sábado, 19 de junio de 2010

Nikola Tesla: Terapia mecánica


La utilización de las ondas y campos electromagnéticos como terapia en ciertas enfermedades no es una cosa reciente, sino que ya a principios del siglo pasado Nikola Tesla estuvo experimentando con lo que él llamó Terapia Eléctrica. Sin embargo, también desarrolló una Terapia Mecánica, con múltiples beneficios para el organismo, y que se expone en este artículo.


por Nikola Tesla


Con el fin de transmitir una idea clara de la importancia y el carácter revolucionario de este descubrimiento es indispensable hacer una breve declaración en relación con la TERAPIA ELÉCTRICA.

Hace 50 años, mientras investigaba sobre las corrientes de alta frecuencia, observé que se producían ciertos efectos fisiológicos que podían tener nuevas posibilidades para el tratamiento médico. Este primer anunció se extendió rápidamente y gran cantidad de experimentos se llevaron a cabo por grupos de expertos de aquí y de otros países. Cuando el famoso médico Dr. D'Arsonval declaró que había hecho el mismo descubrimiento, se produjo una acalorada controversia relacionada sobre quién había sido el primero. Los franceses, deseosos de honrar a su compatriota, le hicieron miembro de la Academia, ignorándose por completo mi anterior publicación.

Resuelto a hacer una reclamación, me fui a París, donde conocí al Dr. D'Arsonval. Su encanto personal me desarmó por completo y abandoné mi intención inicial, haciendo descansar el expediente de reclamación. Se demostró que mi descubrimiento precedió al suyo y que en realidad había utilizado mi aparato en sus demostraciones. La sentencia definitiva se deja para la posteridad.

Desde el principio, este nuevo arte creció rápidamente y la industria favoreció su uso, fabricando cientos de ellos diariamente. Hay varios millones de estos aparatos usándose por todo el mundo. Las corrientes elevadas han demostrado ser un tónico ideal para el sistema nervioso. Promueven la actividad del corazón y la digestión, inducen el sueño, eliminan de la piel los exudados destructivos, los resfriados y se produce una cura por el calor generado. Vivifica partes atrofiadas o paralizadas del cuerpo, disipando todo tipo de sufrimiento y salvando miles de vidas cada año. Sea como fuere, el tratamiento mecánico, que estoy a punto de dar a conocer al mundo, tendrá un beneficio incomparablemente mayor. Su descubrimiento se hizo de forma accidental en las siguientes circunstancias:

Me había instalado en el laboratorio situado en el número 35 de la Quinta Avenida Sur con uno de mis osciladores mecánicos para utilizarlo en la determinación de ciertas constantes físicas. La máquina estaba cerrada, colocada en posición vertical sobre una plataforma apoyada en cojinetes elásticos. Mediante aire comprimido estaba realizando oscilaciones isócronas, es decir, en intervalos de tiempo rigurosamente iguales. Fue tan perfecto su funcionamiento que los relojes que utilizasen este sistema indicarían la hora con precisión astronómica.

Un día, mientras realizaba algunas observaciones, me paré en la plataforma y las vibraciones de la máquina se transmitieron a mi cuerpo. La sensación experimentada fue tan extraña como agradable, y pedí a los presentes que también lo experimentaran. Así lo hicieron, quedando desconcertados y al mismo tiempo tan satisfechos como yo. Pero uno minutos más tarde, algunos de nosotros, que habíamos permanecido en la plataforma, sentimos una apremiante necesidad difícil de describir y tuvo que ser rápidamente satisfecha. Luego me di cuenta de esta maravillosa verdad.

Estas rápidas oscilaciones isócronas estimulan poderosamente los movimientos peristálticos que impulsan el alimento en los animales a través de los canales de alimentación. Se trata de un medio para que el contenido pueda ser perfectamente regulado y controlado a voluntad, sin que sea necesario el uso de medicamentos, ni otros remedios específicos o aplicaciones internas tengan que ser hechas.


Cuando empecé a trabajar con mis ayudantes en la TERAPIA MECÁNICA comíamos con rapidez y volvíamos enseguida al laboratorio. Hemos sufrido de dispepsia y problemas de estómago, bilis, estreñimiento, flatulencia y otros trastornos, todo ello producto natural de una mala práctica. Pero después de sólo una semana de aplicación se ha mejorado la técnica y mis ayudante aprendieron a aplicar la terapia de forma más adecuada, desapareciendo la enfermedad como por encanto, y durante casi cuatro años estuvimos en un excelente estado de salud, mientras la máquina estuvo en funcionamiento.


He curado a varias personas, entre ellas a mi amigo Mark Twain, cuyos libros me salvaron la vida. Llegó al laboratorio en malas condiciones, con una variedad de dolencias, entre ellas la angustia, pero en menos de dos meses recuperó su antiguo vigor y la capacidad de disfrutar de la vida al máximo. Poco después, el fuego arrasó completamente el laboratorio. No teníamos nada asegurado y la pérdida de los aparatos fue incalculable, lo cual me produjo tal trauma del que no me recuperé en varios años. La interrupción forzosa de la TERAPIA MECÁNICA me causó gran pesar. Había desarrollado un remedio maravilloso para los males que aquejaban a la humanidad, un aparato de ilimitadas posibilidades comerciales, pero cuando llegué a considerar su aplicación práctica, me di cuenta de que era completamente inadecuada.

Era grande, pesado, ruidoso, que necesitaba un suministro constante de petróleo, parte del cual impregnaba la sala como un fino rocío, que consumía grandes cantidades de energía y requería una serie de accesorios complejos. Durante los años posteriores he hecho grandes mejoras, y finalmente he desarrollado un diseño que no deja nada que desear. La máquina es pequeña y ligera, no hace ruido, no utiliza lubricantes, consume una cantidad insignificante de energía y será el dispositivo más bello que jamás se haya visto en el mercado. Mi intención es exponerla durante la recepción anual de la Prensa, aunque desgraciadamente lleva un retraso de un año, aunque preveo que va a suscitar gran interés y será objeto de una amplia difusión. Si no me equivoco habrá una en cada casa.

La aplicación práctica de la TERAPIA MECÁNICA a través de mis osciladores afectará profundamente a la vida humana. Al asegurar la regularidad perfecta de la evacuaciones corporales, el cuerpo funcionará mejor en todos los sentidos y la vida será mucho más segura y agradable. Uno de los resultados más importantes será la reducción, quizás en un 75%, de los paros cardíacos, que son en su mayoría causados por algún malfuncionamiento de los procesos digestivos y del estómago. Otra mejora importante, será la eliminación acelerada de las excreciones tóxicas. Es razonable esperar que a través de la acción terapéutica se curen úlceras y otra lesiones internas, como abscesos, y sea un alivio en casos de cáncer y tumores malignos. Médicos y cirujanos cualificados pueden realizar milagros con estas oscilaciones.

Al estimularse firmemente el hígado, el bazo, los riñones, la vejiga y otros órganos, contribuirá al bienestar. Las personas que padecen anemia serán ayudadas en su tratamiento. Pero el mayor beneficio se derivará para las mujeres, que no tendrán que sacrificar tiempo y dinero, ni las torturas que tienen que soportar. Tendrán mejor apariencia: ojo y tez clara, y se puede predecir con seguridad que el tratamiento continuo dará a la mujer una belleza nunca vista. No hay que olvidar que la eliminación de los medicamentos, las drogas, de la ingesta de ciertas sustancias, es la causa de que millones de personas estén condenadas a una muerte temprana, resultado así un incalculable bien para la humanidad.

Traducido del inglés por Zenón

1 comentario:

  1. En realidad esto lo hizo muchas veces Tesla, es decir exagerar a priori muchos beneficios de sus inventos.
    Lo unico que se puede afirmar creyendo sus afirmaciones es que quienes se someten a su maquina van a cagar inmediatamente.
    Una dieta con alto contenido en fibra lograrìa este efecto sin ninguna necesidad de movimiento vibratorio.Y siguiendo su propio razonamiento , eso ayudaria a mejorar el funcionamiento del resto de los organos citados.
    Lo cual no quita valor a los investigaciones y descubrimiento sobre electrofrecuencias que son la base de casi todo lo que se hace hoy dia al respecto.

    ResponderEliminar