jueves, 2 de junio de 2011

La caída de la natalidad en Estados Unidos

Por Rady Ananda, 2 de junio de 2011

No se puede culpar de la caída de las tasas de natalidad en Estados Unidos a los alimentos modificados genéticamente (transgénicos), pero de todos modos, si miramos las tasas en los últimos 100 años, observamos un descenso más pronunciado desde 1996, año en que empezaron a comercializarse los alimentos transgénicos. El maíz espermicida, como dice William Engdahl, es probable que se cultivase en alguna parte, quizás en América Latina o en otros países del llamado Tercer Mundo. Si se ha cultivado en los Estados Unidos, sus efectos no pueden ser objeto de menosprecio, sin olvidar otros factores ambientales y culturales que contribuyen a la reducción en la tasa de natalidad, según los datos recogidos desde el siglo pasado.

Los siguientes cuadros han sido elaborados a partir de los datos de la tasa de natalidad bruta, suministrados por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC). En el primero se puede observar la importante caída en la natalidad desde hace 100 años (1909-2009). Antes de 1970, las tasas de natalidad son estimadas. Desde entonces, el CDC utiliza los datos recogidos, que por ley está obligado, obtenidos en los 50 estados.

Se produce un pico en 1910: 30,1 nacidos vivos por cada 1000 habitantes; el punto más bajo se registró en 2009: 13,5 nacidos vivos por cada 1000 habitantes.


De 1909 a 1933. la tasa de natalidad cayó la friolera de un 39% (30,8 a 13,4). La caída de la bolsa de 1929 tuvo poco impacto en este descenso, de hecho, en 1930, la tasa de natalidad era ligeramente superior (21,2 a 21,3 nacidos vivos por cada 1000 habitantes).

La tasa de natalidad se mantenido en torno a un 18,8 desde 1933 a 1940. Una vez que terminó oficialmente la depresión en 1941, las mujeres entraron con fuerza en el mercado laboral (como en Rosie the Riveter ) alcanzando la tasa de natalidad uno de sus puntos máximos, próximo al mayor alcanzado, un 25,6 en 1947.

De 1967 a 1976, la tasa de natalidad cae de nuevo, esta vez con un impactante 42%. Hay algunas fluctuaciones, pero en 1975 y 1976 la tasa bruta de natalidad fue de 14,6.

Vemos un ligero aumento hasta 1990, cuando la tasa alcanzó el 16,7, y luego un descenso general hasta 2009, año en el que toca fondo con 13,5 nacidos vivos por cada 1000 habitantes.

Quizás sea más fácil ver la evolución de los últimos 100 años si observamos la evolución en periodos de 10 años, y sin la foto del bebé de fondo:

 

Ahora vamos a considerar si en estos 15 años de comercialización de los alimentos transg se ha reducido la tasa de natalidad en Estados Unidos. Sin etiquetado y sin un seguimiento, difícil es saberlo. Sabemos que muchos factores contribuyen a la infertilidad, incluyendo factores culturales, agroquímicos y otros contaminantes industriales, la salud de los padres, tal vez las vacunas y los productos farmacéuticos, la mayoría de los cuales contienen transgénicos. […]
Teniendo todo esto en cuenta, echemos un vistazo a la tasa de nacimientos de Estados Unidos desde el último pico de 1990 (16,7 nacidos vivos por cada 1000 habitantes):



Desde 1990 hasta 2009, la tasa de natalidad se redujo un 19%. Por supuesto los efectos de los alimentos espermicidas no son inmediatos, y en 2009 se observa un enorme descenso, con una caída en la tasa de natalidad de un 13,5%, el más bajo en los últimos 100 años registrados. Pero este último descenso (desde 1990) no supone la mayor caída desde que se llevan los registros. De hecho, la disminución se ha desacelerado desde que se comercializan los cultivos transgénicos.

No digo que no se esté produciendo una disminución de la fertilidad, pero parece que los transgénicos no están vinculados a las tasas de natalidad. Los aerosoles tóxicos y los contaminantes industriales causan infertilidad, y se ha producido una rápida desregulación de la industria contaminante en los últimos años. ¿No fue en 2004 cuando la EPA dijo que la extracción minera mediante productos inyectados a alta presión (fracking) no planteaba ningún riesgo para salud, eximiendo así a la Industria de estar sujeta a las leyes de Agua Limpia?

A nivel Internacional, de las 196 naciones que en 2009 publicaron las tasas de natalidad, 57 de ellas tenían menores tasas de natalidad que Estados Unidos: Canadá, Francia, Alemania, Italia, Rusia y Reino Unido. Quizás podamos ya ir desentrañando el impacto de los alimentos modificados genéticamente, mediante el análisis de las tasas de natalidad en otras naciones que también han estado consumiendo alimentos modificados genéticamente. Mientras algunos expertos estiman que el 70% de los alimentos que comemos en los Estados Unidos están modificados genéticamente, este porcentaje no es tan alto en otros países.

La tasa de natalidad entre adolescentes en Estados Unidos es probablemente una de las más importantes de observar, ya que quizás estos niños han estado comiendo transgénicos durante toda su vida, desde que nacieron. Comparar la tasa de natalidad en adolescentes con la de otras naciones puede ser revelador, sobre todo por la cantidad de alimentos transgénicos consumidos y por el tiempo de consumo.

En definitiva, la tasa de natalidad en Estados Unidos ha disminuido en términos generales desde 1909, cuando los registros de natalidad alcanzaron valores máximos. Se han producido dos desplomes sustanciales en la tasa de natalidad: desde 1901 hasta 1933, con un descenso de un 39%; y desde 1957 a 1976, con una caída de un 42%. Entre estos dos valles está el período del baby bomm, cuando la tasa de natalidad aumentó un 27%.

Desde que se tienen registros más exactos, a partir de 1970, la tasa bruta de natalidad en Estados Unidos ha caído un 26%. Desde 1996, cuando los alimentos transgénicos fueron comercializados, hasta la actualidad, la tasa de natalidad ha caído un 6,25%.

De estos datos no podemos extraer ninguna información sobre el impacto de los transgénicos en Estados Unidos que pueda ser relevante.

http://foodfreedom.wordpress.com/2011/06/02/gm-foods-cannot-be-linked-to-falling-us-birth-rate/#more-8562





No hay comentarios:

Publicar un comentario