miércoles, 24 de noviembre de 2010

La radiación electromagnética afecta a las plantas





Las plantas presentes en la ciudad sufren los efectos de las radiaciones de las comunicaciones sin hilos y la telefonía móvil, según se desprende de un estudio europeo. La radiación de las redes Wifi es perjudicial para los árboles, causando variaciones significativas en el crecimiento, así como la producción de fisuras en su corteza, según el estudio recientemente llevado a cabo en los Países Bajos por la Universidad de Wageningen. En la ciudad de Alphen aan den Rijn, donde se realizó el estudio, se comprobó que los árboles presentaban anomalías inexplicables, que no podían atribuirse ni a virus ni infección bacteriana.

En la ciudad de Skundra, Letonia, la presencia de un radar, que deja de ser operativo tras la finalización de la Guerra Fría, fue el motivo para iniciar un estudio sobre los efectos ambientales. El equipo de investigadores encontró efectos en todos los lugares que observó, incluso a niveles muy bajos de exposición se notaban anillos de crecimiento más pequeños en los árboles, envejecimiento prematuro de las agujas de los pinos, daños cromosómicos en las vacas, disminución de la memoria, la atención, el aprendizaje y la función pulmonar en los niños de edad escolar, disminución en la cantidad de glóbulos blancos en los adultos, y una disparidad en el nacimiento de niños y niás ( más niñas).

El experimento realizado en Colorado ha mostrado la muerte de las plantas y su declive a partir de 2004. Se colocaban las plantas dentro de una jaula de Faraday, para protegerlas de las radiaciones, presentando éstas hojas sanas y abundantes a lo largo de todas las ramas. Las plantas que no fueron protegidas de la radiación sufrieron daños y retraso en el crecimiento. Haggerty señala: “ En la actualidad hay un fondo de radiofrecuencia generado por el hombre, a lo largo de toda la Tierra, aunque la fuerza de este campo es mucho mayor en las pobladas y urbanizadas. Los campos más fuertes se encuentran en Europa Central, en la parte oriental de los Estados Unidos y en China, zonas en las que se observa un deterioro de los bosques, hecho que fue comprobado por primera vez en el centro de Europa y el este de los Estados Unidos y China, experimentando una rápida desertificación. ( Más recientemente se ha observado que la tasa de mortalidad de todas las especies arbóreas en el oeste de los Estados Unidos se duplica cada 17-29 años en los bosques maduros y que la proliferación de nuevos árboles se sucede en una cantidad menor a la de árboles que mueren. Desde el declive de los álamos y el descenso de árboles en todo el mundo, se producen síntomas similares, sin que se encuentre ninguna explicación definitiva para estos sucesos, pero parece plausible que la disminución se deba a la exposición de ondas de radiofrecuencia.”

En los Países Bajos, el 70% de todos los árboles de las zonas urbanas presentan los mismos síntomas, cuando hace 5 años sólo los presentaban el 10%. Los árboles de los bosques densamente poblados están poco afectados.

Además de los campos electromagnéticos creados por la telefonía móvil y la tecnología de las redes Wifi, las finas partículas emitidas por los automóviles y camiones pueden ser también los culpables.

Un estudio expuso a 20 fresnos a diversas fuentes de radiación durante un período de tres meses. Los árboles más cercanos a las fuentes de radiación Wifi mostraban un brillo plomizo en sus hojas, produciéndose la necrosis de la epidermis, tanto superior como inferior. A la larga se traducía en la necrosis de distintas partes de la hoja.

El estudio también encontró que la radiación Wifi inhibe el crecimiento de las mazorcas de maíz.

Los investigadores señalan que se necesitan más estudios para confirmar los resultados actuales y determinar los efectos a largo plazo de la radiación de la tecnología inalámbrica en las plantas.

Fuente:
cavisoc.org.uk
pcworld.com
whale.to

http://preventdisease.com/news/10/112310_emf_killing_plants_trees.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario