viernes, 20 de agosto de 2010

Hasta el 85% de los nuevos fármacos no ofrecen las suficientes garantías


AlterInfo Natural News, S.L. Baker


Durante años los defensores de la medicina alternativa están haciendo sonar las alarmas sobre los peligros de las prescripciones que se hacen a los pacientes. ¿Es una visión incorrecta del asunto? Pues no. Según un nuevo estudio, se demuestran los problemas que plantean los medicamentos fabricados por la industria, incluso es peor de lo que se pensaba. Los investigadores han encontrado que alrededor del 85% de los nuevos fármacos ofrecen poco o ningún beneficio, y sin embargo conlleva su uso un riesgo con perjuicio grave para el paciente.


Según el Dr. Donald Linght, profesor de Salud Comparada de la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey, autor del estudio, la industria farmacéutica ofrece un mercado basura y Big Pharma ( así es como se designa a la gran industria farmacéutica) gasta enormes cantidades para vender su basura al público.


El Dr. Light que presentó sus hallazgos el pasado 17 de agosto en Atlanta, en la 105ª sesión anual de la American Sociological Association, dijo en una rueda de prensa:


A veces las compañías farmacéuticas ocultan o subestiman los datos sobre las reacciones adversas graves de sus nuevos medicamentos y por el contrario exageran sus beneficios. El periodo de comercialización es dos o tres veces más largo que el de investigación, tratando de convencer a los médicos de los beneficios de los nuevos fármacos. Los médicos pueden ser engañados e informar incorrectamente a sus pacientes sobre los riesgos del medicamento. Es un mercado de basura que se desarrolla en dos velocidades.

El documento del Dr. Light, Productos farmacéuticos: un mercado de dos niveles que produce basura y serios riesgos (http://www.sciencedaily.com/releases/2010/08/100817111825.htm), es un análisis sobre la industria farmacéutica y sus manejos. Ha obtenido sus conclusiones después de obtener una gran cantidad de datos de distintas fuentes y estudios independientes, incluyendo el Canadian Patented Medicine Prices Review Board, la Food and Drug Administration, y Prescrire International ( una revista francesa que publica investigaciones detalladas sobre farmacología, toxicología y farmacia). Todo este estudio aparecerá en un libro de próxima publicación.

El Dr. Light pone de relieve lo que él llama el síndrome de proliferación de medicamentos, refiriéndose a la gran cantidad de personas que la industria farmacéutica expone a nuevos fármacos de baja eficiencia y mayores riesgos de efectos secundarios, incluso graves.

Los gigantes farmacéuticos han logrado esta hazaña mediante una estrategia de marketing muy controlada sobre la información que se transmite sobre los efectos positivos y negativos del fármaco. Su publicidad se basa principalmente en difundir los datos de los ensayos clínicos diseñados principalmente para minimizar los factores de riesgo, publicando estos estudios en revistas médicas, que ponen de relieve la ventaja del medicamento.

El Dr. Light pone de manifiesto que las compañías farmacéuticas gastan millones en campañas para promover su gran panacea de los medicamentos nuevos, contratando a eminentes especialistas, que los utilizan para la prescripción en otras afecciones distintas para las que fue registrado. Al promover su uso fuera de los términos aprobados, Big Pharma trata de ampliar sus ventas, actuando ciertos médicos de forma negligente, convirtiéndose en los que el Dr. Light llama
agentes dobles, que trabajan para impulsar las ventas de los nuevos productos, cuando se supone que deben ser los guardianes del bienestar de sus pacientes.
¿ Y qué pasa cuando un paciente se queja de que un medicamento le sienta mal o tiene efectos secundarios? Los estudios demuestran que el médico pasa por alto esta queja y no se tiene en cuenta, dice Light.


El nuevo estudio señala que el éxito de ventas de medicamentos basura por parte de las compañías farmacéuticas se basa en tres razones principales:


1 Big Pharma es la responsable de establecer sus propios remedios;


2 Las compañías farmacéuticas han invertido millones para construirse un cortafuegos de protección jurídica, ocultando la información sobre los peligros e ineficacia de ciertos medicamentos;

3 La eficacia de los fármacos es tan baja que resulta fácil obtener su aprobación.


El Dr. Light dice que a pesar de que existen unas condiciones para probar la eficacia y seguridad de un medicamento, las compañías farmacéuticas utilizan la estrategia de
inundar a las autoridades de control mediante una serie de ensayos clínicos incompletos, sesgados, y de poca calidad. Por ejemplo, en un estudio de 111 solicitudes de registro, el 42% no tenía suficientes ensayos clínicos aleatorios; el 40% tenía defectos de medición en los ensayos, el 39% no contenía pruebas de la eficacia clínica, y el 49% planteaba serias dudas sobre efectos secundarios graves.

El resultado es que los medicamentos son aprobados sin que nadie sea capaz de conocer su eficacia real o los daños que produce. Las empresas controlan las conclusiones científicas, que envían a la FDA o serán rápidamente publicadas, dice Light.


Como recientemente informó Mike Adams en Natural News, las estatinas son un excelente ejemplo de un medicamento recomendado en el mercados por las compañías farmacéuticas como seguro y eficaz, cuando el tiempo ha descubierto que producen más daño que beneficio a los pacientes. En el caso de las estatinas, pueden producir todo tipo de daños, como insuficiencia renal aguda, cataratas o extrema debilidad muscular.



Para más información:
http://www.asanet.org/meetings/2010Home.cfm
http://www.naturalnews.com/Big_Pharma.html


http://www.internationalnews.fr/article-85-des-nouveaux-medicaments-des-grands-laboratoires-pharmaceutiques-de-la-camelote-a-risque-55593083.html


Traducción: Zenón

No hay comentarios:

Publicar un comentario