domingo, 21 de noviembre de 2010

Colocación de microchips en los medicamentos


Pastilla de microchips de Novartis

por Mike Adams

La colocación de microchips en los medicamentos no tardará mucho en implantarse. Novartis AG, una de las mayores empresas farmacéuticas del mundo, ha presentado un proyecto para iniciar la implantación de microchips en los medicamentos con el fin de crear la tecnología de la "píldora inteligente". La tecnología del microchip está patentado por Proteus Biomecial en Redwood City, California. Una vez activado por el ácido estomacal, el microchip empieza a detectar su entorno y enviar datos a un receptor que posee el paciente. Este receptor es un transmisor que puede enviar datos a través de Internet a un médico. La idea detrás de esto es la creación de "píldoras inteligentes" que puedan detectar lo que sucede en el cuerpo y entregar esta información al médico. Novartis planea comenzar a utilizar un microchip en los medicamentos contra el rechazo de órganos en los trasplantes , y se puede ampliar potencialmente a otros productos farmacéuticos en su área de aplicación. Esta misma tecnología también podría ser utilizada en los medicamentos utilizados por otras compañías farmacéuticas.


Todo suena muy bien, pero los lectores de NaturalNews ( sitio web que publica originalmente este artículo) se han muchas preguntas acerca de esta tecnología. Para empezar, Novartis parece que no ha realizado ensayos clínicos sobre la seguridad en la ingestión de los microchips. . “ No se espera de Novartis que realice ensayos clínicos sobre los nuevos productos”, informa Reuters. “En cambio, si va a realizar pruebas de bioequivalencia para demostrar que son iguales que los medicamentos originales ( http:/ / www.reuters.com/article/idUSTRE6A754720101108). Pero hay una pregunta: ¿ qué sustancias químicas o metales pesados están presentes en el microchip? Un microchips que transmite datos debe tener una fuente de energía, lo que significa la presencia de una batería muy pequeña y condensador. Los materiales utilizados en los condensadores y baterías, que yo sepa. Son tóxicos para el cuerpo humano y no se pueden ingerir.

Confidencialidad de los datos

Otro aspecto importante es el de la confidencialidad de los datos. Si estos microchips emiten información, ésta podría ser recogida por personas sin escrúpulos, u organizaciones, y utilizarla de forma incorrecta. Por ejemplo, supongamos que una farmacia local instala un detector de señal de los microchips en su puerta de entrada, con el fin de rastrear a las personas, recogiendo datos de su medicación. Podría descodificar esta información y utilizarla para determinar qué enfermedad afecta al cliente y luego vender productos farmacéuticos que sustituyan al utilizado. Agentes del Gobierno podrían estar equipados con escáneres de microchips para determinar los medicamentos que se administran en ese momento. Esto podría violar la privacidad de la información, compartiéndola con otra agencias o incluso venderla a terceros, por ejemplo, empresas de marketing.

Dudo que los datos transmitidos por los microchips colocados en los medicamentos tengan una gran potencia de encriptación, ya que por su tamaño no existirá mucho espacio de almacenamiento. Lo más probable es que se transmita la información en bruto, que puede ser detectada y descodificada más fácilmente.

[…]

Texto original en inglés : http://www.naturalnews.com/030341_microchips_drugs.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario