martes, 24 de mayo de 2011

Barda otorga 3 mil millones de dólares en contratos para el desarrollo de la vacuna de la viruela

Por Rady Ananda, 21 de mayo de 2011

 

En la 64ª sesión de la Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en Ginebra hasta el 24 de mayo de 2011, se está tratando una importante revisión de la experimentación sobre la viruela, y donde se espera que los representantes aprueben la destrucción de todas las muestras que quedan del virus de la viruela, ya que esta enfermedad no ha hecho su aparición en más de 40 años. Mientras tanto, dos compañías biofarmacéuticas se disputan con el Gobierno de Estados Unidos un contrato para desarrollar una vacuna contra la viruela. Estados Unidos se sigue negando a someterse a las inspecciones internacionales de control de armas biológicas, que pudieran encontrarse en sus laboratorios con un “doble uso”.

En un informe de In-Pharma Technologist se dice: “ El 13 de mayo Siga Technologies reveló que Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de Estados Unidos (BARDA) le había concedido un contrato por un valor de 433 millones de dólares (360 millones de euros) por un periodo de cinco años. Sin embargo, dos días después Siga se vio obligada a suspender la formalización del contrato después de que Chimerix presentase una propuesta.” 

Si todas las opciones del contrato se llevan a cabo, estaríamos ante una operación por valor de 2,8 mil millones de dólares para Siga, se decía en In-Pharma Technologist.

A principios de este año, Chimerix, una firma de Durhan, Carolina del Norte, suscribió un contrato por un valor de 24,8 millones de dólares de Barda, con opciones posteriores que pueden alcanzar hasta 81,1 millones de dólares, informó WRAL Tech Wire. Al contrato de BARDA “ se añaden los 37 millones de dólares que Chimerix recibió previamente del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) para el desarrollo de CMX001 para la viruela”.

Se afirma que Chimerix no es una “pequeña empresa” conforme a las requisitos de los contratos. Aunque el año pasado así se aseguraba en Administración de Pequeños Negocios, según el informe de VFC. 

Es probable, sin embargo, que tanto la ST-246 de Siga como la CMX001 de Chimerix sean financiadas por el Gobierno de Estados Unidos. El director de BARDA, Dr. Robin Robinson, dijo: “ Un componente crítico de la estrategia de Estados Unidos para proteger al público contra la liberación intencional o no intencional del virus de la viruela es tener dos medicamentos antivirales contra la viruela.” 

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental espera resolver esta cuestión los próximos tres meses.

Con una quinta parte de la población desempleada, una se pregunta por qué el Gobierno Federal se gasta el dinero de los contribuyentes para financiar el desarrollo de vacunas para una enfermedad que ha sido oficialmente erradicada. Aunque el “antiguo flagelo” tenía una tasa de mortalidad de entre un 25 a un 30 %, la Organización Mundial de la Salud lanzó con éxito un programa de erradicación mundial:

A través del éxito de la campaña mundial de erradicación, la viruela se mantuvo durante un tiempo en el Cuerno de África, dándose en Somalia el último caso de viruela, en 1977. Un accidente se produjo con este virus en un laboratorio del Reino Unido en 1978. La erradicación mundial de la viruela ha sido certificada, en base a las verificaciones realizadas en los países por una comisión de eminentes científicos en diciembre de 1979, y aprobado posteriormente por la Asamblea Mundial de la Salud en 1980.

La necesidad que se expresa para proteger contra la viruela parece una treta para su desarrollo como arma biológica. El Gobierno de Estados Unidos utilizó telas infectadas de viruela en el genocidio de los nativos americanos, y las cartas de ántrax que recibieron algunos senadores de Estados Unidos y medios de comunicación en el año 2001 tenían la firma de un arma química desarrollada en Fort Dietrich, una base militar en Maryland y Dugway Proving Ground en Utah.

En el libro Letting the Beast Out of the (Corporatist) Bottle de Tom Burghardt, se habla de estos agentes biológicos de “de doble uso” que pueden ser utilizados tanto como arma defensiva como ofensiva. También se señala la negativa de Obama a permitir que los laboratorios de biodefensa no sean inspeccionados por la Convención de Armas Biológicas de la Naciones Unidas. Citando un documento sobre esta posición de Estados Unidos, dice:

Si bien Estados Unidos alega que su política y sus prácticas avanzan para reforzar las normas contra el uso indebido de los conocimientos y capacidades de la Biología, fomentando su uso libre y abierto para usos pacíficos y beneficiosos… no hace nada para limitar que organismos estatales o empresas de la Industria Biotecnológica las desarrollen con fines nada claros, existiendo por tanto una dualidad, de modo que pueden existir desviaciones para desarrollar un programa encubierto de armas biológicas. 

Esto es crucial. Aunque el documento afirma que Estados Unidos “ estrecha relaciones con las Naciones Unidas, organizaciones internacionales, gobiernos extranjeros y el sector privado, siendo todo ello fundamental para el éxito de nuestros esfuerzos”, el hecho de que el “sector privado” y el propio Departamento de Defensa no favorecen ninguna iniciativa que proporcione un control internaciones de armas y una inspección de las instalaciones. 

También hay que señalar que las vacunas tienen una alta tasa de reacciones adversas y no se recomiendan para “mujeres embarazadas, personas con trastornos inmunológicos o que experimenten una inmunosupresión inducida terapéuticamente, personas con infección por VIH, personas con una historial de eczema”, informa la OMS.

SmallPoxBiosafety.org, notas:

Durante décadas, EE.UU. y Rusia se han resistido a la destrucción de los últimos virus de la viruela. Pero este año, un informe realizado por expertos en salud pública de la Organización Mundial de la Salud, concluía que el virus no tiene por propósito el ser usado con fines de salud pública y que la experimentación plantea serios riesgos potencialmente catastróficos en caso de que se produzca una fuga al exterior.

Smallpox Biosafety espera que Estados Unidos y Rusia cedan ante la demanda de la 64ª Asamblea Mundial de la Salud y destruyan todas las muestras que quedan del virus de la viruela: “ 2011 puede ser el año en el que la viruela puede ser finalmente erradicada. Si no es ahora ¿cuándo? ¿Por qué Rusia y Estados Unidos quieren mantenerla?.”

Rady Ananda comenzó su andadura en los blogs en 2004. Sus trabajos han aparecido en varias publicaciones, incluyendo tres libros sobre el fraude electoral. La mayor parte de su carrera la realizó en un bufete de abogados de investigación, y como asistente legal. Se graduó en la Escuela de Agricultura de la Universidad Estatal de Ohio, obteniendo la licenciatura en Recursos Naturales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario