jueves, 5 de mayo de 2011

¿Existe el mobbing en la oncología?

A raíz de la publicación de un nuevo video por Discovery DSalud, mi amigo y colaborador habitual de este blog, el Dr. Javier Herráez González, oncólogo especializado en medicina biológica, hace algunas reflexiones sobre oncología, tratamientos convencionales y su experiencia con otros complementarios eficaces y no agresivos. Herráez se vió obligado a dejar su puesto de oncólogo en un hospital por utilizar con los enfermos que trataba diversos tratamientos complementarios que les beneficiaban:

La introducción del 17º video de Discovery DSalud Televisión, titulado La Oncología Integrativa o Abordaje Oncológico Integral dice exactamente:
“La posibilidad de que un oncólogo proponga en un hospital a un enfermo con cáncer un tratamiento que vaya más allá de la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia es a día de hoy prácticamente nula. Le costaría el rechazo ideológico de la mayoría de sus colegas e incluso el moobing laboral. Y en caso de proponerlos como alternativa a los tratamientos convencionales hasta serios problemas legales”.
Esto es, en la actualidad, muy posible pero no quiere decir que tenga que ser inamovible, solo depende de nosotros, de las personas. Soy uno de los contados oncólogos que en España tenemos estudios y experiencia en medicina biológica. Comencé en acupuntura, la conocí cuando me trataron, con bastante éxito por cierto, de una ciática y una cefalea de Horton. Ambas cosas me incapacitaban pero no tenía más remedio en ese momento que seguir trabajando a pesar de mis dolencias. La reacción de mis compañeros era de desconcierto pues tomaba dosis máximas de analgésicos “alopáticos” y el tema no mejoraba.

Estaba drogado, por eso aguantaba y podía trabajar, pero el dolor era el mismo aunque me daba igual y hasta me reía por el “flipe” que me producía el opiáceo que ingería. Sin embargo, no evitaba mi sufrimiento. Un amigo me llevó a acupuntura y el proceso mejoró definitivamente hasta la resolución total y por eso decidí estudiarla. Paralelamente, las jaquecas fueron remitiendo también pero cuando se lo comenté al jefe de Neurología que me trataba, su respuesta fue “darse media vuelta e irse”, por supuesto no volví más a su consulta. Esta reacción de mi neurólogo no explica cómo funciona el sistema sino cómo funcionamos las personas que hacemos posible que el sistema continúe así: médicos y pacientes. Con posterioridad, he tenido algunos desaires más de mis compañeros por ser diferente, pero ahora soy consciente de que no eran cosas personales sino consecuencia de trabajar en un medio muy bien controlado, aunque sobre todo consecuencia de la falta de respeto y del “miedo” al diferente.

Lectura del artículo completo:
http://www.migueljara.com/2011/05/04/%C2%BFexiste-el-mobbing-en-la-oncologia/




No hay comentarios:

Publicar un comentario