sábado, 24 de abril de 2010

El fiero Cryptococcus gattii


Seguramente se ha escogido un hongo cuya denominación científica es 'Cryptococcus gattii', como candidato a producir el nuevo pánico mundial para este año. Es parecido a la canción del verano, que siempre es malísima, pero se vende como churros.

De momento, sólo es un globo sonda para ver la cara de terror que pone la gente al decirle que muere el 25% de los afectados (no quieren que les pase como con la gripe A, que no moría nadie ni aunque lo envenenaran con vacunas).

Todavía es pronto para saber si al final se decidirán por este candidato para asustar al personal y venderle cualquier porquería. De momento han conseguido con mucho esfuerzo una lista de 18 personas que tuvieron problemas en los últimos cuatro años gracias a este hongo.

Es curioso que los organismos oficiales nunca hablen de los hongos cándida, que sí son una verdadera plaga y que sí están arruinando la vida de millones de personas en el mundo. Aunque posiblemente no quieran hablar de ese tema porque saldría a la luz la evidencia de que la proliferación excesiva de estos hongos es debida a las vacunas y antibióticos consumidos como deporte (os recuerdo que la penicilina es otro hongo al que nunca nadie culpará de nada).

Los hongos cándida, que todos tenemos en el intestino, y que tienen su labor allí, pueden proliferar en un entorno para el que han evolucionado, y hacerlo exageradamente cuando la flora intestinal que los tiene que controlar es debilitada o arrasada sin contemplaciones con los potentes antibióticos que se dan como rosquillas o el potente veneno llamado “quimio”. El pobre de la foto no ha nacido para proliferar dentro de un ser humano.



El inocente Cryptococcus Gatti, (el coco, para los amigos) si llega a España lo guisaremos con arroz en vez de comprar champiñones. En la foto se ve tierno y jugoso.

¿Por qué escoger un hongo para asustar a la ingenua población mundial?

Por descarte.

Las bacterias no se pueden usar porque la gente está convencida que se eliminan con antibióticos, por tanto, no sirven para crear pánico. Debido al uso abusivo ya hay bacterias resistentes a los antibióticos, y ahí están las infecciones nosocomiales para demostrarlo, pero, no conviene tener que admitir que eso. Descartamos bacterias como posible agente mortífero.

Las toxinas con las que la industria destroza la salud de la humanidad no se pueden usar, pues como son producidas artificialmente, habría que echarles la culpa a los beneficiarios de todas las pandemias, y eso quedaría feo.

Los virus ya han quedado desprestigiados con la gripe aviar y luego con la gripe cerdita. Es lo que tiene fabricar virus de laboratorio con materiales de deshecho, que luego los pobres y enclenques virus no son capaces de contagiar a nadie. También es conveniente cambiar la presentación del producto de vez en cuando. Descartados los virus.

No se pueden usar animales que se puedan ver sin microscopio, pues la gente se negaría a vacunarse o ingerir venenos y pedirían que el ejercito los matara a tiro limpio. Descartadas las plagas de langosta, cocodrilos locos o elefantes que pintan cuadros (recomiendo ver el vídeo).

Por eliminación nos hemos quedado con los hongos o enfermedades alienígenas. Como los extraterrestres han sido desprestigiados por los “científicos”, tachando a cualquiera que admita esa posibilidad como un loco, no hay más remedio que elegir a los hongos.

Una vez admitido hongo como animal de exterminio masivo, la pregunta es: ¿Cómo conseguirán convencernos de que un pobre champiñón microscópico nos va a matar, en vez de que nosotros nos lo comamos a él?

Pues como siempre. Se hacen estudios sesgados e interesados, se soborna a unos cuantos científicos ilustres para que mientan como bellacos, y, el más efectivo: a todos los que mueran por un accidente de moto, se pone en el parte de defunción que fue por culpa de los hongos asesinos.

Lo que mi mente calenturienta no es capaz de atisbar es qué nos van a vender para protegernos de semejante amenaza, pero como me gusta poner la tirita antes de la herida os voy a decir algunos potentes fungicidas:

El orégano
El ajo
Las semillas de pomelo
La plata coloidal
El bicarbonato

Como podéis ver, todos ellos baratos y fáciles de conseguir. Pero el mejor fungicida que hay no se encuentra en esta lista. Tampoco se puede conseguir con rapidez, se trata de tener un buen sistema inmunitario y los fluidos internos con un pH alcalino. Viviendo en la sociedad actual no es fácil, pero para alguien que se lo proponga no es imposible ni mucho menos.

El ejemplo de lo que digo son las alergias que produce el polen en primavera. El polen es un buen alimento, contiene todos los aminoácidos esenciales, pero a las personas que tienen su organismo repleto de suciedad y toxinas les produce reacciones adversas. No hay que eliminar el polen de la faz de la tierra, entre otras cosas porque es necesario para la fecundación de las plantas, y sin ellas moriríamos todos de hambre. Lo que hay que hacer es una vida sana para que el cuerpo se limpie de sus inmundicias internas. A partir de entonces, las alergias e intolerancias desaparecen y el polen vuelve a ser un buen alimento.

Lo dicho anteriormente: si viene el coco, lo guisaremos con patatas.

http://eds.nireblog.com/post/2010/04/24/el-nuevo-jinete-del-apocalipsis-el-fiero-cryptococcus-gattii

No hay comentarios:

Publicar un comentario