martes, 16 de noviembre de 2010

Tratamiento homeopático de la fibromialgia


Por Dana Ullman, 12 de noviembre de 2010

La Fibromialgia es una dolencia crónica sin una causa conocida y sin un tratamiento médico convencional seguro, eficaz. Sin embargo, de los tres a seis millones de norteamericanos que sufren fibromialgia estarán contentos al conocer que varios estudios publicados por la investigación médica han encontrado resultados excepcionales con el tratamiento homeopático.

Investigaciones científicas de alta calidad, bien diseñadas, han sido publicadas en el Diario Médico británico y en Rheumatology (el diario de la Sociedad británica de Reumatología) han confirmado las verdaderas ventajas de las medicinas homeopáticas a diferencia del placebo.

La Fibromialgia no se considera una "enfermedad" en los estándares médicos convencionales, pero es reconocido y referido como un "síndrome". Aunque no haya análisis de sangre específicos, radiografías o ningún otro tipo de tecnología que sea aceptada actualmente por la medicina convencional para el diagnóstico de esta enfermedad, el diagnóstico está basado en conclusiones clínicas de la historia y examen físico (dolor en puntos sensibles).

La Fibromialgia era llamada antes " fibroma", pero este nombre fue cambiado cuando se hizo evidente que la inflamación no era una parte de esta enfermedad.. En 1990 el Colegio Americano de Reumatología (ACR) estableció criterios para la clasificación de la fibromialgia como una enfermedad perfectamente establecida (Wolfe F y Al-, 1990). Como quedó definido por ACR, la fibromialgia debe incluir:

1.- Una historia de dolor extendido durante al menos tres meses. El dolor extendido debe tener lo siguiente: dolor en el lado izquierdo del cuerpo, dolor en lado derecho del cuerpo, dolor encima de la cintura y dolor debajo de la cintura. Además, dolor esquelético axial (columna cervical o parte anterior del pecho o tórax o en la parte baja de la espalda), dolores que deben estar presentes.

2.- El paciente debe percibir dolor en 11 de 18 sitios sensibles mediante palpación digital (con 4 kilogramos de fuerza) que estén localizados bilateralmente en el cuerpo.

3.- Finalmente, la presencia de un segundo desorden clínico no excluye el diagnóstico de fibromialgia.

El síndrome de fibromialgia puede causar rigidez, fatiga, mialgias (dolores musculares), entumecimiento, dolores de cabeza (a menudo migraña), mareo, parestesia, perturbaciones gastrointestinales parecidas a IBS, problemas de memoria y de concentración, desórdenes del sueño y varios estados de ansiedad y depresión (Chakrabarty y Zoorob, 2007).

Un meta-análisis reciente de la eficacia de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos contra la fibromialgia encontró que no había ningún indicador claro especializado, salvo una eficacia moderada obtenida mediante primeros auxilios con tratamientos rutinarios (Garcia-Campayo J y Al-, 2008). Las recomendaciones para el tratamiento médico convencional de Fibromialgia están basadas típicamente en un programa que enfatiza la reeducación, el uso de antidepresivos y/o relajantes musculares, ejercicio y terapia cognoscitiva, llevada a cabo cuando el paciente y los asistentes médicos trabajan como un equipo (Goldenberg, y Al-, 2004).

En 2004, Goldenberg et Al, tras una larga búsqueda en la literatura médica sobre el tratamiento de la fibromialgia, no encontraron ninguna prueba sobre la eficacia de opiáceos , corticosteroides, NSAIDs, benzodiacepinas e hipnóticos como la nonbenzodiacepina, melatonina, calcitonina, hormonas tiroideas, guaifenesina, dehydroepiandrosterona o magnesio. Desde la publicación de este artículo, la duloxetina (Cymbalta), milnacipran (Savella) y pregabalin (Lyrica) han alcanzado la aprobación de la FDA para el tratamiento de la fibromialgia, aunque como es típico, se conoce que cada una de estas medicinas causa una variedad de efectos secundarios, incluso fatiga significativa, mareo, náusea, dolor de cabeza, insomnio, problemas sexuales (que pueden durar hasta bastantes años después de parar el tratamiento medicamentoso), aumento de peso, sudoración excesiva y estreñimiento. Los casos de efectos adversos más serios, es verdad que raros, son la hipertensión incontrolada, hepatotoxicidad (toxicidad de hígado) o suicidio. Incluso más problemático es el hecho de que cada una de estas medicinas crea una amplia variedad de síntomas menores y serios cuando el paciente trata de dejar de tomar la medicación.

En 2010, una revisión sistemática de las medicinas convencionales más recientemente usadas para la fibromialgia fue publicada en un diario científico importante (Clauw, 2010). Aunque algunas medicinas tuvieron efectos beneficiosos, el autor reconoció las limitaciones significativas de estas ventajas y la necesidad de utilizar otras opciones de tratamiento. Escribió, "A causa de la eficacia analgésica modesta de las medicinas analgésicas en cualquier estado de dolor crónico, deberíamos de estar particularmente dispuestos a la utilización de más terapias no farmacológicas en el tratamiento de pacientes con dolor crónico."

Los médicos convencionales se ven obligados a usar combinaciones de medicinas para controlar los numerosos y variados síntomas expresados por los pacientes con fibromialgia, aunque el uso de múltiples medicinas simultáneamente genere patología adicional y desafíos adicionales cuando el paciente desea reducir la dosis o terminar la medicación. Poca investigación ha sido llevada a cabo hasta la fecha evaluando el uso de métodos de polifarmacia para estos pacientes ( así, toda la investigación llevada a cabo con tratamientos con un solo medicamento cuestiona su relevancia para aquellos pacientes que tomas múltiples medicinas).

La fibromialgia afecta a las mujeres 10 veces más a menudo que a los hombres, y es más común en mujeres de entre los 20-50 años (Chakrabarty y Zoorob, 2007). Esta característica también ha sido observada en niños y adolescentes y es más común en parientes de pacientes con fibromialgia, sugiriendo la contribución tanto de factores genéticos como ambientales, a los que se les recomienda medicina natural, homeopática, ya que aumenta su eficacia.

Tratamiento homeopático:

La medicina homeopática tiene una antigüedad de unos 200 años, y es un sistema de medicina que utiliza dosis especialmente preparadas hechas de varias sustancias de las plantas, reino animal o mineral. Cada medicina es prescrita por su capacidad de causar, de ser administrado en sobredosis a las personas sanas, síntomas similares a aquellos que el enfermo experimenta. Como la fisiología básica reconoce, los síntomas representan la defensa del cuerpo (y mente) en sus esfuerzos de luchar contra la infección y/o adaptarse a la tensión, la medicina homeopática se selecciona por su capacidad de imitar los propios síntomas en una persona, así aumentando su propia respuesta defensiva.

Como las vacunas y los tratamientos de alergias están en parte basados en esta misma premisa - todo lo que una sustancia causa en sobredosis, producirá una respuesta inmune cuando sea tomada en pequeñas dosis - las medicinas homeopáticas son un sistema para ayudar a la "sabiduría del cuerpo" a defenderse y curarse.

En la homeopatía, TODAS las dolencias se consideran "síndromes", es decir toda la enfermedad es una constelación de síntomas físicos y psicológicos, y cada paciente tiene su propio síndrome, diferente del resto. El hecho de que la gente con fibromialgia tiende a tener a veces ligeramente síntomas que se diferencian abiertamente el uno del otro, no es ningún problema significativo para el tratamiento homeopático. De hecho, el tratamiento homeopático tiende a ser más sencillo cuando los pacientes tienen síntomas idiosincrásicos o extraños.

Las buenas noticias para pacientes con Fibromialgia que reciben medicinas homeopáticas son que no se conoce que estos remedios causen interacciones con ninguna medicina convencional que el paciente pueda tomar. El plantel farmacéutico desacredita la homeopatía por su carencia de efecto: el problema para ellos consiste en que si un tratamiento homeopático no se puede cuantificar, su argumento queda desbaratado. Los pacientes también se ahorran un poco de toda la artillería de la medicina convencional, que limita los síntomas. La gente con fibromialgia tiende a tener síntomas distintos y extraños, esta situación realmente hace más fácil para los homeópatas tratarlos con éxito.

Otra ventaja que la homeopatía tiene sobre los tratamientos medicamentosos convencionales son el coste inferior y el evitar ciertos síntomas, dolor de cabeza y efectos secundarios, así como reacciones que pueden amenazar la vida.

Sin embargo, periódicos, revistas y otros medios que tratan sobre la fibromialgia, dicen expresamente que no se haga caso de las terapias homeopáticas aunque están hayan demostrado su eficacia. Este descrédito ocurre a pesar de las pruebas realizadas de su eficacia significativa, como así lo han verificado en varios estudios publicados en importantes diarios médicos. Además de las pruebas científicas para el tratamiento homeopático, las revisiones de personas con fibromialgia tienden a mostrar que las medicinas homeopáticas son uno de los tratamientos alternativos más populares usados por la gente que sufre de esta dolencia. Por ejemplo, Dietlind y Al-(2005) encontró que el 10 por ciento de pacientes que hacen uso de la Medicina alternativa y Complementaria para síntomas de la fibromialgia utilizan la homeopatía.

Pruebas científicas de los medicamentos homeopáticos

La primera prueba controlada que prueba el tratamiento homeopático de pacientes con fibromialgia fue un ensayo clínico cruzado a doble ciego, impresionante y sofisticado, que fue publicado en el prestigioso Diario Médico británico (Fisher et Al-, 1989). Un ensayo clínico cruzado es un método sofisticado de probar la eficacia de un tratamiento porque los resultados de cada paciente a los que se administra el medicamento son comparados con los resultados de los pacientes a los que únicamente se les administra un placebo. Mientras la mayor parte de estudios de doble ciego comparan un grupo de gente que recibe el "verdadero tratamiento" con el otro (con esperanza similar) grupo de la gente que recibe un placebo, los ensayos clínicos cruzados comparan los resultados de cada persona y su respuesta al verdadero tratamiento con su respuesta al placebo.

A causa de la naturaleza del ensayo clínico cruzado, los investigadores decidieron aceptar en este estudio sólo a pacientes que encajaran en el síndrome con síntomas que sólo necesitasen una medicina homeopática, que tiende a ser uno de los remedios más comúnmente indicados por pacientes con fibromialgia. Los investigadores encontraron un porcentaje sorprendentemente alto de pacientes (el 42 por ciento) cuyos síntomas concordaban con el medicamento homeopático, Rhus toxicodendron (Rhus tox).

Después de que los investigadores encontraran a 30 pacientes que parecían encajar en los síntomas tratados por Rhus tox, la mitad de los sujetos fueron tratados con un placebo durante la primera mitad del experimento, mientras dieron a la otra mitad la medicina homeopática. Entonces, a mitad de camino de la realización del experimento, el tratamiento de cada sujeto fue cambiado.

La dosis homeopática de la medicina fue de 6C. Los investigadores expresamente decidieron usar una dosis de potencia baja de esta medicina para este ensayo porque estas dosis menos potentes proporcionan resultados mejores a corto plazo. Más de 200 años de práctica homeopática han encontrado que medicinas homeopáticas que son de una potencia más alta - es decir aquellos que se han sometido a un mayor número de diluciones, con la sacudida vigorosa de la solución entre diluciones - tienen un efecto a más largo plazo [1]. Como a mitad de camino a través de este estudio dieron a cada sujeto un placebo o una medicina homeopática, los investigadores sólo quisieron usar una medicina que proporcionase un resultado a corto plazo y esto es exactamente lo que sus resultados confirmaron.

Los investigadores encontraron que había un nivel considerablemente significativo de mejoría en la reducción de puntos sensibles y mejoró el dolor y el sueño cuando los sujetos tomaban la medicina homeopática, comparado cuando estos mismos sujetos tomaban un placebo. En otras palabras, se multiplicó por dos las personas que experimentaron considerablemente menos dolor o considerablemente mejoraron el sueño cuando tomaron la medicina homeopática comparando los resultados cuando tomaban el placebo.

Iris Bell, Dr. en Medicina, Doctor en Filosofía y sus colegas de la universidad de la Escuela de Medicina de Arizona llevaron a cabo un estudio financiado por Institutos Nacionales de la Salud que implicó la publicación de cuatro artículos revisados por pares diarios (Bell et Al-, 2004a; Bell et Al-, 2004b; Bell et Al-, 2004c; Bell et -, 2004d). Los resultados clínicos primarios de este estudio fueron publicados en un diario muy respetado, Rheumatology (publicado por la Sociedad británica de Reumatología), y encontró resultados significativos según las estadísticas del tratamiento homeopático. Esto conllevó la realización de un estudio aleatorio de doble ciego controlado con placebo en 62 pacientes con fibromialgia, que recibieron una dosis diaria oral de una medicina homeopática individualmente elegida (o un placebo) y fue evaluada comparándolo con los valores iniciales, durante un periodo de dos meses y cuatro meses (Campana, y Al-, 2004a).

El estudio encontró que el 50 por ciento de pacientes que tomaron una medicina homeopática experimentaron en un 25 por ciento o incluso más una mejora del dolor en los puntos sensibles bajo examen físico, comparando con solamente el 15 por ciento de aquellos a quienes se dio un placebo, experimentando un nivel similar de mejora. Después de cuatro meses, los pacientes homeopáticos también evaluaron la "utilidad del tratamiento" considerablemente por encima de aquellos a los que dio un placebo.. No es por lo tanto sorprendente que el estudio también mostrara que el número medio de remedios recomendados por los homeópatas era considerablemente más elevado frente a aquellos del grupo del placebo, comparado con el verdadero grupo de tratamiento.

Una particularidad adicional de este ensayo fue que la primera dosis de la medicina fue administrada con su olor y que ambos grupos fueron monitorizados con EEG. Los investigadores encontraron que había una diferencia significativa e identificable en las lecturas del EEG en los pacientes que recibieron el medicamento homeopático real en comparación con quienes recibieron el placebo (Bell et al, 2004b; Bell et al, 2004c). Cada paciente tenía tres sesiones de laboratorio: inicio del estudio, a los tres meses y a los seis meses después del tratamiento inicial. Los investigadores encontraron que el grupo de tratamiento activo experimentaron incrementos significativos en la magnitud relativa alfa EEG, mientras que los pacientes que recibieron un placebo experimentaron una disminución en esta medición.

Otra característica única de este estudio fue que incluyó un ensayo cruzado opcional, permitiendo a los pacientes que se les había prescrito inicialmente un tratamiento (placebo o medicamento) cambiar al "otro" tratamiento (Bell et al, 2004d). Los investigadores encontraron que el 31 por ciento de los pacientes que habían recibido el medicamento real eligieron cambiar, mientras que el 41 por ciento de los pacientes que habían recibido el placebo eligieron cambiar.

La evidencia combinada de la mejoría clínica junto con la respuesta fisiológica a la medicina homeopática da estos resultados significativos adicionales.

El más reciente ensayo controlado aleatoriamente se llevó a cabo comparando "la atención médica habitual" en comparación con la atención habitual más la atención médica complementaria por un homeópata para los pacientes con el síndrome de fibromialgia (FMS) (Relton et al., 2009). El estudio complementario consistió en cinco entrevistas en profundidad e individualizadas sobre los medicamentos homeopáticos. La medida de los resultados primarios fue una diferencia de puntuación en el Cuestionario de Impacto de Fibromialgia total en 22 semanas. ("Atención habitual" se refiere a uno o más de los siguientes:. Fisioterapia, ejercicio aeróbico, analgésicos, fármacos antiinflamatorios no esteroideos, antidepresivos).

Un total de 47 pacientes fueron incluidos en el estudio. La tasa de abandono fue más alta en el grupo de control que en el grupo de atención homeopática (8.24 vs 3.23). Ajustado a los datos iniciales, hubo una reducción significativamente mayor de promedio en la puntuación total en el grupo de terapia homeopática que en el grupo de terapia habitual (-7.62 vs 3.63). Hubo una reducción significativamente mayor en el grupo de atención homeópata en la escala de dolor de McGill, fatiga FIQ, y "cansancio al despertar". El estudio también encontró un pequeño efecto en la escala de dolor (0,21, IC del 95 por ciento -1,42 hasta 1,84) (a pesar de lo que puede considerarse un efecto relativamente pequeño, el grado de beneficio similar al efecto de pequeño a moderado de los medicamentos convencionales descritos anteriormente) , pero este estudio encontró un efecto sorprendentemente mayor sobre la funcionalidad (0.81, IC 95 por ciento -8,17 a 9,79).

De mayor importancia, no se informó de efectos adversos de los medicamentos homeopáticos. En última instancia, el tratamiento homeopático de pacientes con fibromialgia requiere un cuidado individualizado por médicos que tengan una formación adecuada en homeopatía. Esta condición es demasiado compleja para el "tratamiento personal 'o para el tratamiento por médicos que no han recibido formación profesional.

El cuerpo de pruebas científicas que demuestran la eficacia del tratamiento homeopático individualizado en el cuidado de los pacientes con fibromialgia sugiere importantes beneficios. Si usted o alguien cercano y querido a usted tiene fibromialgia, considere la posibilidad de una atención homeopática profesional para el tratamiento seguro y eficaz. Además, aunque la fibromialgia no se considera oficialmente un tipo de artritis, una revisión de la investigación en homeopatía se encuentra que los pacientes con dolencias más comunes también se benefician del tratamiento homeopático (Jonas, y otros, 2000 al):.

Nota para los escépticos de la homeopatía

Al igual que el escepticismo sobre cualquier tema, puede ser saludable, excepto cuando este escepticismo se basa en la ignorancia del tema y, excepto cuando uno mantiene una mente cerrada o niega la evidencia científica de calidad. Lamentablemente, la gran mayoría de las personas que expresan escepticismo acerca de la homeopatía no mantienen un "sano escepticismo", pero tienden a estar mal informados, desinformados, y simplemente niegan la homeopatía y el cuerpo de evidencias que confirma sus beneficios.

Es un tanto irónico que las personas que se proponen como "defensores de la ciencia médica" tienden a tener una actitud tan poco científica respecto a la homeopatía. Estas personas tienden a mostrar ignorancia sobre la homeopatía y (peor) la arrogancia de sus puntos de vista. Estas personas que son "fundamentalistas de la ciencia médica" atacan la homeopatía diciendo que "no hay pruebas de que la homeopatía funciona." De hecho, hacen esta afirmación tantas veces que han llegado a creérselo. Huelga decir que cualquiera que diga que no hay evidencia científica de que funcionan los medicamentos homeopáticos está simplemente demostrando su ignorancia del tema (como este artículo válido sobre la fibromialgia) o la verificación de su propensión a la desinformación. Estos fundamentalistas también tienden afirmar que "no hay ningún mecanismo plausible "de cómo funcionan los medicamentos homeopáticos. Estas declaraciones muestran un desconocimiento grave de la historia clínica porque la gente que dicen esto ignoran el hecho de que fue hace relativamente poco tiempo cuando los médicos están prescribiendo aspirina , y, sin embargo, ningún médico (o paciente) opta por no utilizar esta droga, simplemente porque el mecanismo de acción no se entiende adecuadamente.

Siempre que los buenos científicos o médicos hacen referencia a los numerosos estudios clínicos y de laboratorio que verifican la eficacia de los medicamentos homeopáticos, los "negacionistas" afirman que el científico ha hecho una cuidadosa selección de los estudios y haciendo caso omiso de los demás.

En referencia a la fibromialgia, no ha habido estudios que hayan demostrado que los medicamentos homeopáticos no funcionen. Los únicos estudios que se han realizado hasta la fecha han demostrado la eficacia del tratamiento homeopático. Obviamente, no hay cuidadosas selecciones aquí.

Lamentablemente, muchas personas que dicen ser escépticos son simplemente representantes de las grandes farmacéuticas. En Inglaterra, la lucha contra la homeopatía, la organización líder, Sense about Science, está dirigido por un público experto en relaciones, que tiene una larga historia de representar a grandes compañías farmacéuticas (SourceWatch.org - ver enlaces en Referencias).

Algunos "negacionistas" son lo suficientemente audaces como para sugerir que el "peso de la evidencia" en la evaluación de la homeopatía muestra que estos medicamentos no tienen ningún beneficio superior al de un placebo. ¿ No fue el descubrimiento de la electricidad por Thomas Edison el resultado fallido de 999 experimentos hasta producir electricidad y sólo una vez tuvo éxito? ¿Es éste el peso de la evidencia?

Los que lo niegan inevitablemente afirman que el descubrimiento de Edison se demuestra todos los días, y, sin embargo, los homeópatas también van a decir que la homeopatía se ha demostrado cada día por centenares de millones de sus usuarios en todo el mundo, incluidos muchos de los más respetados científicos, médicos, líderes corporativos, líderes políticos , el clero y los líderes espirituales, grandes de la literatura, las superestrellas del deporte, y cada día más la gente común.

Las pruebas iniciales acerca de la investigación sobre la homeopatía es que los negacionistas tienden a evaluar un estudio realizado determinando si se trataba de algo "bien llevado a cabo", con un adecuado nivel de calidad científica. No evalúan si la prueba de la medicina homeopática es el medicamento correcto para el paciente o no.

Por ejemplo, si un investigador dio a cada paciente la MISMA medicina sea cual sea la enfermedad que tuviesen, este estudio no sería una prueba médica, incluso si fue "bien diseñado" (esto es, aleatorio, con doble ciego, y placebo controlado). Y sin embargo, es común para estos negacionistas asumir que solamente porque un estudio que prueba la homeopatía mediante un estudio bien controlado, no significa que esto sea una prueba justa o adecuada de comprobar el método homeopático.

La gente todavía escéptica sobre la homeopatía podría beneficiarse de leer los artículos anteriores que he escrito en este sitio web. Más expresamente, hay una eficacia del tratamiento homeopático de las alergias respiratorias, gripe, y muchas otras enfermedades. De importancia adicional es el hecho de que la medicina homeopática hoy es la terapia alternativa principal usada por médicos en Europa y que docenas de revisiones han confirmado que los pacientes que usan medicinas homeopáticas tienden a ser considerablemente mayor educación sobre la salud que aquellos que no las usan.

Quizás las mejores pruebas para verificar el valor de medicinas homeopáticas y la grave amenaza sobre los tratamientos homeopáticos sucedieron a mediados de 2010 cuando la Asociación Médica británica juzgó que la homeopatía pasaba a ser "la brujería" (Donnelly, 2010). Como la historia confirma que "las brujas" eran mujeres que curaban, utilizando hierbas y otros remedios, y eran una amenaza para los doctores locales y la iglesia, muchos de nosotros que estamos implicados en la homeopatía nos honran de ser alineados al lado de las brujas.

Finalmente, decir a los fundamentalistas de la ciencia médica que presten atención a las palabras del fundador de la medicina homeopática, Samuel Hahnemann, Dr. en Medicina. En su lápida están las palabras latinas, "Aude sapere," que se traduce como "se atreven a probar, a experimentar." En efecto, a pesar de cualquier escepticismo que uno tenga uno tiene, la prueba está al realizarlo. Compruébelo en sí mismo.


Agradecimiento especial a June Riedlinger, R.Ph, Pharm. D., Dakota del Norte, quién contribuyó a una versión más reciente de este artículo... y gracias a Hugh Paterson por su excelente reacción a este texto.

REFERENCIAS:

Bell IR, et al: Improved clinical status in fibromyalgia patients treated with individualized homeopathic remedies versus placebo, Rheumatology, 43:577-82, 2004a.


Bell IR, et al: EEG alpha sensitization in individualized homeopathic treatment of fibromyalgia, Int J Neurosci.114(9):1195-1220, 2004b.


Bell IR, et al: Electroencephalographic cordance patterns distinguish exception clinical responders with fibromyalgia to individualized homeopathic medicines. J Alt Comp Med, 10(2):285-299, 2004c.


Bell et al, Individual differences in response to randomly assigned active individualized homeopathic and placebo treatment in fibromyalgia: implications of a double-blinded optional crossover design. J Alt Comp Med, 10(2):269-283, 2004d.


Chakrabarty S, Zoorob R: Fibromyalgia, Am Fam Physician, 76:247-54, 2007.


Clauw DJ. Fibromyalgia Drugs are 'As Good as it Gets' in Chronic Pain, Nat Rev Rheumatol., 2010;6(8):439-440.


Dietlind L, et al: Use of complementary and alternative medical therapies by patients referred to a fibromyalgia treatment program at a tertiary care center, Mayo Clin Proc, 80(1):55-60, 2005.


Donnelly L. Homeopathy is witchcraft, says doctors. The Daily Telegraph, May 15, 2010.


Fisher P et al: Effect of homoeopathic treatment on fibrositis (primary fibromyalgia), BMJ, 299(6695):365-6, 1989.


Garcia-Campayo J, et.al: A meta-analysis of the efficacy of fibromyalgia treatment according to level of care, Arthritis Research & Therapy 10(4):R81-96, 2008. Clin-eguide: Drug Information. Facts & Comparisons 4.0., St Louis, MO, 2009, Wolters Kluwer Health, Inc.

Goldenberg DL, et al: Management of fibromyalgia syndrome. JAMA 292:2388-95, 2004.


Jonas WB, Linde K, and Ramirez G, Homeopathy and rheumatic disease, Rheumatic Disease Clinics of North America, February 2000,1:117-123.


Relton C, et al: Healthcare provided by a homeopath as an adjunct to usual care for Fibromyalgia (FMS): results of a pilot randomized controlled trial, Homeopathy 98(2):77-82, 2009.

SourceWatch.org: http://www.sourcewatch.org/index.php?title=Sense_about_Science

Dana Ullman, MPH, es el portavoz principal de la homeopatía en Norteamérica y es el fundador de www.homeopathic.com. Es el autor de 10 libros, incluyendo un éxito editorial, Guía de Medicinas Homeopáticas. Su libro más reciente es, La Revolución Homeopática: Por qué la gente Famosa y los Héroes Culturales Eligen la Homeopatía (la Introducción a este libro fue escrita por el doctor Peter Fisher, el Médico de Elizabeth II).


http://www.huffingtonpost.com/dana-ullman/fibromyalgia-homeopathy_b_781144.html

3 comentarios:

  1. Ya tenia yo ganas de ver un estudio a doble ciego de un tratamiento homeopático y que además dé resultados diferentes al placebo.
    Lo que no entiendo es que razones van a dar ahora Laboratorios Boiron y otros laboratorios homeopáticos para no realizar idénticos estudios para TODOS Y CADA UNO de los productos que fabrican y venden en las farmacias.
    Enhorabuena por el trabajo de traducción y publicación.
    Es de esperar que a partir de ahora los profesionales homeopáticos que tienen paginas web ( y son unos cuantos) hagan exactamente esto, es decir, comprobar otros estudios y publicar los resultados.

    ResponderEliminar
  2. Esto no hay quien lo pare. Felicidades por el articulo.

    Respecto al comentario.... bueno no, nada.

    ResponderEliminar
  3. En principio sigo siendo excéptico pero abierto a que me convenzan y con la salvedad de decir que si una terapia te funciona, úsala.
    No veo la metodología por ninguna parte que me indique que es un estudio doble ciego, como mucho un ensayo clínico con el importante sesgo que ello trae si no profundizamos.
    Me remito a un metaanñalisis de unos investigadores suizos (por desgracia ni tengo la referencia) donde demuestran que la homeopatía y el placebo viene a ser lo mismo.

    ResponderEliminar