos congénitos.
* Lista de hidrocarburos aromáticos policíclicos (De la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades )

acenafteno
acenaftileno
antraceno
benzo [a] antraceno
benzo [a] pireno
benzo [a] pireno
benzo [b] fluoranteno
benzo [ghi] perileno
benzo [j] fluoranteno
benzo [k] fluoranteno
criseno
coroneno
dibenzo (a, h) antraceno
fluoranteno
fluoreno
indeno (1,2,3-cd) pireno
fenantreno
pireno

http://stuartbramhall.aegauthorblogs.com/2011/11/11/oil-spills-can-kill-you/

domingo, 13 de noviembre de 2011

De lo que no nos hablan en la campaña electoral: el agotamiento del petróleo y nuestro modo de vida

por Tina Lynn Evans, 12 de noviembre de 2011



Imagen obtenida en: http://www.newclearvision.com/2011/09/07/nowhere-to-run-nowhere-to-hide/

 Nuestro estilo de vida se basa en el petróleo. Éste es un concepto ampliamente aceptado por todos. Pero no se acepta de igual manera que las reservas de petróleo se están agotando, de modo que se está produciendo un aumento significativo de su precio y está afectando a la Economía. Y tampoco es idea muy aceptada que en un mundo con poco petróleo no podemos simplemente sentarnos y esperar al siguiente avance tecnológico para solucionar nuestros problemas energéticos: es preciso cambiar nuestra forma de vivir.

Inevitablemente no dentro de mucho la demanda mundial de petróleo y gas natural excederá a la extracción y oferta mundial. Quizás a algunos esto no les suene tan grave, ya que piensen que es un problema a largo plazo. Llevo estudiando el tema de la energía desde hace algunos años y he dado clases en la Universidad sobre este tema. He tratado de comprender la complejidad de las fuentes de energía y sus interrelaciones con la economía global, la geopolítica,la producción de alimentos, el transporte, y todo me lleva a una conclusión preocupante: el agotamiento del petróleo produce un cambio radical en la modernas sociedades industriales. Como lo demuestran las recientes protestas, en todas partes ya se está experimentando el impacto de los problemas económicos que se derivan, en parte, del agotamiento del petróleo, y esto es sólo el principio.

Los altos precios del petróleo se han traducido históricamente en una recesión económica, porque el petróleo no es como cualquier otro producto, sino el motor del mundo industrial. Si se produce la recuperación de la Economía Mundial, también traerá consigo una mayor demanda de petróleo, aumentando los precios y acarreando una nueva crisis económica. Cuando nos acercábamos al colapso económico de otoño de 2008, la producción de petróleo estaba en su pico más alto. No había mayor capacidad de producción, aún así los precios de dispararon y colocaron en una situación aún más difícil a una economía muy endeudada, contribuyendo a la crisis económica. Teniendo en cuenta que va a persistir la volatilidad de los precios del petróleo, estamos ante un viaje lleno de baches.

Pero, ¿por qué no podemos simplemente buscar más petróleo o sustituirlo por otras fuentes de energía? Por un lado, se ha esperado demasiado para afrontar los problemas que esto acarreaba, y sustituirlo o buscar nuevos pozos de petróleo no es algo que se pueda hacer de una forma fácil. Comprender esto implica comprender el sistema energético en su conjunto y en el contexto de la sociedad en general.

Vamos a empezar con el agotamiento del petróleo. Este es un hecho documentado. El geólogo Dr. M. King Hubbert ya predijo en los años 1970 el pico en la producción de petróleo en los Estados Unidos, con 40 años de antelación. Mirando hacia atrás, hablar de un pico de producción tiene sentido. El petróleo es una fuente no renovable y está sometido a enorme presión por las rocas que rodean los yacimientos. Es un líquido que está dispuesto a salir a través de cualquier grieta u orificio que se produzca en la capa donde se encuentra, lo que significa que los esfuerzos para extraerlo no son muy altos, al principio. A medida que se perforan más pozos, aumenta la producción (pero se reduce la presión en el yacimiento) y llega un momento en el que se produce el pico en la producción, tras el cual la producción disminuye a medida que el petróleo cada vez es más difícil de alcanzar. Actualmente Estado Unidos tiene que importar aproximadamente la mitad del petróleo que consume. Antes de las crisis económica se situaba en torno al 60%, y hay que tener en cuenta que una parte del suministro de combustible se debe a los biocombustibles, principalmente etanol, que se obtiene sobre todo a partir del maíz. Muchos geólogos especializados en la estimación de las reservas de petróleo creen que ya hemos pasado el pico de la producción mundial.

Portada del libro de Ramón Fernández Durán sobre el colapso en la producción de petróleo
Ramón Fernández Durán: El crepúsculo de la era trágica del petróleo. Pico del oro negro y colapso financiero (y ecológico) mundial (PDF – 1,5 MB)

Tenemos un problema y las soluciones que pretender aplicar los optimistas tecnológicos no ofrecen una solución completa. Simplemente la búsqueda de más petróleo no es una opción. Los descubrimientos de nuevos yacimientos de petróleo alcanzaron un máximo a mediados de los años 1960. Si esta tendencia puede revertirse debido a los avances tecnológicos todavía no se ha dado a conocer por ahora. El mundo entero ha sido explorado por los geólogos, y los nuevos hallazgos no son tan importantes como lo fueron los anteriores.

También debemos considerar la energía neta. El petróleo que se extrae al principio de un yacimiento requiere poco esfuerzo, pero posteriormente estos aumentan cuando va disminuyendo la cantidad de petróleo presente. Con el tiempo, en lugar de obtener energía se pierde (es mayor la empleada en extraerlo que la que se obtiene del petróleo extraído). Por otro lado, se cita al hidrógeno como una fuente alternativa, pero su balance energético neto es bastante pobre. El hidrógeno debe se obtenido a partir del gas natural o por electrólisis del agua. De conformidad con las leyes de la termodinámica, el hidrógeno resultante da menos energía que la electricidad o el gas natural utilizado para producir ese hidrógeno. Mientras que el hidrógeno puede ser útil para almacenar el excedente de energía producido por las fuentes renovables, apenas puede considerarse una fuente de energía.

Los optimistas citan tecnologías avanzadas para el descubrimiento y producción de petróleo como respuesta a los problemas de suministro. Pero no reconocen que estas inversiones tienen también un elevado coste energético, y cuanto más se las emplea menos energía neta se obtiene. En cualquier caso, aunque aumentase la cantidad de petróleo utilizando estas técnicas, esto no haría otra cosa que retrasar unos años la crisis energética, al mismo tiempo que estaríamos consumiendo más rápidamente el petróleo de que disponemos.

Algunos hablan de aumentar la eficiencia energética como camino para resolver los problemas energéticos, teniendo en cuenta que a lo largo del tiempo hemos aprendido a aprovechar mejor los recursos, hacer más con menos. Pero la eficiencia no significa nada si no se reduce el consumo total. En un contexto de aumento de la población mundial y de crecimiento económico, la cantidad de energía que se consume se eleva rápidamente. Tal vez la razón principal por la que no reconocemos tan fácilmente la crisis energética en la que estamos sumergidos es porque la crisis económica (Gran Recesión) ha tenido como consecuencia una reducción en la producción y el consumo, a veces por el doloroso camino del desempleo. En el terreno de la energía, un aumento de la eficiencia se correlaciona con una densidad energética mayor (más energía por unidad de material utilizado). Una mayor eficiencia será más difícil de alcanzar si se intenta impulsar una economía globalizada utilizando las energías renovables y el carbón -las cuales dan menos energía por unidad que el petróleo.

Algunos citan el gas natural como sustituto del petróleo y los depósitos de gas de esquisto, que se encuentran sobre todo en el noreste de los Estados Unidos, como respuesta a los problemas energéticos (Véase extracción del gas de esquisto mediante la fractura hidráulica). El geólogo Arthur Berman ha señalado, en relación con el Barnett Shale de Texas, que la tasa de agotamiento de los yacimientos de gas de esquisto es muy rápido y las estimaciones que se hacen del potencial de producción de gas son muy exageradas. Además, la liberación del gas atrapado en la roca requiere de las técnicas de fractura hidráulica, un proceso que utiliza, literalmente, millones de libros de agua junto a sustancias químicas tóxicas que pueden contaminar el agua potable a través ve derrames accidentales, así que habría que pensar en todo caso en otras formas de extracción.



¿Realmente queremos apostar por una nueva fuente de energía no renovable que tiene el potencial de dañar de manera irreversible las reservas de agua? Potencialmente podemos vivir sin petróleo, pero no podemos vivir sin agua, nadie. Algunos sugieren que se podría enviar el gas natural en barcos a través del océano. Esta propuesta requiere una infraestructura ( y por tanto energía) y elevadas inversiones, por no citar el proceso de enfriamiento para transportar el gas, con un impacto muy negativo en la tasa neta de energía. El gas natural es una fuente eficiente de energía siempre y cuando se transporte a través de gaseoductos, no cuando se hace con barcos cisternas a grandes distancias.

El esquisto bituminoso y las arenas bituminosas son ineficientes en términos de energía neta en comparación con el petróleo. Las arenas bituminosas ya están siendo explotadas como un suministro convencional de petróleo, pero no compensan al petróleo convencional. Es más, la minería y procesamiento de las arenas bituminosas requiere la destrucción de los ecosistemas, por la minería a cielo abierto, utilizando grandes cantidades de agua dulce, emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono, lo que agrava el cambio climático. ¿Queremos ir realmente en esta dirección? En cuanto a las pizarras bituminosas, petróleo que todavía no ha formada en su totalidad en la corteza terrestre, no hay muchas expectativas. En recientes experimentos en el procesamiento in situ del petróleo de esquisto se ha utilizado energía para calentar la roca madre durante dos o tres años para finalizar el proceso de formación. En un esfuerzo para evitar la contaminación de las aguas subterráneas, hubo que rodear la zona con una capa de suelo helado. El valor neto de la energía obtenida a través de este proceso no se aproxima ni remotamente al del petróleo convencional.

El transporte es un asunto especialmente complicado. Estados Unidos ha apostado por el automóvil y los camiones como pilares para el transporte. El sistema ferroviario está subdesarrollado. Con una flota de 700 millones de vehículos, cada uno de los cuales requiere de 90 barriles de petróleo para su fabricación, y con una inexistente infraestructura para los combustibles alternativos, nos enfrentamos a graves problemas. Algunos citan el carbón como combustible para el transporte. El carbón puede ser licuado para producir petróleo sintético. Pero Estados Unidos no dispone de la infraestructura para hacer esto, ni tampoco la hay en el resto del mundo. La dependencia del transporte del carbón requería extracciones masivas, siendo una fuente energética menos densa que la del petróleo (por no señalar que sellaría nuestro destino en términos de un desastre climático).

Los vehículos diésel pueden quemar biodiésel o vegetales, pero el crecimiento a gran escala en la producción de biocombustibles plantea desafíos. No es probable que todos nuestros automóviles puedan funcionar con biocombustibles, incluso si todos los motores fueran diésel. La energía neta de la producción de biocombustibles no se acerca a la energía neta del petróleo. Como vimos después del aumento del precio del petróleo en la última década, los cultivos de biocombustibles compiten por la tierra con los cultivos de alimentos, cuando supone una ventaja en el precio para cultivar combustibles. La energía renovable generada a partir de la energía eólica y solar se obtiene en forma de electricidad, que no se utiliza demasiado en el transporte. Si tuviéramos que mover nuestros vehículos con electricidad, convirtiendo toda la flota mundial de vehículos en eléctricos, todavía tendríamos el problema del transporte a gran escala.

En la actualidad la energía generada por las fuentes renovables distinta de la hidroeléctrica ( en su mayor parte grandes presas) y la biomasa (madera, estiércol, residuos vegetales, etc) representa menos del 1% de la energía utilizada en todo el mundo. Para producir suficiente energía a partir de las fuentes renovables y poder mover la economía mundial, requeriría esfuerzos extraordinarios, a nivel tecnológico, político y en el sector empresarial, por no hablar de las grandes cantidades de energía que serían necesarias. No me malinterpreten, necesitamos más energía obtenida de las fuentes renovables, tanta como sea posible. Hay países y comunidades que lo saben y actúan en consecuencia, y que por lo tanto serán menos dependientes en los próximos años, pero todavía tenemos que cambiar nuestra forma de vida.

Con respecto a la oferta global, el petróleo no es probable que desaparezca de repente. Es probable una disminución gradual de su disponibilidad, pero la creciente demanda global intensifica la escasez. La creciente población mundial, el mayor consumo, la difusión de la industrialización, y las economías emergentes, requieren cada vez más petróleo. Es más, un estancamiento de la economía mundial causado por la crisis energética podría provocar una recesión y efectos económicos en cascada. La Gran Recesión y sus consecuencias sociales son tal vez una oportuna anticipación de los efectos económicos y sociales de agotamiento del petróleo, por no hablar de la destrucción del medio natural y el cambio climático producido por la utilización de combustibles fósiles por la sociedades humanas.

Nuestras opciones son claras: intentar con todas nuestras fuerzas detener el vacío energético que se presenta frente a nosotros, desarrollando nuestra creatividad y, al hacerlo, cambiar la forma en que vivimos. ¿Podemos cambiar nuestras mentes y nuestro sistema energético al mismo tiempo que creamos un mundo mejor? ¿Qué mejoras energéticas podemos hacer en nuestro entorno? ¿Cómo podemos rediseñar nuestra economía y nuestras comunidades para suavizar el agotamiento del petróleo? ¿Cómo podemos reinventar nuestra vida familiar y de la comunidad en un contexto de escasez de petróleo? Estas son preguntas que nos debemos hacer. De la respuesta que demos a ellas depende el futuro, la seguridad de las personas y la conservación del medio.

Las respuestas se deben dar a nivel individual y colectivo, lo cual seguramente va a limitar nuestros sueños y nuestra forma de vida no se acerque a la de los ricos y famosos. Las limitaciones que nos impone el petróleo no implica una limitación en la creatividad humana, ni limitaciones en las relaciones con los otros y con la naturaleza, o con un crecimiento personal. Los desafíos a los que nos enfrentamos en el ámbito energético representan una oportunidad para un cambio profundo y amplio en la sociedad, y necesitamos ese cambio. Actualmente hay una insatisfacción por parte de las personas, que se manifiesta en las protestas. Y esta insatisfacción se tiene que traducir en un cambio en nuestra forma de vida. Hay que acabar con el hiperindividualismo y aquello de que la codicia es buena, y todo esto puede acabar aflorando con el problema del cénit del petróleo. ¿Intentaremos conseguir una vida más plena a partir de una vida con poco petróleo?

• Este artículo apareció inicialmente en New Clear Vision.

Tina Lynn Evans, Ph.D., imparte cursos de licenciatura y posgrado sobre sistemas de energía y sostenibilidad socio-ecológica en Prescott College y Fort Lewis College, Obtuvo su doctorado en Educación en Sostenibilidad en el Prescott College, y actualmente reside con su marido y su gato en la ciudad de Durango, Colorado, donde cultiva y recoge una buena parte de su propia comida y enseña y escribe sobre temas de sostenibilidad.

http://www.newclearvision.com/2011/09/07/nowhere-to-run-nowhere-to-hide/