sábado, 30 de abril de 2011

El robo de las semillas por parte de las Corporaciones

Por Vandana Shiva, 29 de abril de 2011
Deccan Chronicle

La soberanía sobre las semillas es la base de la soberanía alimentaria. La libertad para obtener semillas es la base de la libertad en la alimentación.

La semilla, la fuente de la vida, la encarnación de nuestra diversidad biológica y cultural, el vínculo entre el pasado y el futuro de la evolución, la propiedad común de las generaciones pasadas, presentes y futuras de las comunidades agrícolas, que han sido los mantenedores de las semillas, son hoy en día robadas a los agricultores y a los que se las venden de nuevo como “semillas en propiedad”, propiedad de Corporaciones, como la estadounidense Monsanto.

Bajo la presión de la Oficina del Primer Ministro, varios gobiernos estatales están firmando protocolos y acuerdos internacionales con las corporaciones de semillas para la privatización de nuestra herencia genética rica y diversa. Por ejemplo, el gobierno de Rajasthan ha firmado siete protocolos con Monsanto, Advanta, DCM Shriram, Kanchan Jyoti Industrias Agro, PHI Semillas SA. Ltd, Semillas Krishidhan y Genética JK Agri.

Los protocolos y acuerdos del gobierno de Rajasthan con Monsanto, por ejemplo, se centran en el maíz, el algodón y las hortalizas (ají, tomate, col, pepino, coliflor y sandía). Monsanto controla el mercado de semillas de algodón en la India y en el mundo. Monsanto también controla el 97 por ciento del mercado del maíz en todo el mundo y 63,5 por ciento del mercado del algodón genéticamente modificado (OGM). DuPont, de hecho, tuvo que iniciar una investigación antimonopolio en los EE.UU. debido a que el monopolio de Monsanto seguía crciendo. Sesenta empresas de semillas de la India han firmado acuerdos de licencia con Monsanto, que tiene la propiedad intelectual del algodón Bt (Véase: http://www.edym.com/tourism/rv/report/pushkar/pushkar02.htm)

Además, Monsanto tiene acuerdos de licencia cruzada con BASF, Bayer, DuPont, Syngenta y Dow para compartir las patentes y las características de las semillas transgénicas. El gigante de las corporaciones de semillas no compiten entre sí. Están compitiendo con los campesinos y los agricultores en el control del suministro de semillas. Y, en efecto, los monopolios sobre las semillas se están estableciendo a través de fusiones y acuerdos de licencias cruzadas.

Monsanto, que controla el 95 por ciento del mercado de semilla de algodón, ha elevado el precio de las semillas de 7 por kg a 3600 por kg, siendo la mitad de los pagos en derechos. Se perciben 1000 millones de rupias al año como derechos de los agricultores indios antes de que Andhra Pradesh les demandase ante la Comisión de Prácticas Comerciales Restrictivas por la imposición de monopolios.

Estas semillas son ecológicamente incompletas, lo que ocurre a dos niveles: En primer lugar, no se reproducen, mientras que, por definición, la semilla es un recurso regenerativo. Los recursos genéticos pasan por lo tanto, a través de la tecnología, de ser un recurso renovables en un recurso no renovable. En segundo lugar, no se produce por sí misma, sino que necesita la ayuda de la compra de otros componentes. Y, como las compañías de semillas y químicos se fusionan, la dependencia de estos componentes se incrementará.

El fracaso del girasol híbrido en Karnataka y el maíz híbrido en Bihar ha costado a cientos de agricultores pobres decenas de millones de rupias. No hay cláusulas de responsabilidad en los protocolos y acuerdos para garantizar los derechos de los agricultores y la protección ante los perjuicios causados por las semillas. Las semillas que se utilizaron en las distintas variedades, de Corporaciones como Monsanto, esencialmente proceden de las variedades originales utilizadas por los agricultores. La ley de Derechos de los Agricultores y los Recursos Fitogenéticos es una ley para proteger los derechos de los agricultores, pero nada de esto se reconoce en los protocolos y acuerdos, ni se protegen , ni se garantizan sus derechos. Por lo tanto, violaría la Ley de Derechos de los Agricultores.

Los acuerdos son parciales y están sesgados en favor de las empresas por los derechos de propiedad intelectual. El acuerdo de Monsanto afirma: “Las herramientas de propiedad de Monsanto, las técnicas, la tecnología, los conocimientos y los derechos de propiedad intelectual con respecto a los cultivos seguirán siendo propiedad de Monsanto, en cualquiera de las actividades descritas en el marco de este Acuerdo“. Así que la cuestión aquí no es la tecnología, sino el monopolio de las semillas.

Lo que se denomina una asociación público-privada (PPP) se lleva a cabo bajo la supervisión del Estado y es, de hecho, el mayor robo perpetrado de semillas. Rajasthan es una zona ecológicamente frágil. Sus agricultores ya son vulnerables. Es un crimen aumentar su vulnerabilidad al permitir a las empresas robar su riqueza genética y luego vendérsela patentada, mediante ingeniería genética, con semillas mal adaptadas. Debemos defender las semillas como nuestros bienes comunes. Debemos proteger las semillas de la vida de las semillas del suicidio.

Los agricultores cultivan para lograr mayor resistencia y para su alimentación. El cultivo industrial emplea agentes químicos intensivos y gran cantidad de agua para que las empresas de semillas puede aumentar los beneficios. El futuro de las semillas, el futuro de los alimentos, el futuro de los agricultores se encuentra en la conservación de la biodiversidad de nuestras semillas. Las investigaciones de Navdanya muestran que la agricultura ecológica basada en la biodiversidad produce más alimentos que los monocultivos.

Los híbridos y los organismos genéticamente modificados (OGM) producen menos nutrientes por acre y son más vulnerables al cambio climático, a las plagas y las enfermedades. La sustitución de la diversidad biológica agrícola por cultivos híbridos y transgénicos es una receta para la inseguridad alimentaria. Los acuerdos, en efecto, facilitan la biopiratería de la rica biodiversidad de Rajasthan, de los cultivos resistentes a la sequía, que cada vez los hace más valiosos en tiempos de cambio climático. Al no tener ninguna cláusula al respecto en la Ley de Biodiversidad y la Ley de Derechos de los Agricultores, los protocolos y acuerdos firmados promuevan la legalización de la biopiratería y el robo de las semillas.

De acuerdo con los protocolos de colaboración, la distribución de semillas por parte de las empresas privadas se basa en “el suministro de semillas y acuerdos de distribución aprovechando la extensa red propiedad del Gobierno“. En otras palabras, la venta de híbridos y transgénicos serán subsidiados para permitir el uso de suelo público para “fincas de demostración de tecnología y productos, en terrenos cedidos por el gobierno de Rajastán“.

Además de la entrega de semillas y la tierra, ” se ayudará a Monsanto en la creación de infraestructuras para el cumplimiento de los objetivos de colaboración que se establece más arriba a través del acceso a subvención de capitales y otros sistemas pertinentes del gobierno de Rajastán“.

Si bien los recursos públicos serán libremente regalados a Monsanto como una subvención, los derechos de propiedad intelectual de Monsanto estarán protegidos. Se trata de un acuerdo de colaboración en el que “Monsanto tiene de todo, se le concede el sistema público de todos“. Se trata claramente de un acuerdo de colaboración para la privatización de nuestras semillas y la riqueza genética, de nuestro conocimiento, y una violación de los derechos de los agricultores. 

La soberanía sobre las semillas es la base de la soberanía alimentaria. La libertad de obtener semillas es la base de la libertad en la alimentación. El robo de semillas es una gran amenaza, que debe ser detenido.

La Dr. Vandana Shiva es la directora ejecutiva de confianza de Navdanya .

(http://www.navdanya.org/)
http://foodfreedom.wordpress.com/2011/04/29/great-seed-robbery/#more-7679



No hay comentarios:

Publicar un comentario