jueves, 29 de diciembre de 2011

Japón: Navidad en la zona de radiación

por Chris Williams, 28 de diciembre de 2011 

http://dissidentvoice.org/2011/12/christmas-in-the-radiation-zone/


Es lo primero que se nota: un color naranja eléctrico, los deliciosos y maduros hoshigaki (es un tipo de caqui) cuelgas de las ramas. Cuando vamos en coche desde Fukushima a Soma, en la costa nordeste del país, pasamos por lugares donde los árboles de caqui puntean el paisaje, todos cargados de fruta, lista para su cosecha. Pero este año, los caquis de la prefectura de Fukushima permanecerán en el árbol. Se los deja generosamente a los descomponedores microbianos, siendo un recuerdo silencioso de la amenaza lenta pero de gran alcance del accidente nuclear.

Desde el 11 de marzo, las personas que viven en la zona, expertas en la agricultura de esta región verde y fértil, han añadido a sus conocimientos lo que supone la radiación, y los caquis son considerados inseguros, ya que han sido irradiados por los vertidos de la planta accidentada de Fukushima Daiichi, a 25 kilómetros al sur de aquí. Me han dicho que los frutos secos, una especialidad local, tienen niveles muy altos de contaminación radiactiva.

A medida que viajábamos a través de las brillantes montañas miraba los valores del dosímetro que llevábamos colgando del espejo retrovisor y empezó a pitar de forma alarmante. Llegamos al lugar donde se encontraba un campamento de verano para niños, en silencio nos entregaron una mascarilla facial, mientras continuaba el sonido siniestro del aparato que marcaba lecturas por encima de 1 micro-sievert por hora, corroborado por un segundo dosímetro para verificar la calibración. Luego pasamos por un incinerador local donde se quemaba la basura, y de nuevo altos niveles de radiación.
Antes limitado a las instalaciones nucleares y a los laboratorios de las universidades, las gentes de la prefectura de Fukushima se han convertido en radiólogos aficionados, siguiendo la radiación de un lugar a otro, ya que el viento y la lluvia de forma aleatoria la traslada por el paisaje local.

Están preocupados y enfadados porque no han recibido adecuada información por parte del Gobierno japonés sobre la amenaza de la radiación y porque quieren que el Gobierno evacúe las zonas más afectadas, de modo que el pueblo de Fukushima ha tenido que tenido que tomar sus propias medidas. El reciente informe provisional publicado por el Gobierno sobre las causas y las lecciones de la catástrofe de Fukushima pone de manifiesto lo mal que se informó: “Se retrasó la información pública sobre asunto tan urgente, los comunicados de prensa fueron censurados, y las explicaciones muy ambiguas. Independientemente de las razones que hubiera para actuar de tal manera, era precisa una rápida comunicación en este caso de emergencia”. 

De acuerdo con la gente de Fukushima, esta tendencia continúa, sobre todo ahora que el primer ministro Noda anunció que la crisis nuclear ya se había resuelto.

En la ciudad de Fukushima, la gente se organiza y protege a sí misma. Es una experiencia un tanto surrealista, ya que me dirijo a una de las mecas del consumismo, que es una característica de cada ciudad. Pero en lugar de ir de compras a un centro comercial me llevan a una reciente estación de medición de radiactividad. En el interior están las zapatillas perfectamente ordenadas, y veo juguetes para los niños y una pizarra. Detrás del mostrador hay un equipo para comprobar los niveles de radiación de la comida, así como un contador de cuerpo entero, donde los niños y los adultos verifican todos los días los niveles de radiación de su cuerpo. Está dirigido casi en su totalidad por voluntarios que han recibido una formación sobre salud radiológica de una ONG francesa y lo puede usar cualquier persona por debajo de los 20 años de edad.

Al entrar en un edificio de apartamentos de la ciudad de Fukushima, en contraste con lo que se encontraba otras veces, veo escrito a mano en las columnas los niveles de radiación que se publican. Los datos recogidos cada siete días en la zona circundante muestran los niveles fluctuantes de la radiación, y las lecturas especialmente altas se rodean en rojo.

Han sido evacuadas las vacas, pero al parecer más allá de la zona de evacuación obligatoria de 20 kilómetros donde se considera que es seguro para los seres humanos, incluso para los niños y muchachos. Hiroyuki, que se ha convertido en un activista de la salud pública, evacuó a su esposa e hija de cuatro años de edad a Tokio, y después a Kyoto. Ahora sólo les ve una vez al mes, y se ha quedado para asegurarse de que los Gobiernos nacional y regional asumen los riesgos para la salud de las personas que viven aquí. Forma parte de una campaña cada vez más amplia que se ha organizado en Fukushima para salvar a los niños de la radiación, para que el Gobierno cambie sus directrices sobre radiación, para que se evacúen a las personas con altos niveles de radiación, y para proporcionar apoyo a las personas que voluntariamente quieran ser evacuadas.

La radiación emitida por los tres reactores gravemente dañados, que han sufrido explosiones y colapsos en el complejo de Fukushima Daiichi, se ha extendido por todas partes. Además de la evacuación de las personas que vivían en un radio de 20 kilómetros en torno a la central, el Gobierno ha elevado la radiación admisible en veinte veces, desde 1mSv/año, cifra reconocida internacionalmente, a 20. Esto significa que cualquier lugar que esté por encima de 0,6 micro-sieverts/hora, cantidad limitada a personas que trabajan en “áreas controladas radiológicamente”, ya no es motivo de evacuación, con lo cual desciende en número de personas que debieran de ser evacuadas.

A pesar de que se dice que los centros de evacuación de emergencia son temporales, es probable que miles de personas de las 110.000 evacuadas, en particular de los alrededores de Fukushima Daiichi y por donde el viento extendió la nube radiactiva, nunca podrán volver a sus hogares debido a la larga vida media de los radioisótopos que contaminaron el suelo, el agua y los alimentos. De hecho, el informe provisional concluye diciendo que “teniendo en cuenta que muchas personas estarán obligadas a pasar su vida en centros de evacuación por un período largo de tiempo, que sufren de contaminación por radiación o el miedo a la exposición, al aire contaminado, los suelos, el agua y los alimentos”. 

Incluso antes de que se publicase el Informe, algunas personas que he conocido se refieren a sí misma como la “diáspora de Fukushima”, en lugar de llamarse evacuados, porque creen que jamás podrán volver a su tierra.

Llegamos a la pequeña comunidad de Isobe, que se encuentra en la costa. O por lo menos, lo que queda de Isobe. Nos hemos reunido con Toshiko Kooriki en su nueva vivienda temporal, junto a otras hileras de viviendas prefabricadas. Nos lleva a que veamos lo que queda de su antigua casa, que sobresale un par de metros sobre un paisaje lunar árido, que una vez fue una pequeña comunidad formada por 400 familias, pero que el maremoto arrasó. Nos señala las diferentes salas y nos dice que viene aquí de vez en cuando y llora.

Japón es tierra de contrastes, y así lo comprobamos cuando nos encontramos con Hatsumi Terashima, un pescador de 54 años, aunque ya no lo sea. Nos relata la experiencia del tsunami, y nos muestra todo lo que queda de su casa: una planicie de barro en cuyo fondo se encuentra el pueblo que fue. Perdió a sus nietos, a su hijo, a la esposa de su hijo y a su suegra.

 
Inmediatamente después de producirse el terremoto, se encontraba ordenado las cosas cuando el tsunami llegó. Se decía en Isobe que nunca un tsunami podría llegar hasta aquí. En su incredulidad vio como una oscura pared de agua se precipitaba hacia él y lo arrastró durante tres kilómetros tierra dentro. Se fracturó la rodilla, pero una cuerda lo enredó y lo sujeto, a diferencia de los otros cinco miembros de su familia que se encuentran entre los 264 desaparecidos. Pero no se puede pescar porque el mar tiene altos niveles de radiactividad. Pesa su tiempo cerca del mar, viendo los escombros y otros desechos dejando por la aplastante fuerza del tsunami.

Iatate, una ciudad directamente afectada durante la trayectoria de la columna de material radiactivo, pero fuera de la zona de exclusión de 20 kilómetros, ha sido evacuada como zona de alta radiación. Sin embargo, esto se hizo después de que se produjesen la mayor parte de los vertidos radiactivos, ya que la red de alerta temprana, sistema de seguridad instalado por el Gobierno, y creada específicamente para este propósito, dejó de funcionar debido a “rotura de los enlaces de comunicación debido al terremoto y el sistema de detección no pudo recibir la información de los datos de elevada radiactividad”.

Mientras que este sistema (SPEEDI) pudo haber proporcionado algunos datos cruciales y hubiese ayudado a una rápida evacuación para que las personas no hubiesen estado expuestas a nivel tan alto de radiación, tampoco les llegó información por parte de las autoridades locales porque

El servicio de Respuesta de Emergencia Nuclear (NERHQ) no funcionó, ante lo cual la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) debería haber proporcionado los datos de SPEEDI a la población. Pero a ninguno de ellos se le ocurrió dar esta información. El Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, el Ministerio que tiene competencias en el sistema SPEEDI, tampoco proporcionó la información, bien directamente o través de otro servicio del Gobierno. 

A medida que pasamos a través de Iatate en nuestro camino de regreso a Soma, vemos que el pueblo está en silencio y en la oscuridad. Las únicas luces son las de las farolas y las de la residencia de ancianos que sigue ocupada, ya que son demasiado viejos y vulnerables para desplazarse a otro lugar seguro. El cuidado de los ancianos se lleva a cabo por rotaciones estrictas entre los trabajadores.

Nos detenemos en la escuela secundaria de la ciudad. En el interior del coche las mediciones indican de 0,14 a 1,8 microsieverts por hora. Salimos fuera y dejamos los contadores Geiger en el suelo, subiendo los valores a 6 microsievert/hora.

A pesar de la devastación y de la pérdida de vidas humanas causada por el terremoto y el tsunami, la gente que conozco de la prefectura de Fukushima, en lugar de hablar de aquellos acontecimientos, habla de los niveles de radiación y cómo su tierra está contaminada por un peligro invisible y permanente, la gente está temerosa aunque el Gobierno trate de convencerlos de que es seguro.

Japón se describe a menudo en el extranjero como el país más capaz para hacer frente a un accidente nuclear. Sin embargo, de la lectura del Informe provisional del Gobierno se deduce que los organismos responsables de la planificación de emergencia se basaban en supuestos falsos, que llevó a cometer muchos errores en el momento en el que aumentó la gravedad de la crisis y las personas estuvieron expuestas a la radiación. Los errores se cometieron en la propia planta nuclear, así como fallos en la comunicación y falta general de planificación. Se es muy crítico con el plan de emergencias, la actuación de TEPCO y el uso indebido de la red de alerta temprana SPEEDI.

Junto a otras muchas deficiencias en la respuesta operativa y de emergencia, de acuerdo con el informe de calificación de NISA, ni siquiera se envió a la sede de TEPCO una petición de información para dar cuenta de forma eficaz al Primer Ministro del país, a pesar de que TEPCO se encuentra muy cerca de las oficinas de NISA. Después del accidente en el Golfo de México en la planta petrolífera de BP, las medidas que se exigieron a TEPCO para proteger sus plantas nucleares de los tsunamis fueron voluntarias, que por supuesto, al ser una entidad con ánimo de lucro y no de seguridad, no las tomó: “TEPCO no aplicó las medidas contra tsunamis como parte de la Hoja de Ruta de Gestión de Accidentes (AM). Su preparación en caso de accidente, tales como daños graves en el núcleo de un reactor como consecuencias de desastres naturales fueron muy deficientes”. 

En una sociedad dominada por los hombres -sólo el 10% del Parlamento Japonés está formado por mujeres- hay un fuerte liderazgo femenino en el movimiento contra el Gobierno y la utilización de la energía nuclear, fácilmente perceptible. En una de las muchas reuniones que se organizan sobre la radiación y la evacuación de los niños, hablé con un grupo de mujeres que han decidido quedarse para preservar la estabilidad familiar, y he visto que reina ira contra el Gobierno y también miedo por las consecuencias de quedarse.

Una mujer, que sólo se quiso identificar cono Mihonmatsu, por miedo a que se la recriminase por seguir planteando la cuestión de la radiación en la ciudad de Fukushima, mantiene reuniones con personas de confianza para hablar de sus experiencias y planear estrategias. Me muestra los documentos emitidos por el Gobierno y el monitor de radiación. Todos los días tiene que completar de forma detallada los movimientos y los alimentos consumidos por sus hijos, Cuando los haya completado, debe enviarlos al Gobierno para su análisis, junto con el dosímetro que su hija está obligada a llevar en todo momento. Nihonmatsu pregunta: “Si todo es tan seguro como dicen, ¿por qué el Gobierno nos obliga a hacer estas cosas?”. 

Otra mujer, Jinko Mera, que tendrá unos 50 años, asiente con la cabeza: “Siempre tenemos que pensar en la cantidad de radiación que presentan nuestros alimentos. Queremos vivir sin eso. Teníamos los alimentos más saludables en nuestra región, pero no podemos secar caquis, no podemos comer nuestros melocotones, no podemos comer nuestra propia comida”. 

En otra reunión de la organización el día de Navidad, las mujeres debaten sobre si realizar una sentada frente al Ministerio de Economía, Comercio e Industria, el METI, del que la Agencia de Regulación Nuclear Japonesa, NISA, forma parte.

En medio de testimonios y recuerdos, vieron el documental de 1983 en el que se ve a mujeres que ocupan la base de misiles nucleares que Estados Unidos construyó en Greenhan Common, Inglaterra. Una nueva generación de mujeres se inspiran en las canciones y en la lucha colectiva en un tipo diferente de lucha contra la energía nuclear. Quieren que el Gobierno proteja a sus familias de inmediato, pero tampoco quieren que nadie más pase por lo que ellos están pasando. Forman parte de una campaña para que se cierren definitivamente los 54 reactores nucleares y que se erradique definitivamente la energía nuclear de las costas de Japón.


De acuerdo con un reciente informe de Greenpeace de Japón y el Instituto de Políticas de Energía Sostenibles, con sede en Tokio, Japón podría generar el 43% de su energía mediante fuentes renovables para el año 2020, superando el 30% que produce actualmente la energía nuclear ( aunque sólo 6 de los 54 reactores están actualmente en funcionamiento). Con un descenso muy rápido de la población de Japón, se quiere reducir de 125 millones de personas a 100 millones en 2050, el único impedimento para llevar a cabo una política sensata y segura es, por tanto, político.

La reunión de los activistas termina con una intensa emoción y el espíritu de los asistentes se une al entrelazar sus manos y cantar, evocando otro círculo anterior, cuando 30.000 mujeres formaron un anillo alrededor del perímetro de nueve millas en torno a la base de Greenham Common y dijeron: ¡No pasarán!. Cantaron Furosato, una canción japonesa llena de nostalgia y recuerdos:

Algún día, cuando haya hecho lo que me propuse,
voy a volver al lugar donde tenía mi casa.
Exuberantes y verdes son las montañas de mi patria,
puro y claro el agua de mi antigua casa. 

La próxima manifestación de las mujeres de Fukushima ya tiene fecha, el 28 de diciembre, y la gente de Fukushima marchará una vez más.

Chris Williams es un activista que defiende el Medio Ambiente desde hace muchos tiempo. Es autor de Ecología y Socialismo: soluciones a la crisis ecológica del capitalismo. Sus artículos han aparecido en International Socialist Review, The Indypendent Truthout, y Znet. Es profesor de Física en la Universidad de Pace y Presidente del Departamento de Ciencias del Packer Collegiate Institute. Su sitio web es http://www.ecologyandsocialism.org y puede contactar con él : ecologyandsocialism@gmail.com






lunes, 26 de diciembre de 2011

Los mosquitos usados como armas biológicas: su uso en Estados Unidos (II)

Por Brandon Turbeville, 25 de diciembre de 2011

Activist Post


Recientemente una empresa del Reino Unido, la empresa de Biotecnología Oxitec, hizo público que iba a liberar miles de mosquitos modificados genéticamente en el sur de Florida a principios de enero de 2012. Diversos colectivos y personas residentes en la zona han hecho un llamamiento para que se suspenda este experimento, por lo menos hasta que se realicen nuevas pruebas sobre su impacto. Muchos sólo piden que se les informe sobre el seguimiento y se sigan los protocolos de información, tal y como establece la ley.

Sin embargo, por desgracia, muchas preguntas sobre la liberación de los mosquitos transgénicos siguen sin respuesta. La sórdida historia de las pruebas experimentales realizadas con los mosquitos, las enfermedades que transmiten, y la ignorancia e inconsciencia en la que vivimos, todo ello ha sido pasado por alto.

En muchos de los artículos que he leído últimamente sobre este tema se afirma que la liberación prevista para principios de enero sería la primera en realizarse en los Estados Unidos. No es cierto, ya se han realizado experimentos parecidos, y concretamente también con la suelta de mosquitos, y hay motivos para que estemos preocupados.

Yo mismo escribí hace un año un artículo titulado “Los virus y la solución mediante la vacuna voladora en un insecto transgénico”, que es una crónica de los experimentos que se han realizado en los últimos años, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos, en los que se han visto involucrados mosquitos y las enfermedades que estos transmiten, la fiebre del dengue en particular.

Dicho esto, bajo el pretexto de erradicar la fiebre del dengue, ya se liberaron al medio mosquitos transgénicos en las Islas Caimán durante 2009.

La fiebre del dengue está producida por un mosquito, el cual transmite un virus, pero ha sido inexistente en América del Norte hasta hace varias décadas. La fiebre del dengue puede convertirse en mucho más peligrosa. Es la conocida como dengue hemorrágico. Los síntomas de la fiebre del dengue son fiebre alta, dolor de cabeza, dolor en los ojos, aparecen moratones en los músculos, dolores articulares y óseos, erupciones cutáneas y sangrado de las encías. No se conoce ningún tratamiento para la fiebre del dengue, salvo descansar y beber mucha agua.

En términos generales, es un tipo específico de mosquito, Aedes aegypti, el que transmite el virus. El método que se ha hecho público para erradicar la fiebre del dengue mediante el uso de los mosquitos transgénicos consiste en añadir un gen extra, o se inserta una bacteria, o se altera un gen para que su descendencia sea estéril e incapaz de propagar el dengue, o que simplemente mueran. Más específicamente, a los machos de los mosquitos transgénicos, que se supone se van a aparear con las hembras naturales, producirán larvas que mueren a menos que dispongan de tetraciclina, un antibiótico. Sin este antibiótico acumulan una enzima que se convierte en tóxica y mata a las larvas.

Preparándose para la liberación de mosquitos en las Islas Caimán/Foto procedente de http://www.oxitec.com/our-news/newsletters/march-2011-newsletter/

Es importante señalar que estos mosquitos transgénicos, conocidos como OX513A, tienen que ser necesariamente del tipo Aedes aegypti a fin de que se logren los objetivos que se marca la empresa. Por lo tanto, los millones de mosquitos macho que fueron liberados al medio en 2009, y de nuevo en 2010, eran del tipo que son portadores del dengue.

Y lo que se dice por parte de la compañía de que estos mosquitos transgénicos son estériles es falso. No son estériles. Si lo fueran, no serían capaces de tener descendencia con el gen que les hace dependientes de la tetraciclina.

Los mosquitos OX513A fueron desarrollados por la empresa de Biotecnología Oxitec, radicada en el Reino Unido, y fueron liberados bajo la supervisión de la Unidad de Control e Investigación de Mosquitos (MRCU) de las Islas Caimán, un territorio británico de ultramar.

A pesar de que Oxitec participa en el desarrollo de insectos transgénicos, el proyecto no es solamente suyo. La Fundación Bill y Melinda Gates, la Organización Mundial de la Salud, The Pew Charitable Trusts y Agencias Gubernamentales de los Estados Unidos, Inglaterra, Malasia y otros países, están involucrados en el desarrollo y promoción de los mosquitos transgénicos, junto con la Universidad de Oxford, una institución con la que Oxitec está en estrecha relación. De hecho, la Fundación de Bill y Melinda Gates fue tan lejos como el adjudicar a Oxitec becas por importe de 20 millones de dólares para llevar a cabo investigaciones sobre los mosquitos genéticamente modificados.

¿Y cómo es que la fiebre del dengue que ha sido casi inexistente en América del Norte hasta hace algunas décadas haya resurgido en Florida? En un principio, la fiebre del dengue se encontró en 2009, pero en 2010 el número de casos había aumentado mucho. En julio de 2010, un estudio del CDC (Centro para el control y prevención de enfermedades) publicó un estudio, que tuvo muy poca repercusión en los medios, que decía que aproximadamente el 10% de la población de Key West estaba infectada con la fiebre del dengue. En 2009, el número de infectados sólo alcanzaba el 5%. Así que uno se pregunta la causa por la cual el virus que casi estaba totalmente erradicado haya vuelto a hacer su aparición con tal vigor. Pero uno no quiere caer en contestaciones descaradamente obvias. Los informes oficiales no señalan ninguna relación entre la fiebre del dengue y los millones de mosquitos liberados a sólo unas millas de distancia en las Islas Caimán.

 

Si bien la fiebre del dengue había sido prácticamente erradicada de forma natural en los Estados Unidos, siendo un asunto que se ha investigado durante muchos años. El Gobierno de los Estados Unidos ha tenido un particular interés por la fiebre del dengue, pero también el Ejército de Estados Unidos y la CIA, al menos desde la segunda mitad del siglo XX. Existen evidencias de que en las instalaciones de los laboratorios de bioquímica en Fort Detrick se han llevado a cabo pruebas para la utilización del dengue como arma biológica, ya en 1942. Es de conocimiento general que en la década de los años 1950, la CIA se asoció con Fort Detrick para estudiar la fiebre del dengue y otras enfermedades exóticas para su uso como armas biológicas.

También es de notar que de acuerdo con documentos de la CIA, así como de un Comité del Congreso formado en 1975, tres lugares de Key West, la ciudad de Panamá y Avon Park ( dos ubicaciones dentro de Florida) fueron utilizados para la investigación de la fiebre del dengue.

Los experimentos de Avon Park se realizaron en barrios de familias con bajos ingresos, predominantemente negras con proyecto de viviendas de nueva construcción. De acuerdo con H.P. Albarelli Jr. Y Zoe Martell de Truthout, los documentos de la CIA relacionados con el programa MK/NAOMI revelaron que la Agencia estaba utilizando el mosquito Aedes aegypti en estos experimentos. En uno de estos experimentos se liberaron en Avon Park 600.000 mosquitos, y en otro lugar, 150.000, mediante la técnica que consistía en colocarlos dentro de unas bolsas de papel que se abrían al golpearse contra el suelo.

Personas entrevistadas de Avon Park que todavía viven en la zona, relatan que por lo menos se produjeron de 6 a 7 muertes como resultado de los experimentos. Truthout recoge este testimonio de un residente: “Nadie supo durante mucho tiempo lo que había sucedido, quizás durante 20 años, pero al mirar hacia atrás uno se explica por qué personas sanas enfermaron con rapidez y murieron a poco de iniciarse los experimentos”. Truthout señala que fue en la época de realización de los experimentos de Avon Park cuando se detectaron dos casos de dengue entre los investigadores de Fort Detrick, en Maryland.
En 1978, un documento del Pentágono titulado “Guerra biológica: las pruebas secretas y voluntarios”, reveló que se habían llevado a cabo experimentos similares en Key West por el Cuerpo Químico del Ejército y las Divisiones de Operaciones Especiales y Proyectos en Fort Detrick.


 Al igual que hoy en día, las Agencias Gubernamentales se unieron a Organizaciones no Gubernamentales e Instituciones Académicas para llevar a cabo los proyectos relacionados con los mosquitos. En la Operación Bellwether se realizaron más de 50 pruebas de campo en 1959 en varios estados, incluyendo Georgia, Maryland, Utah, Arizona y Florida. La Operación Bellwether fue coordinada con el Instituto Rockefeller de Nueva York, que era el centro de cría de los mosquitos. Es más, el experimento fue financiado por la Fundación Armour Research, el Instituto Battelle Memorial, Laboratorios Ben Venue, la Universidad de Florida y la compañía química Lovell.

Las conexiones entre los militares y la CIA con los brotes de fiebre del dengue no se termina con estos experimentos. La opinión generalizada es que el brote de 1981 en Cuba fue resultado de los ataques biológicos encubiertos de la CIA y militares de Estados Unidos. Este brote se produjo de repente y se contabilizaron más de 100.000 casos de infección. Albarelli y Martell escriben:

El investigador norteamericano William H. Schaap, editor de la revista Covert Action, afirma que el brote de dengue en Cuba fue el resultado de actividades de la CIA, Ex investigadores de Fort Detrick, que no quisieron que sus nombres apareciesen en el artículo, dijeron que realizaron el trabajo previo sobre el brote de Cuba”. 

[Véase también el siguiente artículo: http://asambleademajaras.com/articulos/detalle_articulo.php?id_articulo=629]

En 1982, la prensa soviética acusaba a la CIA de enviar agentes a Pakistán y Afganistán para producir una epidemia de dengue. Del mismo modo, las autoridades de Nicaragua denunciaron hechos similares contra la CIA, diciendo que trataban de provocar un brote de dengue.

Mientras que la CIA siempre ha negado su participación en estos casos, los investigadores del Ejército han admitido que han trabajo intensamente con “el vector artrópodo para una ofensiva en la guerra biológica” y que dicho trabajo se llevó a cabo en Fort Detrick en la década de 1980. No sólo eso, los investigadores han admitido también que las grandes colonias de mosquitos, que estaban infectados de fiebre amarilla y dengue, se mantenían en las instalaciones de Frederick, Maryland.

También hay evidencia de que se ha experimentado con los presos, sin su conocimiento. Un informe de Truthout dice:

Informes de Camp Detrick y Edgewood Arsenal indican que los experimentos se llevaron a cabo en prisiones estatales y federales, siendo expuestos a la fiebre del dengue, así como otros virus, posiblemente letales”. 

Con las evidencias que prueban que tanto la CIA como el Ejército han llevado a cabo experimentos relacionados con la fiebre del dengue, hay muchas razones para estar preocupados por la liberación de mosquitos al medio y su relación con la aparición de la fiebre del dengue en Florida, un lugar tradicional de pruebas para estas organizaciones.

También la fumigación de extensas áreas debe ser cuestionada, ya que mientras se afirma que se erradican los mosquitos portadores del dengue, sin embargo el número de personas que contrajeron la enfermedad ha aumentado.

El anuncio de los experimentos en los que se utilizan mosquitos modificados genéticamente y su relación la fiebre del dengue, debe preocuparnos y debemos mostrarnos escépticos en lo que respecta a la verdadera finalidad de los mismos. Teniendo en cuenta el historial de las Corporaciones, los Gobiernos, las Agencias de Inteligencia, Fundaciones y Universidades, no hay razones para confiar en ninguna de estas instituciones. De hecho a la luz de los recientes experimentos, uno debe preguntarse si el sujeto de prueba es el insecto y no los humanos.

Brandon Turbeville es un periodista de Mullins, Carolina del Sur. Está licenciado por la Universidad Francis Marion, donde obtuvo un premio como estudiante universitario. Ha publicado numerosos artículos sobre temas relacionados con la salud, la economía, las libertades civiles. Es autor de Codex Alimentarius, el fin de la libertad en materia de salud.

http://www.activistpost.com/2011/12/history-of-us-bioweapons-research-using.html#more

domingo, 25 de diciembre de 2011

Liberación de un mosquito modificado genéticamente en Florida

Por Brandon Turbeville, 24 de diciembre de 2011 

Activist Post



Recientemente el anuncio de una compañía de Biotecnología del Reino Unido, Oxitec, ha causado un gran revuelo en algunas comunidades de Florida. Esto se debe a que Oxitec planea la liberación de entre 5.000 a 10.000 mosquitos modificados genéticamente en los Cayos de Florida, probablemente cerca de Key West Cemetery. El experimento se publicita como un intento de erradicar enfermedades trasmitidas por los mosquitos, en particular la fiebre del dengue.

Estos mosquitos han sido modificados genéticamente para que dependan de la tetraciclina, un antibiótico, y el objetivo es que los machos se apareen con las hembras existentes en el medio y trasmitan esta dependencia de la tetraciclina a la descendencia, muriendo con posterioridad. La hipótesis es que toda una generación de mosquitos morirán en el proceso.

Los opositores a la modificación genética, y muchas personas de la zona de Florida, se plantean muchas dudas sobre las consecuencias de este experimento.

Por ejemplo, Eric Hoffman de Amigos de la Tierra se pregunta: “¿Cuáles son los riesgos ecológicos de los mosquitos transgénicos liberados, incluido el riesgo de perturbación de la cadena trófica o la ocupación del nicho ecológico vacío por otros insectos más peligrosos en lugar de Aedes aegypti (el mosquito al que se asocia con la transmisión del dengue)? “. Lo cierto es que no se conocen a ciencia cierta los efectos de la liberación al entorno natural de los mosquitos modificados genéticamente.

Incluso si el experimento tuviera éxito, ¿cuál sería el efecto de la erradicación de toda una población de mosquitos? Los mosquitos son una fuente de alimentos para muchos tipos de peces, aves y otros insectos, y su ausencia en la cadena alimentaria dejaría una brecha muy importante para los seres vivos que dependen de ellos para su sustento. Al final, no sabemos qué pasaría en la cadena alimentaria si Aedes aegypti es eliminado de los ecosistemas.

No sólo eso, sino que la erradicación de este mosquito podría provocar la invasión de otras especies que podrían ser incluso más peligrosas para la salud humana. Por ejemplo, el mosquito tigre asiático, considerada una de las especies de mosquito más invasora en todo el mundo, se sabe que es portador del virus de la fiebre del dengue, así como del virus del Nilo. ¿Cuál sería el resultado de una invasión de mosquitos tigre en el sur de Florida? Un programa de erradicación del Aedes aegypti quizás nos podría dar la respuesta.

 Otro riesgo del experimento de Oxitec es el riesgo potencial de liberar hembras transgénicas al medio, que son las que pican a los seres humanos. Oxitec afirma que su población de mosquitos transgénicos es sólo de machos, sin embargo existe la posibilidad de que se liberen hembras también.

Como dice Hoffman: “La clasificación de los mosquitos se lleva a mano y podría haber un error de hasta un 0,5% de insectos hembra liberados. Esto plantearía un riesgo para la salud humana, ya que las personas podrían ser picadas por mosquitos transgénicos. También podría obstaculizar los esfuerzos para limitar la propagación de la fiebre del dengue”.

Además, el hecho de que los mosquitos modificados genéticamente hayan sido preparados para que mueran en ausencia de tetraciclina también supone un problema. La tetraciclina es un antibiótico de uso muy común en la producción agrícola y el tratamiento de aguas residuales. Por lo tanto, si hubiera algún tipo de contaminación de una zona con este antibiótico, y si los niveles existentes fueran lo suficientemente altos, la población de mosquitos transgénicos podría persistir y coexistir con la población natural de mosquitos.

Si estos mosquitos sobreviven el tiempo suficiente, es posible que desarrollasen y transmitiesen los rasgos que les permitiese sobrevivir, incluso en ausencia de tetraciclina, creando así el efecto contrario al objetivo declarado del experimento. En efecto, ¿quién sabe cuáles son los niveles de tetraciclina existentes en el área de Florida, donde estos mosquitos van a ser liberados? ¿Alguna vez se han contabilizado?

¿Y estamos seguros de que estos mosquitos se mantengan dentro de los límites previstos por Oxitec? E incluso se podría llegar a pensar si la fiebre del dengue podría evolucionar y volverse más virulenta y mortal como consecuencia de la liberación de los mosquitos transgénicos. Como dice Hoffman:

También existe la preocupación sobre la posibilidad de que el virus del dengue evolucione y se haga más virulento en respuesta a la introducción de mosquitos modificados genéticamente. Lo cierto es que es muy difícil predecir el comportamiento dentro de un sistema extremadamente complejo. Se necesitan un mayor número de investigaciones sobre las potenciales consecuencia de introducción el medio de mosquitos transgénicos. 

Los investigadores no saben como sobre la correlación existente entre los niveles de población de Aedes aegypti y la infección por dengue en los seres humanos. De acuerdo con un artículo publicado en Science en 2002, la densidad de las poblaciones de Aedes aegypti tiene poca correlación con las tasas de infección en humanos. Esto se debe al hecho de que los mosquitos persisten y transmiten con eficacia el virus del dengue incluso con densidades de población muy baja, ya que preferentemente y con frecuencia pican a los humanos. Además, la eventual introducción de mosquitos transgénicos podría conducir a aumentar la supervivencia del virus del dengue y por lo tanto, existir mayor riesgo de infección humana. 

Los enormes costes de estos métodos de erradicación y su alta rentabilidad para empresas como Oxitec, también plantea preguntas acerca de este método de erradicación de los mosquitos de Florida.

Debido a que los mosquitos se reproducen de forma continua, sería preciso liberar de forma continua mosquitos transgénicos en un área determinada, allí donde se pretende su erradicación. Sin embargo, Oxitec no asegura que la liberación continua de mosquitos transgénicos lleve a un colapso de la población natural, ya que los machos transgénicos sólo tienen un éxito del 50% de aparearse con un mosquito natural, de acuerdo con los datos proporcionados en un estudio anterior con un mosquito transgénico en las Islas Caimán. La verdad es que nadie sabe con certeza los resultados de la liberación continua, o una sola vez, de estos mosquitos al medio.

Es por esta razón que habría que liberar mosquitos cada pocos meses e incluso cada pocas semanas. Oxitec ha sugerido que para que el proyecto se lleve a cabo de forma adecuada, hacen falta por los menos 100 millones de mosquitos. La liberación continua de mosquitos transgénicos como parte de un programa de erradicación de las enfermedades transmitidas por mosquitos convierte a una comunidad en cliente de Oxitec y debe pagar de forma repetida a esta empresa, ya que estos mosquitos están patentados.

Desde el punto de vista de Oxitec, la liberación de mosquitos transgénicos es una forma de hacer dinero. Sobre todo porque hay que liberar mosquitos una y otra vez a fin de mantener baja la población de mosquitos naturales. Si un país, un Estado o una Comunidad decide suspender los pagos a Oxitec, o se dejasen de liberar mosquitos transgénicos, es probable que se produjese un rebote en la población de mosquitos naturales y ello podría aumentar la prevalencia de la enfermedad.

De acuerdo con Eric Hoffman, Oxitec no ha dicho nada en lo relativo a qué pasaría si se dejan de liberar mosquitos transgénicos al medio después de que hubiese comenzado el proyecto.

Si los Gobiernos están realmente preocupados por la prevalencia de las enfermedades transmitidas por los mosquitos, se deben echar un vistazo a otros métodos de probada eficacia para reducir la transmisión de enfermedades.

En algunas comunidades se llevan a cabo programas educativos, que van desde el uso de mosquiteros tratados con insecticida, las cortinas, o poner tapa a los recipientes de agua; todo ello tiene un efecto significativo en la reducción de poblaciones de Aedes aegypti y, por tanto, se reduce el potencial de transmisión de la enfermedad de la fiebre del dengue.

Mientras que los métodos antes mencionados de prevención de enfermedades conllevan sus propios riesgos (exposición constante a insecticidas, etc), el riesgo relacionado con la liberación de mosquitos transgénicos en un entorno abierto y natural presenta un panorama más aterrador. Esto se debe en gran parte porque se desconocen los efectos adversos que puede tener en el entorno local o incluso ecosistemas más amplios.

Es preciso que se nos oiga, antes de que estas criaturas artificiales sean soltadas a los hábitat naturales.

Brandon Turbeville es un periodista de Mullins, Carolina del Sur. Está licenciado por la Universidad Francis Marion, donde obtuvo un premio como estudiante universitario. Ha publicado numerosos artículos sobre temas relacionados con la salud, la economía, las libertades civiles. Es autor de Codex Alimentarius, el fin de la libertad en materia de salud

http://www.activistpost.com/2011/12/releasing-genetically-engineered.html#more

jueves, 22 de diciembre de 2011

Diario de Fukushima: mutaciones en vegetales


By Fukushima Diary, 21 de diciembre de 2011
 En la época de la cosecha se encuentran cada vez más plantas con mutaciones.
En el periódico Sankei, Ibaraki, de fecha 17 de diciembre de 2011, se observa la fotografía de un hombre que muestra estas zanahorias. Parece estar feliz por la apariencia de las mismas, que semejan a unas tijeras, un moño… No tiene dudas de que podrá venderlas en su tienda.
 
 En otro lugar, la señora Miwae (79) muestra lo que creció en su huerto. Tiene 40 cm de longitud. El rábano está dividido en cinco lóbulos. Dice que lleva plantando en su huerto durante décadas, pero que nunca había visto un rábano como éste.
 
En Kyushu se encontró una mandarina mitad verde mitad amarilla. Se cosechó a finales de noviembre. Este tipo de mutación recibe el nombre de quimera.
Y he aquí otros casos de mutaciones en plantas y la ternera de dos cabezas:


http://foodfreedom.wordpress.com/2011/12/21/mutated-vegetables-fukushima-diary/



miércoles, 21 de diciembre de 2011

Se estima en unas 14.000 las muertes en EE.UU como consecuencia del desastre de Fukushima

http://www.prnewswire.com/news-releases/medical-journal-article–14000-us-deaths-tied-to-fukushima-reactor-disaster-fallout-135859288.html

El impacto de este accidente es comparable al de Chernobyl en cuanto a las muertes producidas por radiación, siendo los bebés los más afectados. Las investigaciones muestran que puede ser incluso mayor el número de muertes.

WASHINGTON, 19 de diciembre de 2011/ PRNewswire-HISPANIC WIRE.- Se estima que se han podido producir unas 14.000 muertes en los Estados Unidos como consecuencia de la lluvia radiactiva que se produjo con posterioridad al desastre de los reactores nucleares de Fukushima, en Japón, según un nuevo artículo publicado en la edición de diciembre de 2011 en Journal of Health Services. Este es el primer estudio publicado en una revista médica que documenta los riesgos para la salud que ha supuesto el accidente de Fukushima.

Los autores del estudio, Joseph Mangano y Janette Sherman estiman en 14.000 las muertes en las 14 semanas posteriores al accidente múltiple de Fukushima, siendo una cantidad comparable a las 16.500 muertes que se produjeron en las 17 semanas posteriores a la catástrofe de Chernobyl en 1986.
El aumento de las muertes después de los sucesos de Fukushima ha afectado principalmente a los bebés de Estados Unidos, menores de 1 año. El incremento en las muertes infantiles en la primavera fue del 1,8%, en comparación con un descenso del 8,37% con posterioridad.

El artículo se publicará el próximo martes, pero ya está disponible 

Sólo seis después del 11 de marzo y las desastrosas fusiones de los cuatro reactores de Fukushima, los científicos detectaron una columna de lluvia ácida en las costas estadounidenses. Mediciones posteriores realizadas por la EPA ( Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos), encontraron que los niveles de radiación en el aire, agua y la leche, era cientos de veces superior a los niveles normales en los Estados Unidos. Los niveles detectados de yodo-131 en las precipitaciones fueron las siguientes, cuando lo normal es alrededor de 2 picocuries por litro de agua:
Boise, ID, 390; Kansas City, 200; Salt Lake City, 190; Hacksonville, FL, 150; Olympia, WA, 125 y Boston. MA, 92.

El epidemiólogo Joseph Mangano, MPH MBA, dijo: “ Este estudio de riesgos para la salud por el accidente de Fukushima es la primera vez que se publica en una revista científica y es motivo de preocupación, y se sugiere que deben continuar los estudios para comprender el verdadero impacto del Fukushima en Japón y en el resto de mundo. Los resultados son importantes para iniciar un debate sobre la conveniencia de construir nuevos reactores, y el tiempo que se deben mantener los que ya llevan operando durante mucho tiempo”.

Mangano es director ejecutivo de Radiation and Public Health Project, y autor de 27 artículos de revisión por pares en revistas médicas.

Jannette Sherman, MD, es internista y toxicóloga, y dijo: “Basándonos en nuestra continua investigación, el número real de muertes puede alcanzar la cifra de 18.000, alcanzando la gripe y la neumonía una cantidad 5 veces superior en el período considerado como una de las causas de muerte. Las muertes se producen en todas las edades, pero son los niños los más afectados debido a que sus tejidos se multiplican rápidamente, con un sistema inmunológico sin desarrollar, y las dosis de radioisótopos son proporcionalmente mayores que en los adultos.”

La doctora Sherman es profesora adjunta en la Universidad de Western Michigan y editora de “Chernobyl, las consecuencias de la catástrofe para las personas y el medio”, publicado por la Academia de las Ciencias de Nueva York en 2009 y autora de “Exposición química y la vida es un delicado equilibrio; Causas y prevención del cáncer de mama”.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publica informes semanales sobre el número de muertes en 122 ciudades de los Estados Unidos que tienen una población superior a los 100.000 habitantes, alrededor del 25 al 30% de la población de Estados Unidos. En las 14 semanas posteriores al accidente de Fukushima, se produjeron lluvias en los Estados Unidos ( del 20 de marzo al 25 de junio) y la CDC reportó un aumento del 4,46% en el número de muertes respecto al mismo período de 2010, en comparación con sólo un 2,34% en las 14 semanas anteriores al accidente. Este exceso de fallecimientos se estima en todo los Estados Unidos en unos 14.000.

NOTA DEL EDITOR: Una grabación de audio relacionada con esta noticia estará disponible en la Web http://www.radiation.org hasta las 4 de la tarde EST/2100 GMT del 19 de diciembre. La copia del artículo está disponible contactando con Ailis Aaron Wolf (703)276-3256 o aawolf@hastingsgroup.com)
Fuente: Joseph Mangano y Janette Sherman, International Journal of Health Services

Enlaces de interés:

Otras noticias relacionadas:

martes, 20 de diciembre de 2011

Cambio climático: ¿se quedaron mudos los medios de comunicación?

 Por Media Lens, 18 de diciembre de 2011

 
 La última ronda de conversaciones sobre el clima de la ONU celebrada en Durban, Sudáfrica, ha supuesto que las naciones más ricas del mundo eviten cualquier nuevo tratado que entrase en vigor antes de 2020. Achim Steiner, director del programa ambiental de la Naciones Unidas, ha condenado la acción como una decisión política, en lugar de haber tenido en cuenta la ciencia, calificando el resultado de “muy alto riesgo”.

Con el Tratado de Kyoto que expira en 2012, la llamada Comunidad Internacional ha fracasado de forma estrepitosa en el cumplimiento de sus compromisos en la protección del planeta. Esto no debería sorprender a nadie. Los altos cargos de la NASA, como el climatólogo James Hansen, señalaron ya en al cumbre previa de México en 2010 que las conversaciones de la ONU estaban “condenadas al fracaso”, ya que no se tienen en cuenta las limitaciones fundamentales del sistema climático de la Tierra y cómo vivir de acuerdo con ellas.

La preocupación pública sobre el cambio climático es algo que sigue aumentando. Según el Eurobarómetro, en su más reciente encuesta de opinión (octubre de 2011), el 68% de los europeos encuestados considera que el cambio climático es un problema muy grave (era del 64% en 2009). En total, el 89% lo ve como un problema grave ( ya sea muy grave o bastante grave). En una escala de 1 a 10, la gravedad del cambio climático se situaría para la gente en 7,4, frente al 7,1 de 2009.

Mientras tanto, el interés de los medios de comunicación hacia este asunto ha desaparecido. El Dr. Robert J. Brulle de la Universidad de Drexel dice que “se ha producido un enmudecimiento de “cualquier cobertura significativa del cambio climático en los medios de comunicaciónSi los medios de comunicación no llaman la atención sobre el tema, la opinión pública también la perderá”.

En su blog Progreso del Clima, el experto Joe Romm señala, por ejemplo, que elNew York Times “ha reducido la cobertura informativa de forma drástica desde los años 2006 y 2007, que era amplia”.

Igual de inquietante es el cambio que se ha producido en los medios de comunicación de todo el mundo. Un amplio estudio de Reuters sobre la prevalencia del escepticismo climático en los medios de comunicación del mundo – Polos opuestos, presentación de informes internacionales sobre el escepticismo climático-se centró en los periódicos de Brasil, China, Francia, India, Reino Unido y Estados Unidos. Los periodos considerados fueron 2004-2007 y de mediados de noviembre de 2009 a mediados de febrero de 2010 (período en el que se celebró la cumbre sobre cambio climático de la ONU en Copenhague y se produjo el Climategate). Sorprendentemente, el estudio concluye que el escepticismo climático es un fenómeno “predominantemente anglosajón”, sobre todo en los periódicos estadounidenses y británicos:

En general, los medios de comunicación del Reino Unidos y Estados Unidos son mucho más escépticos que los otros cuatro países. Juntos representan más del 80% de las veces que se cita el problema en el conjunto de los seis países”

El estudio concluyó:

En general, los datos sugieren que existe una fuerte correlación entre la perspectiva de un periódico y la prevalencia de voces escépticas en su seno, sobre todo en las páginas de opinión. En su mayoría (no todos), los medios de derecha son más escépticos, y menos los de izquierdas”.
Y así nos encontramos con que el Reino Unidos y los Estados Unidos, los dos países que respondieron de forma más agresiva a las supuestas amenazas para la seguridad humana de países como Afganistán, Irak o Libia, son también los dos países menos interesados en responder a la amenaza real del cambio climático.

El capitalismo está pisoteando el periodismo

A medida que el estudio de Reuters sugiere que los medios están muy influidos por su línea editorial, a su vez fuertemente influenciada por los intereses comerciales. En octubre, es ex periodista de Daily Star, Richard Peppiatt, dijo en la investigación Levenson (N. del T.: puesta en marcha tras el escándalo de las escuchas telefónicos del periódico de Murdoch, y que tiene como objetivo analizar la ética del periodismo británico) que la cultura y la ética de la prensa británica dice mucho acerca de la cultura del Reino Unido:

En aproximadamente 900 bylines ( N. del T.: lo que se coloca tradicionalmente entre el titular y el texto del artículo) del periódico, puedo contar con los dedos de la mano las veces que sentí que se estaba diciendo la verdad, sin embargo, sólo un número similar podrían clasificarse como mentiras. Esto se debe a la habilidad de los periodistas de hoy para tratar los hechos, aunque también es una forma de hacer caso omiso de los hechos. Se intenta hacer encajar los hechos en la historia, porque la historia está casi pre-definida.

Establecidos ante un canon de narrativa ideológica y por dependencias comerciales que deben ser atendidas, el periódico se atribuye el ser un árbitro moral, y su trabajo consiste en extender su visión del mundo en todo lo que haces… El imperativo ideológico acapara el periodismo – las drogas son siempre malas, la justicia británica siempre actúa bien”.

Peppiatt señaló:

Las salas de la prensa sensacionalista son a menudo fuente de acoso y de un ambiente agresivo, en el que la disidencia no se tolera. Es difícil levantarse y salir por la puerta si tienes una hipoteca que pagar, sabiendo que quizás no haya otra oportunidad fuera”.

La cuestión que no ha sido analizada en la investigación Levenson es el grado en el que estas intromisiones se generalizan en los medios de comunicación corporativos y por qué. Por el contrario, Nick Davies, en The Guardian, escribió sobre la interferencia en las informaciones por parte de los propietarios y anunciantes:

Los periodistas con los que he hablado están de acuerdo en que sí se podría cuantificar, estimándose de un 5% a un 10% el impacto total de estas formas de interferencia” (1)

Un buen ejemplo de este atropello fue la información aparecida en la serie de la BBC Frozen Planet, narrado por David Attenborough, centrado en la vida y el medio en el Ártico y la Antártida. Los espectadores verán los siete episodios, el último de los cuales, “On Thin Ice”, se refiere a la amenaza del cambio climático.

Sin embargo, en otros países sólo se verán seis episodios. Esto se debe a que la BBC considera el episodio del cambio climático como un accesorio que otras cadenas extranjeras de televisión podían rechazar. Y así fue, de las 30 cadenas que han comprado la serie, 10 optaron por no comprar el episodio sobre el cambio climático. La mayoría era de los Estados Unidos, principal contribuyente mundial tanto a la crisis climática como a la desinformación sobre el problema.

Un portavoz de Greenpeace, dijo:

Es dar al botón de parada del Titanic cuando se ve aparecer el iceberg.
El cambio climático es uno de los acontecimiento más importantes de los polos; el calentamiento del Ártico no se puede negar, de modo que está cambiando el medio de una manera que los expertos temen por su futuro”.
 
El programa de la BBC Frozen Planet ha generado poco interés en los medios de comunicación, aunque sí ha tenido algunos elogios. Lord Leach de Faiford, conservador y ex director de la Biblioteca Nacional, comentó:

“No creo que lo que Attengorough diga sobre el cambio climático sea digno de escuchar. Es muy simpático, pero no creo que lo diga sea verdad – no tiene ni idea de estas cuestiones. El hecho de que sea amable con los monos no quiere decir que sepa de qué está hablando en lo referente al cambio climático.

Me parece bien que se haga separado ese episodio”.

El periodista John Gibbons ha abordado el tema del cambio climático para el Times de Irlanda durante dos años. Escribía en su última columna de febrero de 2010:

Uno de los mayores expertos sobre el clima de Irlanda, el profesor John Sweeney de la Universidad Nacional de Irlanda, reconoció la semana pasado que los negacionistas del cambio climático están ganando la guerra de propaganda”. Y esto está ocurriendo desde las filas del periodismo y desde los grupos de presión.

Usted se preguntará que si no son los periodistas los buenos, los que investigan y no propagan las estafas. Sí y no. Los medios de comunicación y la industria de las telecomunicaciones están impulsados por la publicidad y por la maximización de beneficios, según dijeron Justin Lewis y Tammy Boyce, de la Escuela de Periodismo de Cardiff.”

Gibbon dijo que esto es obvio:

Algunos periodistas tienen un interés personal no declarado en mantener su status quo económico, impulsado por el consumo en el que se basa su riqueza. Igualmente ocurre con los propietarios de los medios. A su vez, buscan una afirmación de sus propios prejuicios, y ridiculizan a los disidentes.”

Mientras lo medios tocan el violín, el monstruo sigue creciendo


La preocupación por parte de la gente sigue creciendo y sin embargo la cobertura mediática se desploma, el problema del cambio climático se evapora. De acuerdo con un reciente estudio realizado por el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la producción mundial de dióxido de carbono que hace de efecto invernadero ha alcanzado sus máximos en 2010. En el mundo se lanzas alrededor de 564 millones más de toneladas de carbono a la atmósfera en 2010 que en 2009, con un incremento del 6%. Las últimas cifras indican que los niveles de gases de efecto invernadero “son más altas que en el peor de los casos descritos por los expertos del clima hace apenas cuatro años”, en USA Today.

Gregg Marland, un profesor de Geología de la Universidad del Estados de los Apalaches, que participó en los cálculos realizados por el Departamento de Energía, dijo que se trata de un monstruo que está creciendo de un modo que no tiene precedentes.

Granger Marland, jefe del Departamento de Ingeniería y Políticas Públicas en la Universidad de Carnegie Mellon, dijo:

El panorama es desalentador. Estamos construyendo un legado terrible para nuestros hijos y nuestros nietos”.

Entonces, ¿por qué no se está haciendo nada sobre el problema? En un nuevo estudio, ¿Qué nos está reteniendo?, Greenpeace decía:

La mayoría de las empresas responsables de contribuir a las emisiones que favorecen el cambio climático y que se benefician de estas actividades, están intentando aumentar su presencia en las negociaciones internacional y, al mismo tiempo, trabajan para que no se apruebe una legislación progresista en materia de cambio climático y la energía, en todo el mundo.

Mientras que en las declaraciones públicas parecen mostrar una preocupación por el cambio climático, estas empresas están luchando ferozmente para que no se tomen acciones preventivas. Esta es una de las razones por las cuales las cuestiones relativas al cambio climático están desapareciendo de la agenda política.

Estas Corporaciones ejercen su influencia tras el telón, utilizando una variedad de técnicas, incluyendo el uso de asociaciones comerciales y grupos de reflexión, que actúan como fachada, confundiendo al público al negar el cambio climático o realizando campañas de publicidad, haciendo donaciones políticas, así como utilizando las “puertas giratorias” entre los servidores públicos y las empresas emisoras de carbono”.

Sólo en Estados Unidos, aproximadamente 3,5 mil millones de dólares se invierten anualmente en actividades de los grupos de presión a nivel federal. En los últimos años, la empresa Shell holandesa, la Cámara de Comercio, Edison Electric Institute, PG & E, Southern Company, ExxonMobil, Chevron, BP y ConocoPhillips, todos ellos forman parte de los 20 grupos de presión (lobbies). En la campaña de la organización 350.org se estima que el 94% de las contribuciones de la Cámara de Comercio de Estados Unidos a los candidatos, eran negacionistas del cambio climático.

Grupos como el Instituto Americano del Petróleo, la Asociación Canadiense de Productores de Petróleo y la Asociación de Carbón de Australia, entran a menudo en campaña “actuando en contra de las medidas que reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero o de las campañas que apoyan el no uso de los combustibles fósiles”.

Los intentos de la UE para aumentar su objetivos de emisiones para el año 2020, con una reducción del 20 al 30%, se ha visto afectados por la fuerte presión y los intereses en torno al carbono, incluyendo BASF, ArcelorMittal y Business Europe.

Tzeporah Berman, co-director del Programa de Clima y Energía de Greenpeace Internacional, dice que este último estudio “demuestra sin lugar a dudas de que hay un puñado de poderosas empresas contaminantes que están ejerciendo una influencia indebida en el proceso político para proteger sus propios intereses” .

Hace dos años desafiamos a James Hansen para que resumiese las respuestas de los Gobiernos ante la amenaza del cambio climático en una sola palabra. Y eligio “engaño”. ¿Por qué engaño?. Porque casi todo es un lavado verde. (email de 18 de junio de 2009).

A continuación le pedimos que diera una cifra aproximada para indicar hasta qué punto los Gobiernos se habían involucrado en la lucha contra el cambio climático. ¿Es el 1%, 20%, 50%, 70%…? Sabíamos que esto es algo impreciso, pero queríamos tener su impresión. Nos respondió:

0%, porque están actuando en el camino equivocado, porque se requieren de una a dos décadas para el reajuste. Los objetivos para la reducción de emisiones, los límites máximos y el comercio de compensaciones sin dejar de construir más centrales térmicas de carbón y el desarrollo de combustibles fósiles no convencionales es un camino desastroso. Tienen el propósito de engañar a la gente, incluso a ellos mismos. Asumen un enfoque estratégico en lugar de reconocer las condiciones geofísicas del entorno, específicamente que las emisiones de carbono deben ser rápidamente reducidas”.

Y añadió un análisis inquietante:

El requisito económico fundamental es el del precio de los combustibles fósiles en relación a otras opciones (eficiencia energética, energías renovables y otras energías libres de carbono) . Como el precio se eleva y se produce una competencia en el que llegaríamos a un punto en el cual las energías alternativas despegarían de repente, y nos moveríamos más allá de los combustibles fósiles sucios. El temor que se produciría es tal que las empresas que impulsan los combustibles fósiles han tomado el control absoluto de las acciones de nuestros Gobiernos”.

Incluso el Organismo Internacional de la Energía, cauto y conservador, ha advertido que bajo las actuales políticas que implican un aumento de la energía fósil se va camino de forma irreversible y potencialmente a un catastrófico cambio climático.

No hay que tener dudas. Las Corporaciones están dirigiendo la política de los Gobiernos, llevando a la humanidad al borde del abismo climático. Naturalmente, los Medios Corporativos tratan de evitarlo ya que entra en violento conflicto con su programa de maximización de beneficios, de su necesidad de crecimiento sin límites, su fuerte influencia de la publicidad corporativa.

Es necesario que el Movimiento de Ocupación de Wall Street exija la recuperación de nuestros Gobiernos del control corporativo. Pero también tenemos que ocupar el espacio de los medios que durante tanto tiempo han monopolizado el brazo propagandístico de Wall Street. Tenemos que ocupar el sistema Corporativo de los Medios, que está manipulando y tocando una melodía idiota, amenazando al planeta y nuestra propia supervivencia.

(1). Davies, Flat Earth News, Vintage 2008, p.22 [ ↩ ]


Media Lens es un organismo de control de los medios de comunicación del Reino Unido, encabezado por David Edwards y David Cromvell. El segundo libro de Media Lens, Neolengua en el siglo XXI, por David Edwards y David Cromwell, fue publicado en 2009 por Pluto Press. Visit Media Lens’s website.






miércoles, 14 de diciembre de 2011

Contaminación de la aguas subterráneas de Cataluña por el herbicida Roundup de Monsanto

Por Sayer Ji, 14 de diciembre de 2011

Activist Post
http://www.greenmedinfo.com/article/glyphosate-despite-its-low-mobility-soils-capable-reaching-groundwater-41-140-groundwater-sa

Un estudio pionero publicado en Annals of Bioanalytical Chemistry el mes pasado, los investigadores han encontrado que el glifosato, el ingrediente activo del herbicida Roundup, está presente en las aguas subterráneas en las zonas donde se aplica.

Los investigadores han descubierto que el 41% de las 140 muestras tomadas de aguas subterráneas en Cataluña tenían niveles elevados de este herbicida, lo que indica que contrariamente a lo que afirma el fabricante, este herbicida no se descompone tan rápidamente como dice y se va acumulando en el medio ambiente.

¿Por qué esta contaminación de las aguas subterráneas es un importante hallazgo?


El agua subterránea situada por debajo de la superficie terrestre, suministra a los acuíferos, pozos y manantiales. Si un producto químico como el glifosato puede penetrar en las aguas subterráneas eso quiere decir que es resistente a la biodegradación ( después de todo, está siendo utilizado para matar a algunos seres vivos), siendo inevitable una exposición ambiental significativa para el ser humano.
Tenga en cuenta que el glifosato es considerado por la EPA ( Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) como una sustancia tóxica de Clase III, mortal para un adulto con una dosis de sólo 30 gramos., y está relacionado con más de 20 efectos adversos para la salud según está recogido en la revisión por pares de la literatura biomédica. [http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/03/26/lista-de-estudios-cientificos-sobre-los-efectos-en-la-salud-de-los-transgenicos/]

Este estudio sobre la contaminación de las aguas subterráneas se suma a otro publicado en marzo por la revista Environmental Toxicology and Chemistry, en donde los investigadores encontraron esta sustancia química entre el 60% al 100% de las muestras de aire y de lluvia recogidas, lo que indica que estamos expuestos al glifosato y presente en casi todas partes. Cuando simplemente por respirar somos susceptibles de una exposición al glifosato, entonces podemos estar seguros de que se trata de un problema sin precedentes.

¿Quiénes son los responsables de la contaminación de las aguas subterráneas?


Monsanto es una empresa multinacional de biotecnología agrícola, que actualmente domina el mercado mundial de las semillas genéticamente modificadas, con una cuota de mercado del 90%, solamente en los Estados Unidos. También es el mayor productor mundial del herbicida glifosato, comercializado bajo la marca de Roundup, aunque existen otras marcas comerciales. Si va a consumir maíz o soja, o cualquiera de los diez mil subproductos que se obtienen de ellos, y no tiene el certificado de producto ecológico, se va a encontrar con Monsanto por doble vía: con alimentos modificados genéticamente, los transgénicos, y por otro lado va a estar expuesto a sustancias químicas como el glifosato, ya que todos los alimentos diseñados por Ingeniería Genética por parte de esta empresa, han recibido grandes cantidades de glifosato, y por lo tanto, están presentes en su composición.

¿Es este herbicida de Monsanto el nuevo Agente Naranja?


El herbicida Roundup no es el primer herbicida sistémico fabricado por Monsanto.Monsanto estuvo fabricando el herbicida Agente Naranja, un defoliante, entre 1965 a 1969, siendo utilizado en Vietnam y afectando a la salud de 400.000 personas y de 500.000 niños, que nacieron con defectos congénitos.
La devastación causada por el Agente Naranja estuvo oculta durante muchos años. Y quizás el herbicida Roundup, que tiene como principal ingrediente activo el glifosato, puede causar similar devastación tanto para la salud humana y para el ambiente, manteniendo los ojos cerrados nuestras agencias reguladoras.http://www.greenmedinfo.com/article/glyphosate-despite-its-low-mobility-soils-capable-reaching-groundwater-41-140-groundwater-sa

El glifosato es un disruptor endocrino. Pequeñas cantidades son capaces de afectar a las secreciones hormonales y a los receptores celulares y de señalización. Diversas investigaciones publicadas en The National Library of Medicine señalan 17 reacciones adversas, incluyendo carcinogenicidad, genotoxicidad, neurotoxicidad, hepatotoxicidad y nefrotoxicidad.

Pero lo más preocupante, y que hace que se pueda comprar con el Agente Naranja, son sus propiedades teratogénicas, es decir, su capacidad de causar malformaciones en el feto. [http://www.gmwatch.eu/index.php?option=com_content&view=article&id=12496:reports-images-for-download%20Interview%20in%20English%20and%20Spanish,%20and%20links%20to%20Carrasco%27s%20published%20research%20paper:]

Ya desde 2004 se presentaron pruebas que mostraban los efectos perturbadores en el sistema endocrino y su embriotoxicidad, lo que indica que puede contribuir a producir defectos de nacimiento y un desarrollo fetal anormal.

Ahora que el glifosato se ha encontrado en la mayoría de muestras de aire y agua de lluvia, es probable que esté contaminando los pozos, manantiales y acuíferos, con una exposición no sólo probable sino inevitable.

Comer, respirar, beber….


El principio de precaución, que casi nunca se emplea, dice que si una empresa obtiene un nuevo producto químico como el glifosato, y pretende usarlo comercialmente, tendría que demostrar primero su seguridad para los seres humanos antes de ser liberado al ambiente.

Las investigaciones realizadas en animales muestran claramente que el glifosato es perjudicial, y una prueba más son la gran cantidad de personas que están siendo perjudicadas en su salud por este herbicida.

Monsanto debiera probar la seguridad del mismo en los seres humanos, pero es dudoso que algún día lo haga. Ya hay bastantes investigaciones que prueban el daño producido en animales y no sería ético realizar estudios en personas.

De ahí que se deba aplicar el principio de precaución, necesario para proteger nuestra salud. De este modo no comeríamos, respiraríamos ni beberíamos glifosato hoy en día. En cambio, las empresas químicas utilizan la experimentación animal para determinar qué dosis produce una daño aceptable, y se extrapola y se aplica a la normativa de riesgo toxicológico.

¿ Se tardará mucho tiempo en determinar una exposición acumulativa aceptable, y el origen de misteriosos abortos involuntarios, defectos de nacimiento y graves problemas de desarrollo? ¿O por el contrario hay que seguir escuchando la cantilena de Monsanto, sus investigaciones y a las agencias gubernamentales de regulación, que tienen en nómina a empleados de aquella?
[http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/02/22/los-cientificos-advierten-sobre-la-relacion-entre-un-nuevo-y-peligroso-patogeno-y-roundup-de-monsanto/]

http://www.greenmedinfo.com/article/glyphosate-despite-its-low-mobility-soils-capable-reaching-groundwater-41-140-groundwater-sa

martes, 13 de diciembre de 2011

La EPA admite que la fractura hidráulica contamina las aguas subterráneas


Por Anthony Gucciardi, 12 de diciembre de 2011
Activict Post


La EPA (Agencia de Protección Ambiental) ha admitido finalmente que las técnicas de fractura hidráulica, que consisten básicamente en inyectar agua y productos químicos en el subsuelo con el objeto de facilitar la salida de petróleo o gas, están causando la contaminación de las aguas subterráneas.

Los productos químicos utilizados en el proceso de fracturamiento hidráulico son muy tóxicos, y muchos activistas están en contra de esta técnica debido a que supone una amenaza para la salud pública. Hemos podido observar en algunas imágenes como salía gas por los grifos de agua corriente en algunas viviendas.

Los nuevos resultados de la EPA podría afectar a la utilización de esta técnica, con la posibilidad de que se regule y se detenga el impacto ambiental del fracturamiento hidráulico. La pregunta es si la EPA adoptará las medidas adecuadas para reducir o detener la fractura hidráulica, después de haber ignorado durante mucho tiempos sus consecuencias.

La declaración de la EPA ha recibido de manera inmediata la crítica y refutación de la misma por parte de la industria de extracción de gas y petróleo, así como por parte de un senador de los Estados Unidos.
Estas compañías vienen diciendo desde hace mucho tiempo que la fractura hidráulica (fracking) es segura, haciendo caso omiso de las informaciones en contra, que ponen de relieve los peligros potenciales para la salud humana.

Por el contrario, los defensores del medio se han alegrado de que de nuevo salga a la luz este asunto y se debate públicamente.

“Es una importante declaración acerca de los potenciales problemas del fracturamiento hidráulico, ya que puede afectar a las aguas subterráneas utilizados para consumo doméstico. Es una llamada de atención a esta Industria para que ponga más cuidado en estas prácticas de perforación”, dijo Steve Jones del Consejo de Wyoming.

La fractura hidráulica contamina el agua, con graves consecuencias ambientales

Un documental titulado “Gasland” ha puesto de relieve los efectos de la fractura hidráulica, incluyendo una gran contaminación del agua. En el documental, que ha dado a conocer este problema a muchas personas, va mostrando los efectos en el medio en diferentes regiones donde se utiliza esta técnica. (Véase: http://davidruyet.wordpress.com/2011/11/07/el-dia-que-patxi-se-enfrento-al-elefante-blanco/)
Algunos de los problemas de salud se manifiestan con rapidez debido al tipo de contaminación y son ya conocidos. Pero hay un sinnúmero de contaminantes que están presentes en el suministro de agua, a veces como resultado de la realización de la fractura hidráulica, demostrando los Gobiernos muy escasa preocupación por la salud pública.



Otros artículos relacionados: