miércoles, 4 de mayo de 2011

La tos ferina y la vacuna contra la tos ferina

Por Sylvie Simon, 2 de mayo de 2011
votresante.org

La vacuna contra la tos ferina ha eliminado los síntomas de la enfermedad, que hoy casi no existe en su forma habitual, pero que aparece de diferentes formas afectando con más gravedad a los adultos, estén vacunados o no, y los adolescentes, y en los niños que ya no estén protegidos por los anticuerpos de sus madres vacunadas.

La Guía de vacunación reconoce que los niveles de anticuerpos y la vacuna disminuyen muy rápidamente y que “no se conocen los mecanismos inmunológicos de la tos ferina”. 

Con esta vacuna nos encontramos con los mismos problemas que con el sarampión. Ahora los adultos contraen la enfermedad infantil a una edad en la que las complicaciones son más frecuentes y graves debido a que la inmunidad inducida artificialmente no es tan duradera como la inmunidad natural y los niveles de anticuerpos observados después de la vacunación son inferiores a los registrados después de la sufrir la enfermedad (Cf. La Presse Médicale, Volumen 17, Suplemento 1, mayo de 1998).

Este fenómeno, que ya había sido constatado en los Estados Unidos, también aparece en Francia. A pesar de la vacunación sistemática a una edad temprana, no sólo la tos ferina no ha desaparecido, sino que, al contrario, tiende a reaparecer durante la última década y se ha convertido en atípica.

Ya el 21 de febrero de 1979, el Dr. Gordon Stewart, jefe del departamento de Medicina Social en la Universiad de Glasgow, Escocia, dijo en la regista Medicina e Higiene:” Ahora en Glasgow, el 30% de los casos de tos ferina se producen en vacunados.” Los brotes incluso aparecieron en poblaciones con tasas muy altas de vacunación (del 81% al 91%), como fue el caso de Sudáfrica en 1988-89 (cf. J. Trop 37. – Pediatr. Vol. 1991). El artículo también afirma que entre 1992 y 1993 el número de casos de tos ferina se ha duplicado en los Estados Unidos, lo que llevó a las autoridades a cuestionar la utilidad de la vacuna.

En 1993. en Massachussetts, 218 estudiantes se vieron afectados por la tos ferina, de los cuales el 96% de ellos estaban vacunados.

Por lo tanto, la eficacia de la vacuna está lejos de ser probada y la tos ferina sigue siendo endémica en algunas zonas, a pesar de la alta tasa de cobertura en la vacunación, a menudo superior al 95%. “La eficacia de la vacuna no puede darse por sentado”, reconoció en 1994 el New England Journal of Medicine (volumen desde 331 hasta 1,994 mil, p. 16).

A su vez, el British Medical Journal of Medicine (N º 19 de 1995) confirmó brotes en los países donde la vacunación es generalizada, produciéndose formas atípicas que reciben el nombre de tos ferina o bronquitis asmática . Y en 1998 el mismo periódico informó de brotes de tos ferina en los Países Bajos, Noruega y Dinamarca, a pesar de que la cobertura de vacunación era del 96%.

Por su parte, Le Quotidien du médecin del 5 de enero 1994, informó que los estudiantes fueron infectados por sus compañeros de clase vacunados. En cuanto a la revista The Lancet, que publicó en noviembre de 1997 (vol.350) los resultados de un gran estudio aleatorio, es decir, a doble ciego, realizado en Suecia y habiendo sido probadas las vacunas contra la tos ferina en 82.892 niños, concluyó: “La incidencia de reacciones adversas a la vacuna acelular fue mayor de lo que se pensaba a la vista de las pruebas anteriores.”

En los Estados Unidos en 2005, 12.000 casos de tos ferina fueron diagnosticados, o sea, 6 veces más que en 1980. En Canadá, la proporción de casos de tos ferina en adolescentes y adultos aumentó en un 9,6% en 1995 hasta el 31,3% en 2004.
Un gran éxito de la vacunación, pero nuestras autoridades sanitarias parecen hacer caso omiso de las cifras actuales sobre salud, que nos revelan mucho todavía. Será quizás por esta razón que las olvidan.

Las primeras observaciones de efectos secundarios graves fueron publicados en 1947 en los Estados Unidos. Ese mismo año, el British Medical Research Council comenzó a probar la vacuna en 50.000 niños de más de 14 meses, en Gran Bretaña. Ocho niños sufrieron convulsiones dentro de las 72 horas después de la inyección, 34 las sufrieron durante los siguientes 28 días. Este año de nuevo, Matthew Brody, del Hospital de Brooklyn, publicó un estudio sobre dos casos de daños cerebrales que llevaron a la muerte a dos niños que recibieron la vacuna.
En 1948, Randolph K. Byers y Frederick C. Moll de la Escuela Médica de Harvard, estudiaron los casos de 15 niños que reaccionaron violentamente en el periodo de 72 horas después de la inyección. Todos estaban en perfecto estado de salud antes. Uno de ellos se quedó ciego y sordo, dos murieron y nueve sufrieron graves complicaciones neurológicas.

Según Trevor Gunn, médico Inglés, autor de Mass immunisation – A Point in question, durante un periodo de menor vacunación contra la tos ferina en 1982 y la aparición simultánea de varios casos, los funcionarios de Salud de Maryland, Estados Unidos, concluyeron que se trataba de una epidemia de tos ferina de un virus salvaje (véase el Boletín de Vacunación Internacional, diciembre de 1995). J. Anthony Morris, un bacteriólogo del Walter Reed Army Institute of Research, un experto en enfermedades de bacterias y virus de la Universidad de Maryland, analizó este caso. En Maryland, cinco casos de cuarenta y uno fueron confirmados como tos ferina, en sujetos que habían sido vacunados. Lo mismo en Wisconsin, donde los dieciséis casos confirmados se trataba una vez más de vacunados (ver El Boletín Internacional de Vacunación – diciembre de 1995).
Los nuevos hallazgos muestran que, por si no eran suficientes lo estudios anteriores, que el peligro de infección proviene de los vacunados y no de los que rechazan la vacunación.

En Suecia, el descenso de la mortalidad debido a la tos ferina no se ha modificado por la introducción de la vacuna, pero cuando fue retirada debido a sus efectos secundarios, la tasa de mortalidad, sin embargo, siguió disminuyendo . En 1979 abandonó el país la vacunación contra la tos ferina, por dos razones. En primer lugar, debido a las epidemias que se produjeron entre las poblaciones perfectamente vacunadas, y en segundo lugar debido a los muchos efectos secundarios de la vacuna, especialmente daño cerebral (cf. británica Med -. Diario Vol. 320 – N º 2 – 1967).

En 1984, el lLaboratoire britannique de recherche épidémiologique publicó un estudio que concluye: “Con la disminución de la vacunación contra la tos ferina, las hospitalizaciones y muertes debido a esta enfermedad se redujeron de forma inesperada.”

De acuerdo con la Guía de la Rama de Vacunación de la Dirección General de la Salud, la vacuna contra la tos ferina es la más reactogénica de las vacunas para los niños. Un estudio del Churchill Hospital d’Oxford, observa un aumento significativo en asma, que se ha duplicado en Francia desde hace veinte años con 3.500 muertes al año, estando más relacionado con las vacunas (BCG, sarampión y tos ferina) que con la contaminación.

Pero nunca se ha culpado a las vacunas de estas muertes. Y en un estudio comparativo entre doscientos cuarenta y tres niños vacunados y doscientos cuarenta y tres niños no vacunados, el Dr. Michel Odent informó una de la frecuencia de cada enfermedad, especialmente infecciones del oído y ataques de asma en los niños vacunados. Se concluye que los niños vacunados tienen menos riesgo de contraer la tos ferina, pero los niños sin vacunar están más saludables (ver The Lancet N ° 344, 1994 y Jama N º 272, 1994).

The Journal of Pediatrics N º 4 (1989), el British Medical Journal N º 282 (1981) y Jama Vol. 271 (1994), están de acuerdo en declarar que la vacuna contra la tos ferina está reconocida por todos los expertos como la más peligroso de todos las vacunas que se ponen rutinariamente a los niños, ya que causa complicaciones neurológicas: convulsiones febriles, daño permanente al cerebro que causa retraso mental, encefalitis con secuelas leves o graves, epilepsia, daño neurológico crónico. También hay informes de ataques cardíacos, trastornos gastrointestinales, episodios de hipotonía, llanto anormal, que reflejan un sufrimiento prolongado en el cerebro, infecciones bacterianas mortales, el síndrome de Reye, espasmos. (Véase la revista JAMA Vol. 19 – No. 284 – 1984 – ed. Francesa).

Si los accidentes neurológicos son los más evidentes neurológicas, por lo tanto los más conocidos y más temidos, no se trata de las únicas complicaciones de la vacunación. En su mayor parte, las reacciones adversas se deben a las endotoxinas en la vacuna. Y Le Généraliste del 26 de febrero de 1977 dijo: “Se estima que la inmunización contra la tos ferina es tan peligrosa como la de la viruela.”

Como resultado de la vacuna, de un 30% al 50% de los casos, se produce una reacción inflamatoria en el sitio de la inyección con dolor, calor e hinchazón y una reacción general, febril (40 °), capaces de inducir una convulsión. Los efectos secundarios pueden estar presentes desde la primera inyección, pero son especialmente frecuentes durante los recuerdos (cf. Medicina e Higiene, el 26 de octubre de 1994).

Hay muchos motivos para sospechar de la vacuna con respecto a su papel en el síndrome de muerte súbita del lactante. En enero de 1983, un estudio realizado por la Escuela de Medicina de UCLA, llevada a cabo por la Administración de Salud del Condado de Los Angeles y dirigido por el Dr. Lary Barraf,, decía que 53 de las 145 víctimas por el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante habían recibido la vacuna DPT (difteria, el tétanos, la tos ferina). De los 53 niños, 27 habían sido vacunados en los 28 días anteriores de la muerte, 17 en la misma semana y 6, 24 horas antes de la muerte.

 Estas trágicas muertes han sido objeto de numerosos estudios. Ya en 1974, el Dr. George Dick dijo que había observado cada año en Gran Bretaña alrededor de 80 casos de graves complicaciones neurológicas de las cuales el 33% condujeron a la muerte y otro 33 por ciento a un daño irreversible. (Véase el Dr. George Inmunización Practi Dick – PPM de prensa – Lancaster, 1986).

Es tan “normal” que estas complicaciones neurológicas sean la causa de la muerte súbita del lactante. Michel Georget, profesor emérito de Biología, que da clases preparatorias en importantes escuelas de Biología, explica con claridad este proceso en la bioquímica del sistema nervioso: “Durante el período perinatal, hay una abundante producción de neuropéptidos y una fuerte expresión de sus receptores celulares. Por otra parte, estos neuropéptidos son potentes sedantes que pueden inducir un paro respiratorio y su secreción depende sobre todo de las situaciones estresantes del medio ambiente. La muerte infantil repentina puede deberse a una combinación de factores congénitos madurativos y factores desencadenantes externos (fiebre, inflamación, infección). Sin embargo la vacunación es una infección, aunque menor, pero causa fiebre. Puede muy bien asumir el papel de detonante de la muerte súbita, en particular, al alterarse el equilibrio entre los sistemas nervioso e inmunológico, cuya maduración está lejos de estar completa en los bebés. “

Al retrasar la vacunación contra la tos ferina después de la edad de dos años, los japoneses han encontrado una reducción muy significativa de la muerte súbita infantil y sin explicación, lo que demuestra que la vacuna tiene un papel en el síndrome (véase JD ‘Cherry tos ferina vacuna “encefalopatía Jama – 1990). Numerosas publicaciones, sobre todo en Inglés, discuten los efectos nocivos de la vacuna contra la tos ferina y que son tan numerosos que nadie cuestiona seriamente la validez de dicha vacunación contra una enfermedad benigna en la niñez, excepto para nuestras autoridades sanitarias, refugiadas en un autismo culpable, y sin duda muy orientado.

Sylvie SIMON
2 de mayo 2011

http://www.votresante.org/suite.php?dateedit=1304365090

No hay comentarios:

Publicar un comentario