sábado, 7 de mayo de 2011

La FDA puede requisar alimentos sin pruebas de contaminación

por Rady Ananda, 6 de mayo de 2011


Hace poco, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) ha declarado que ya no se necesitan pruebas para requisar los alimentos que pudieran estar contaminados. Sin hacer caso en absoluto de la Cuarta Enmienda, la FDA afirma que una mera sospecha de que un producto alimenticio pudiera estar contaminado o mal etiquetado, y que pudiera resultar de ello enfermedad grave o la muerte, se podrá requisar los alimentos durante 30 días mientras se investiga en busca de pruebas. Este poder se lo otorga la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria, aprobada siendo Presidente Monsanto, quiero decir, Obama, el pasado mes de enero.

El pasado 4 de mayo, la FDA declaraba:

Antes, la capacidad de la FDA para incautarse de productos alimenticios sólo podía aplicarse cuando la agencia tenía pruebas creíbles de que tal producto estuviese contaminado o mal etiquetado, y que pudiese presentar una amenaza para la salud o riesgo serio de muerte para personas o animales.

Desde el próximo mes de julio, la FDA podrá requisar productos alimenticios si tiene la sospecha de que pudieran estar adulterados o mal etiquetados durante un periodo de 30 días, en caso de necesidad, para asegurarse de que no son comercializados. Los alimentos no podrán comercializarse como medida coercitiva, o si considerase inapropiada la distribución de tal alimento.”

O sea, que ya no son necesarias pruebas creíbles, sino una mera sospecha.

Lo que dice la Cuarta Enmienda:

El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser detenidas o embargadas.”

La FDA considera que puede realizar pesquisas o aprehensiones mediante la fuerza. Ya lo han estado haciendo, pero sólo en instalaciones en las que procesaban alimentos naturales. Granjas industriales como DeCosta Eggs podrán seguir enfermando a miles de personas durante años, sin que cierren sus instalaciones o se incauten de los productos que allí fabrican. Pero si usted produce alimentos naturales sin pasteurizar o sin que estén adulterados por medicamentos e ingredientes modificados genéticamente, aunque sepa que no causen daño a las personas, después de haberse cerciorado de ello, la FDA puede requisar sus productos, sus ordenadores, y cerrará sus instalaciones.

Recientemente, la FDA clausuró las instalaciones de un agricultor de Pensilvania, Dan Algyer, aunque nadie haya enfermado al consumir su leche natural. Quesos de Morningland y las Lecherías Estrella Family son dos de una larga serie de víctimas de la guerra de las Corporaciones contra los alimentos naturales, aunque sus productos no hayan provocado problemas de salud. Y también conocemos la incursión armada contra Rawesome Foods el año pasado (Consultar el libro de David Gumpert, La revolución de la Leche Cruda: detrás del derecho a la Alimentación hay una guerra emergente en Norteamérica)

En la edición de mayo de 2011 de la revista Minneapolis St. Paul, Greg Breining resume las principales dudas que se presentan en LECHE vs leche: ¿tienen los consumidores derecho a elegir?. Por supuesto que debiéramos tenerla. La libertad a elegir el alimento que deseemos es tan inalienable como el derecho a respirar. La libertad de elegir los alimentos es un requisito indispensable para nuestra supervivencia, como individuos y como especie. Thomas Jefferson estaba de acuerdo:

Si el Gobierno nos prescribe nuestros medicamentos y nuestra dieta, nuestros cuerpos estarían tan descuidados como lo están nuestras almas ahora”.

A lo que parafraseando estas palabras digo: “ Si las personas dejan que el Gobierno decida sobre los alimentos que pueden o no comer, sus cuerpos estarán tan pronto en un estado tan lamentable como la de los espíritus que viven bajo un régimen tiránico.”

Otra norma anunciada por la FDA es la de requerir por parte de los importadores para que declaren si en alguna nación ha rechazado el alimento o producto alimenticio por uno u otro motivo. Ambas normas entrarán en vigor en próximo 3 de julio de 2011.


Rady Ananda comenzó su andadura en los blogs en 2004. Sus trabajos han aparecido en varias publicaciones, incluyendo tres libros sobre el fraude electoral. La mayor parte de su carrera la realizó en un bufete de abogados de investigación, y como asistente legal. Se graduó en la Escuela de Agricultura de la Universidad Estatal de Ohio, obteniendo la licenciatura en Recursos Naturales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario