miércoles, 31 de agosto de 2011

El glifosato contamina el aire, la lluvia, los ríos


Por Rady Ananda, 29 de agosto de 2011


 

Dos nuevos estudios realizados por el Servicio Geológico de Estados Unidos revelan la difusión generalizada de los biocidas, tales como el glifosato, utilizado principalmente como herbicida de los cultivos modificados genéticamente.

Utilizado en las formulaciones de Monsanto, Bayer, Wow y otros, el glifosato se ha relacionado con abortos espontáneos en el ganado, con defectos de nacimiento en los seres humanos, con la nuevas resistencias desarrolladas por los insectos y las malezas.

A principios de agosto, el Dr. Mercola decía:

Un primer informe se publicó recientemente sobre los niveles de glifosato en el ambiente y sus principales productos de degradación, tales como el ácido aminometilfosfónico (AMPA), en el aire y el agua de lluvia. El glifosato es el herbicida más utilizado en los Estados Unidos.

Semanalmente se recogieron partículas del aire y del agua de lluvia durante dos temporadas de cultivo en las zonas agrícolas de Mississippi y Texas. De agua de lluvia también se recogieron muestras en Indiana. La frecuencia de detección del glifosato fue de entre el 60 al 100%, tanto en el aire como en el agua de lluvia”. 

Algo después del informe de Mercola, el Servicio Geológico de Estados Unidos publicaba un comunicado de prensa:

El glifosato se utiliza en casi todas las zonas agrícolas y urbanas de Estados Unidos. Donde se hace un mayor uso del glifosato es en la cuenca del río Mississippi, donde se utiliza principalmente para el control de las malas hierbas en el maíz modificado genéticamente, en la soja y el algodón. El uso agrícola del glifosato ha aumentado desde las 11.000 toneladas en 1992 a las 88.000 toneladas en 2007.

Aunque el glifosato es el herbicida más ampliamente utilizado en todo el mundo, sabemos muy poco sobre sus efectos a largo plazo en el medio ambiente”, dice Paul Capel, químico del Servicio Geológico y autor de este estudio. “Este estudio es uno de los primeros en registrar la presencia constante de este producto en los ríos, el agua de lluvia y el aire a lo largo de toda una temporada de cultivo. Esta es una información crucial para que la gestión de esta sustancia química esté mejor enfocada”. 

La Agencia de Protección Ambiental, la USDA y la FDA siguen permitiendo que la tierra, el aire y el agua se sigan contaminando por productos agroquímicos altamente tóxicos, a pesar de la creciente evidencia científica sobre su letalidad sobre la biosfera.

Mercola explica:

Hace un par de años, un Tribunal francés encontró culpable a Monsanto de hacer falsa publicidad de su herbicida, diciendo que era biodegradable, respetuoso con el medio ambiente y afirmando que dejaba el suelo limpio. La verdad es que Roundup (marca comercial del herbicida que contiene glifosato) es cualquier cosa menos respetuoso con el medio ambiente. Las propias pruebas realizadas por Monsanto muestran que sólo el 2% del herbicida se descompone después de 29 días, lo que significa que persiste en el ambiente. 

El glifosato es la causa más frecuente de enfermedades producidas por pesticidas entre los trabajadores de mantenimiento de los jardines de California, y los investigadores lo han relacionado con el Síndrome de Muerte Súbita, un grave enfermedad de las plantas que se está produciendo en muchas plantas de todo el mundo. Numerosos estudios han demostrado también que el glifosato está contribuyendo no sólo al incremento de la Muerte Súbita en las Plantas, sino también al aumento de otras 40 diferentes enfermedades de los cultivos. La planta se debilita y desarrolla la enfermedad, que se manifiesta de las siguientes maneras:
  • Actuando como agente quelante de los nutrientes vitales, privando a la planta de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo
  • Destrucción de los organismos benéficos del suelo que inhiben a los organismos causantes de enfermedades y ayudan a las plantas a absorber los nutrientes.
  • Interfiriendo en la fotosíntesis, reduciendo la eficiencia en el uso del agua, reduciendo el sistema radicular de la planta y liberando azúcares al suelo, lo que cambia el pH del mismo.
  • Retraso en el crecimiento y debilitamiento de las plantas.
El herbicida no destruye las plantas directamente, sino que se debe a una serie de condiciones que se desarrollan en el suelo, tales como la activación de organismos que causan enfermedades, y al mismo tiempo se termina con las defensas de las plantas contra las enfermedades. El glifosato no sólo debilita las plantas, sino que cambia la composición del suelo y aumenta el número de organismos que causan enfermedades, lo que se está convirtiendo en una receta letal para los cultivos de todo el mundo”. 

Otro problema es es de la aplicación aérea de los herbicidas, Citando un informe canadiense de 1998 sobre el destino ambiental del glifosato, el Dr. Mercola dice:

La fumigación del herbicida causa daños a las plantas que no son el objetivo… pequeñas cantidades, gotas o salpicaduras de glifosato pueden causar graves daños, con la destrucción de las plantas y otras áreas que no se deseaban tratar”.

Se hecho a principios de este año, Food Freedom informaba que el Arroz Mississippi Council (MRC) provocó alarma debido a los daños causados por la fumigación aérea del glifosato, abogando por una aplicación restringida al área en el que se quiere esparcir el herbicida.

El presidente de MRC Mike Wagner dijo recientemente en la reunión anual de la Asociación Agrícola de Aviación que las fumigaciones de glifosato están causando estragos en la industria del arroz no transgénico… Wagner también informó que “ los especialistas habían comprobado que el arroz no había sufrido ningún daño durante la fase de crecimiento, pero que empezó a mostrar síntomas una vez que se realizaron fumigaciones del glifosato – se produciría una malformación en forma de pico de loro en lugar de su forma alargada y simétrica”. 

Los estudios de campo realizados en 2007 y 2008 por la Universidad de Arkansas demostraron que se producía una reducción en el rendimiento del arroz en un 80% por el uso del glifosato, así como del glufosinato, un herbicida producido por Bayer. Ambos herbicidas queman las hojas y frenan el crecimiento de las plantas de arroz.

El glifosato debe ser prohibido completamente, y deben desaparecer los monocultivos industriales, favoreciendo las explotaciones mixtas que trabajan con la naturaleza en lugar de en su contra.

Estudios:
Feng-Chih Chang, Matt F. Simcik, and Paul D. Capel, “Occurrence and Fate of the Herbicide Glyphosate and Its Degradate Aminomethylphosphonic Acid in the Atmosphere,” Environmental Toxicology and Chemistry, Vol. 30, No. 3, pp. 548–555, 2011 (Reproduced here.)
Richard H Coupe, Stephen J Kalkhoff, Paul D Capel, and Caroline Gregoire, “Fate and transport of glyphosate and aminomethylphosphonic acid in surface waters of agricultural basins,” Pest Manag Sci (2011). (Reproduced here.)

Rady Ananda comenzó su andadura en los blogs en 2004. Sus trabajos han aparecido en varias publicaciones, incluyendo tres libros sobre el fraude electoral. La mayor parte de su carrera la realizó en un bufete de abogados de investigación, y como asistente legal. Se graduó en la Escuela de Agricultura de la Universidad Estatal de Ohio, obteniendo la licenciatura en Recursos Naturales. 

http://foodfreedom.wordpress.com/2011/08/29/glyphosate-pollutes-air-rain-and-rivers-in-us/#more-10455

Otros artículos relacionados:

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/05/17/mas-problemas-con-el-glifosato-los-cultivadores-de-arroz-dan-la-alarma/

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/04/07/don-huber-advierte-al-presidente-de-la-ue-del-peligro-del-glifosato-para-el-ganado-y-las-plantas/

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/03/12/estudios-cientificos-que-han-sido-silenciados-por-la-industria-biotecnologica/

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/02/26/el-glifosato-produce-defectos-congenitos/



martes, 30 de agosto de 2011

Científicos y pensamiento único


La ciencia ciega, un libro de Michel Schiff

Durante 50 años se nos viene prometiendo un futuro, pero la mortalidad producida por el cáncer sigue aumentando.Es la cara sensacionalista de la publicidad en torno al futuro de la salud pública, que al profano le gustaría ver bien y con claridad. El ejemplo del cáncer se encuentra al principio del libro, ilustrando el problema: la importancia y necesidad de esta aclaración. Debido a que son la verdad “objetiva” y las claves del progreso, ¿los científicos, incluidos los del mundo biomédico,  deben ser intocables? 

El libro supone un viaje a la institución científica y al mundo de los “eruditos”, al que Michel Schiff. Un mundo que conoce muy bien, después de haber pasado toda su carrera (en el CNRS, Centro Nacional de Investigación Científica de Francia), revelando su funcionamiento interno. A través de ejemplos concretos descubrimos que en lugar de ser exploradores, como se suele decir y creer, la mayoría de los científicos tienen los ojos vendados. Lejos de ser un caso aislado, estos ejemplos ilustran el funcionamiento de los investigadores; no sólo tienen una memoria de corto alcance, sino que muy a menudo son seguidores de un “pensamiento de grupo”.

El objetivo no es el de demonizar la ciencia, sino la de desmitificarla e ilustrar la ceguera de quienes la practican. Su análisis de la institución científica está argumentada y documentada, incluso a veces más allá de una crítica humorística de gran alcance, el autor ofrece al lector puntos de referencia para librarse de la influencia de los expertos: referencias intelectuales y técnicas psicológicas, referencias políticas y sociales. 

El libro concluye con un diálogo con Bernard Cassou, médico y profesor de salud pública. 
_________________

Michel Schiff, un gran humanista, siempre de actualidad
Michel Schiff ha sido investigador en el CNRS. Al principio de su carrera trabajó como físico en torno a las partículas elementales en Estados Unidos en Francia. Luego trabajó en el INSERM (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica) en el campo de la psicología. Publicó en 1982 “La inteligencia desperdiciada”. 

Ha escrito varios libros sobre la desmitificación del papel de los expertos en nuestra sociedad: “El hombre culto”, “Un caso de censura en la ciencia”, “La barbarie financiera”. 

En “Un caso de censura en la ciencia”, describe los mecanismos que llevaron a algunos de la Institución Científica a poner en duda, con métodos inquisitoriales, las investigaciones de Jacques Benveniste en torno a la llamada Memoria del Agua. Este trabajo ha sido comprobado por numerosos equipos de investigación, pero persiste el silencio institucional y el sarcasmo. Hoy en día, un Premio Nobel sigue explorando las huellas de Jacques Benveniste: el profesor Luc Montagnier. 

Conocí a Michel Schiff por primera vez en una conferencia pública de Jacques Benveniste. En junio de 1996 me llevó a juicio por “ejercicio ilegal de la farmacia”, juicio que yo gané. En 1998, codirigió conjuntamente con Bernard Cassou el libro “¿Quién decide sobre nuestra salud? Los ciudadanos frente a los expertos”. 

La ciencia ciega”, publicado a principios de 2003, fue su último libro. Michel Schiff murió en diciembre de 2004. 

En 1996 hablé con él sobre el tema de la vacunación contra el virus de la hepatitis B, a raíz de de una petición firmada por 1500 médicos en la que se pedía una moratoria de esta campaña de vacunación, moratoria que permitiría evaluar la verdadera incidencia de la infección en el país y las consecuencias de la vacuna. De hecho, las cifras dadas por el Ministerio de Salud, que lanzó la campaña de una forma espectacular, eran muy poco fiables, y decir erróneas es decir poco. El Ministro que sucedió en el cargo, una tal Bernad Kouchmer, suspendió la campaña de vacunación después de hecha la petición de moratoria. Uno de los objetivos de mi intervención era terminar con el enfrentamiento cara a cara entre los que estaban a favor de la vacuna y los antivacuna, pues era una discusión estéril. Muchas publicaciones sobre salud y asociaciones se habían unido a la idea de una moratoria. Las pruebas daban la razón a los afectados por la vacuna. Pero todo el mundo conoce los resultados, la Industria Farmacéutica y los médicos han logrado con los años dar la espalda a todo esto, volviéndose a lanzar campañas de vacunación en los niños. Luego vino la criminal vacuna “contra el cáncer de cuello de útero”, que se inició con una gran cantidad de anuncios ilegales en los canales de TV y mucho más. 

Cuando en 1998, Michel Schiff publicó “¿Quién determina nuestra salud?, me pidió que escribiera una artículo sobre la vacunación contra la hepatitis B, bajo el título “¿Salud pública o marketing?”. 

Le vi posteriormente varias veces. Me ofreció el iniciar una asociación para informar al público, también discutimos como la la obra del Dr, André Gernez. Michel Schiff murió en diciembre de 2004 y todos estos proyectos están parados.

Debería leer la obra de Michel Schiff, sobre un tema que sigue teniendo actualidad, “La ciencia ciega”. 

Jacques-lacaze.com
Otros artículos relacionados:

domingo, 28 de agosto de 2011

¿La secuencia de ADN se reconstruye por la memoria del agua?

Por la  Doctora Mae-Wan Ho, 20 de julio de 2011

 

El agua que solamente lleva la firma electromagnética de la secuencia de ADN, puede hacer una réplica a partir de los  componentes básicos, dice el Premio Nobel que investigó sobre los virus del SIDA.

Cuando el Premio Nobel investigador del virus del SIDA. Luc Montagnier, descubrió que ciertas secuencias del ADN bacteriano y viral disuelto en el agua emitían señales electromagnéticas en ultradiluciones, pensó que algo estaba mal (ver [1, 2] ‘Homeopathic’ Signals from DNA and Electromagnetic Signals from HIV, SiS 48). Ahora, los nuevos resultados obtenidos en su laboratorio parecen indicar que la secuencia de ADN se podría reconstruir a partir de señales electromagnéticas. Esto sorprendió a la comunidad científica, de modo que un científico comentó: “Luc es un genio o está loco”. Sin embargo, algunos físicos cuánticos se lo han tomado en serio, y están relacionado los resultados de Montagnier a las investigaciones llevadas a cabo que demuestran la sensibilidad de los organismos a los campos electromagnéticos muy débiles.

Es una historia que se remonta a hace diez años

Luc Montagnier cuenta la historia que comenzó hace 10 años cuando descubrió el extraño comportamiento de una pequeña bacteria, Mycoplasma pirum, un compañero muy frecuente de los virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y como el VIH, tiene especial afinidad por lo linfocitos humanos (glóbulos blancos de la sangre) [3]. Estaba tratando de separar a las bacterias de un tamaño de unos 300 nm de las partículas virales de su alrededor, de un tamaño de 120 nm, utilizando filtros de un tamaño del poro de 100 nm y 20 nm, a partir de cultivos puros de la bacteria en los linfocitos.

El filtrado obtenido ( solución que pasó al filtro) era estéril, y ninguna bacteria creció en un medio rico que favorecía su crecimiento. Además, las reacciones en cadena de polimerasa (PCR) a partir de secuencias mínimas obtenidas de la adhesina bacteriana, un gen de una bacteria que había sido clonada y secuenciada, no se pudo detectar su ADN en el filtrado obtenido.

Pero para sorpresa de Montagnier, cuando en el filtrado se incubaron los linfocitos que no estaban infectados con Mycoplasma ( de acuerdo con las pruebas más estrictas), la bacteria fue observada con regularidad.

Por lo tanto, ¿había alguna información que era la responsable de dirigir la síntesis de la bacteria en el filtrado obtenido? Esto marcó el comienzo de una larga serie de investigaciones sobre cómo el ADN se comporta en el agua, lo que llevó al descubrimiento de que el ADN de M. pirum emite ondas electromagnéticas de baja frecuencia en algunas de las soluciones diluidas del líquido filtrado en el agua, y esta propiedad de M. pirum se extendió pronto a otro ADN bacteriano y viral [1,2].

El instrumento utilizado para detectar el electromagnetismo (EM) consistía en un solenoide (una bobina de cable) que detecta el componente magnético de las ondas producidas por la solución de ADN en un tubo de plástico, ya que induce una corriente eléctrica en el cable. Esta corriente es amplificada y analizada por una computadora con un software especial, y las señales resultantes aparecen gráficamente en la pantalla del ordenador.

La señales electromagnéticas reproducen la secuencia de ADN

En resumen, se detectaron señales electromagnéticas de muy baja frecuencia (500-3000 Hz) en ciertas diluciones del filtrado obtenido de cultivo de microorganismos (virus, bacterias) o desde el plasma de personas infectadas por estos agentes. Los mismos resultados se obtuvieron a partir del ADN extraído. Las señalas electromagnéticas no se correlacionan linealmente con el número inicial de células bacterianas antes de la filtración. En uno de los experimentos, las señales electromagnéticas fueron similares en concentraciones de E. coli desde 109 hasta 10. Se trata de un fenómeno de “todo o nada”. Las señales electromagnéticas se detectan sólo en algunas ultra diluciones obtenidas del filtrado, por ejemplo 10-9 hasta 10-18 en algunas preparaciones.

En el caso de M.pirum, un único gen aislado, adhesina (previamente clonado y secuenciadas 3,435 pares de bases) podía inducir una señal electromagnética, lo que sugiere que una secuencia corta de ADN es suficiente para inducir la señal. Del mismo modo, una secuencia corta del ADN del VIH de 104 pares de bases es suficiente para producir señales electromagnéticas.

Algunas bacterias no producen señales electromagnéticas ( al menos en el rango detectado por el instrumento), como es el caso de la bacterias probióticas, como Lactobacillus, y también algunas cepas de E. coli obtenidas en el laboratorio y utilizadas como vector de clonación.

Estos estudios se han ampliado a los virus, pero no todas las familias de virus se han investigado. Similares señales electromagnéticas se detectaron en algunos retrovirus (VIH, FeLV,) virus de la hepatitis (VHB,VHC) y en los cultivos de la gripe A. En general, las señales electromagnéticas se producen en un filtrado de 20nm de las suspensiones de virus o del ADN extraído. En el caso del VIH, el ARN no es una fuente de señales electromagnéticas, sino más bien, las señales electromagnéticas son producidas por el material de ADN presente en las células. En las bacterias, sin embargo, las señales electromagnéticas se producen en un filtrado de 100 nm y no en los filtrados de 20 nm. El equipo de Montagnier ha sugerido que las nanoestructuras de agua son las portadoras de la información. Aunque se utilizó agua muy purificada, la presencia de nanoestructuras contaminantes no se puede descartar. La producción de las señales electromagnéticas resiste el tratamiento con enzimas desoxirribonucleasas (DNasas) y ribonucleasas (Rnasas), proteasa o con detergente. Sin embargo, es sensible a un temperatura superior a 70 º C y a la congelación (-80ºC). Esta sensibilidad se reduce cuando se trata de secuencias cortas de ADN purificado. Para producir las señales electromagnéticas, es necesario una agitación vigorosa, así como una estimulación por un fondo electromagnético de muy baja frecuencia, ya sea de fuentes naturales (resonancia de Schumann, que comienza en 7,83 Hz) o de fuentes artificiales, como la red eléctrica.

Secuencia de ADN obtenida a partir de su huella electromagnética en agua pura

En los nuevos experimentos, un fragmento del ADN del VIH (virus de inmunodeficiencia humana) fue utilizado para la generación de señales electromagnéticas. Este fragmento fue amplificado mediante reacciones en cadena de polimerasa (PCR) de 487 pares de bases (bp) y 104 bp. Se hicieron las diluciones del ADN y se detectó un fondo de señales electromagnéticas.
En una de las soluciones ultradiluidas (es decir, del orden de 10-6) apareció una señal positiva, se colocó en un contenedor blindado de mu-metal de 1 mm de espesor (una aleación que absorbe las ondas electromagnéticas). Junto a él, se colocó otro tubo que contenía agua pura. El contenido del agua de cada tubo se había filtrado a través de un filtro de 450 nm y 20 nm con una dilución de 10-2 to 10-15, como se había hecho con la solución de ADN. Un solenoide de cobre se colocó alrededor de los tubos y fueron expuestos a una corriente eléctrica de baja intensidad que oscilaba a 7 Hz, producido por un generador externo. El campo magnético producido por el generador externo se mantuvo durante 18 horas a temperatura ambiente. Se registraron las señales electromagnéticas procedentes de cada tubo. El tubo que solamente contenía agua pura también empezó a emitir señales electromagnéticas como en las diluciones correspondientes a los tubos que contenían originalmente ADN y emitían señales electromagnéticas. Este resultado demuestra que las señales electromagnéticas que provienen del ADN, plasmadas en las nanoestructuras del agua, de pueden transferir al agua pura en 18 horas. No se produjo transferencia de señales electromagnéticas cuando el tiempo de exposición era inferior de 16 a 18 horas, o cuando no existía el solenoide, o cuando el generador mangnético se apagaba, o cuando la frecuencia de excitación era de menos de 7 Hz, o cuando el ADN estaba ausente en el tubo “donante”.

Ahora el experimento más importante: ¿pueden las señales electromagnéticas transmitidas al agua pura, que no había estado en contacto con el ADN, recrear la secuencia de ADN? Para hacer la prueba, todos los ingredientes necesarios para la síntesis del ADN mediante reacciones en cadena de la polimerasa (PCR) -nucleótidos, bases, la enzima polimerasa- se añadieron al tubo de agua pura al que se había transmitido la señal electromagnética desde el “donante”. La amplificación se llevó en condiciones normales, y el ADN producido fue examinado mediante electroforesis en gel de agarosa.

Una hélice de ADN del tamaño esperado (104 pares de bases) fue encontrada. Era en un 98% idéntica a la secuencia de ADN de donde se originó las señales electromagnéticas (sólo 2 de los 104 pares de bases son diferentes).

Este experimento se volvió a reproducir, obteniendo los mismos resultados las 12 veces, y también se repitió con otra secuencia de ADN de la bacteria Borrelia burgdorgeri, el agente de la enfermedad de Lyme.

¿Una bacteria que se reconstruye a partir de las señales del ADN?

Esto sugiera una explicación de las observaciones de Montagnier de hace 10 años, que la bacteria podía ser reconstruida a partir de un filtrado estéril incubado con linfocitos humanos. Las señales electromagnéticas del ADN de la bacteria se encontraban en el filtrado estéril. Las nanoestructuras inducidas por el ADN de M. pirum en el filtrado llevaba la información de los diferentes segmentos del ADN de su genoma. Cada nanoestructura, al entrar en contacto con los linfocitos humanos, dirige la síntesis del ADN procedente del ADN polimerasa de la célula. Existe un cierta probabilidad de que cada pieza del ADN se recombine en la célula para reconstruir el genoma entero del ADN de Mycoplasma. A partir de ahí, la síntesis del resto de la bacteria -los lípidos de la membrana, los ribosomas y las proteínas, podrían formarse a partir de las células huésped. Una sola bacteria Mycoplasma reconstruida es suficiente para infectar a los linfocitos. “ Todos los pasos asumidos en la regeneración a partir del agua pueden ser analizados y consultados para su verificación. ” Escribieron los investigadores [3].

Esto nos recuerda que, en efecto, el grupo de Craig Venter afirmó haber creado la vida volviendo a armar el genoma de Mycoplasma a partir de piezas cogidas de las estanterías (ver [4] Synthetic Life? Not By a Long Shot, SiS 47). Así que ese paso al menos no es imposible.

Este hallazgo también encaja con la evidencia de que las moléculas se intercomunican por medido de señales electromagnéticas, lo que las uniría para las reacciones bioquímicas (ver [5] The Real Bioinformatics Revolution , SiS 33). Sin embargo, se plantea la cuestión fundamental de cómo el agua puede almacenar y recibir información electromagnética de tal precisión de modo que una secuencia de ADN puede ser reproducida sin una plantilla, que es como se hace normalmente.

La respuesta nos lleva a un viaje fascinante a través de décadas de investigación sobre la gran sensibilidad de los organismos a los campos electromagnéticos muy débiles, y a la teoría cuántica del agua ([6] Quantum Coherent Water, Non-thermal EMF Effects, & Homeopathy, y otros artículos relacionados, SiS 51).

Referencias
1. Ho MW. ‘Homeopathic’ siganls from DNA. Science in Society 48, 36-39, 2010.
2. Ho MW. Electromagnetic signals from HIV. Science in Society 48, 40-43, 2010.
3. Montagnier L, Aissa J, Del Giudice ED, Lavallee C, Tdeschi A and Vitiello G. DNA waves and water. Journal of Physics: Conferences Series, 2011, in print arXiv:1012.5166Ms
4. Ho MW. Synthetic life? Not by a long shot. Science in Society 47, 16-17, 2010. Science in Society 33, 42-45, 2007.
5. Ho MW. The real bioinformatics revolution. Science in Society 33, 42-45, 2007.
6. Ho MW. Quantum coherent water, non-thermal EMF effects, & homeopathy. Science in Society 51 (por aparecer).

http://www.i-sis.org.uk/DNA_sequence_reconstituted_from_Water_Memory.php




sábado, 27 de agosto de 2011

El maíz transgénico de Monsanto en peligro: un escarabajo desarrolla resistencia al maíz Bt

por Rady Ananda, 26 de agosto de 2011

Diabrotica virgifera

 La propia naturaleza se convierte a veces en el mejor oponente de los cultivos modificados genéticamente y de los pesticidas. No sólo las plantas, también los insectos están desarrollando resistencia. El escarabajo occidental de la raíz -una de las amenazas más graves del maíz- ha desarrollado resistencia al maíz Bt de Monsanto y los cultivos se están perdiendo.

Los agricultores de varios Estados del Medio Oeste empezaron a registrar los daños en las raíces del maíz, que fue diseñado específicamente para producir una toxina que mataba a la larva de la raíz. El entomólogo Aaron Gassmann de la Universidad Estatal de Iowa confirmó recientemente que el escarabajo, Diabrotica virgifera virgifera, ha desarrollado resistencia a la proteína Bt, Cry3Bb1.

El Bacillus thuringiensis- Bt- es una bacteria que mata a los insectos. Diferentes proteínas se han diseñado para el algodón, así como para las plantas de maíz.

Los dos tercios de todo el maíz de los Estados Unidos está modificado genéticamente según la USDA, y la mayor parte es maíz Bt. Monsanto tiene la mayor cuota de mercado de los Estados Unidos, en torno al 35% en 2009 según las estadísticas.

En respuesta al estudio de julio de 2011, Monsanto dijo que sólo el “YieldGard ® VT Triple y Genuity ® VT Triple PRO ™ del maíz” se ha visto afectado.

Parece que existe una diferencia en la supervivencia en el laboratorio, pero es demasiado pronto para determinar si hay implicaciones para los productores en el campo”.

Sin embargo, investigadores del Estado de Kansas en un estudio resumido, indican que las muestras analizadas procedían de los campos que habían sufrido daños por la larva de la raíz y las compararon con los campos afectados. En otras palabras, se trata de un estudio de campo.

El desarrollo de resistencia se ha producido en un maíz Bt que ya ha sido cultivado por lo menos durante tres años consecutivos. Gassmann halló “una correlación significativa entre el número de años que el maíz con la proteína Cry3Bb1 había crecido en el campo y la supervivencia de las poblaciones de la larva de la raíz en los bioensayos con el maíz Cry3Bb1”.

Colleen AG Profesional Scherer explica que “la toxina Cry3Bb1 es el arma más importante desplegada contra las larvas de la raíz. No hay soluciones mágicas, la resistencia en estas áreas es un problema que no va a desaparecer”.

Monsanto insta a los agricultores a que utilicen sus productos modificados genéticamente en los que se ha diseñado más de un rasgo y emplear el control integrado de plagas (IPM).

Sería algo así como una carrera en la que se utilizan cada vez más organismos con el ADN manipulado y más productos químicos para mantener los monocultivos, en lugar de volver a las explotaciones mixtas en las que las plantas vecinas ( incluidas las llamadas malas hierbas) ayudan en el control de las plagas. El control integrado de plagas no tiene por qué hacer uso de más productos químicos tóxicos u organismos manipulados genéticamente para que actúe con éxito. (Véase, por ejemplo, Permacultura Sepp Holzer).

Este año, Monsanto ha lanzado un “triple pila” de maíz dulce que se prevé se venda en los mercados agrícolas. La FDA ha prohibido que se etiquete como producto modificado genéticamente, lo cual ayudará a su venta, ya que la mayoría de las personas que compran productos locales tratan de evitar el consumo de alimentos modificados genéticamente.

En línea con el objetivo de Monsanto de entrar en los mercados de los agricultores, la Unión de Científicos Preocupados acaba de lanzar un informe en el que se solicita ayuda financiera federal para crear puestos de trabajo. El informe señala que los mercados de los agricultores se han duplicado en los últimos diez años.

Pero, como vemos en las redadas y requisado de productos naturales, se deja sin embargo que 36 millones de pavo contaminado de Cargill se comercializase, sólo actuando una vez que se produjese una muerte , y sólo podemos esperar que todo el dinero federal destinado a los mercados de agricultores se utilizará para apoyar a los productos modificados genéticamente y químicamente rociados o irradiados.

Rady Ananda comenzó su andadura en los blogs en 2004. Sus trabajos han aparecido en varias publicaciones, incluyendo tres libros sobre el fraude electoral. La mayor parte de su carrera la realizó en un bufete de abogados de investigación, y como asistente legal. Se graduó en la Escuela de Agricultura de la Universidad Estatal de Ohio, obteniendo la licenciatura en Recursos Naturales.

http://foodfreedom.wordpress.com/2011/08/24/monsanto-gm-corn-in-peril-beetle-develops-bt-resistance/#more-10382