martes, 9 de marzo de 2010

Noruega gana la batalla a las infecciones reduciendo el uso de antibióticos



OSLO, Noruega - El mejor método para disminuir el número de infecciones es reducir el uso de antibióticos.

El Hospital Universitario de Aker no se ve como un lugar limpio a donde ir a curarse. Los suelos están rayados y arañados. Una ligera capa de polvo cubre los monitores que miden la presión sanguínea.

Un tenue hedor a orina y lejía flota sobre un montón de sábanas sucias tiradas en una esquina. Sin embargo, si nos fijamos más detenidamente hasta un nivel microscópico, observamos que no hay contaminación. No hay ninguna señal de infección de estafilococos, peligrosa, contagiosa y fuera de control, como la que mató el año pasado a decenas de miles de pacientes en los hospitales más sofisticados de Europa, Norte América y Asia.

La razón: que los noruegos dejaron de tomar tantas medicinas.

Hace veinticinco años los noruegos también perdían la vida debido a esta bacteria, pero el sistema de salud público noruego contraatacó con un programa radical que hizo de Noruega el país con menos infecciones del mundo. Y la parte más importante del programa consistió en un recorte riguroso en el uso de antibióticos.

Ahora una serie de nuevos estudios de todo el mundo prueban que el modelo noruego se puede replicar con un éxito extraordinario, y los expertos en salud pública dicen que estas muertes - 19.000 al año, solamente en los EEUU -, son innecesarias.

Jan Hendrik-Binder, consejero médico de Oslo sobre el Staphylococcus aureus resistente a la Meticilina [SARM], dice: ¨es una situación muy triste y lamentable que en algunos sitios esté muriendo tanta gente, después de haber demostrado en Noruega que no se requiere un gran esfuerzo para controlar al SARM, pero hay que tomárselo en serio, prestarle atención y no rendirse¨.

Según la Organización Mundial de la Salud, la resistencia a los antibióticos es una de las principales amenazas a la salud pública en el planeta. Un estudio de seis meses de The Associated Press, descubrió que el consumo excesivo y el mal uso de los medicamentos ha causado mutaciones en enfermedades como la tuberculosis y la malaria, que antes se consideraban curables, haciéndolas mas difíciles e incluso, en algunos casos, imposibles de tratar.


LOS ANTIBIÓTICOS HAN DESAPARECIDO

El Dr. John Birger, especialista en enfermedades infecciosas, camina por los desgastados pasillos de Aker, acariciando en sus amplios bolsillos blancos “Su Biblia”, una pequeña Guía del Antibiótico, que detalla la impresionante solución, y sencilla, que se llevó a cabo en este país.

Lo que hace tan notable este libro no es lo que tiene, sino lo que falta, una gran variedad de antibióticos.

“ A vece hay que reeducar a nuestros médicos en las reglas de oro, no recetar tanto, pues nuestros pacientes no sufren más por ello, y nuestra nación, en consecuencia, tiene un menor número de infecciones”, dice.

El modelo de Noruega es sorprendentemente sencillo
Los médicos prescriben menos antibióticos que en cualquier otro país del mundo, de este modo la gente no crea resistencia a ellos.
Los pacientes con MRSA ( Staphylococcus aureus resistente a la Meticilina) que han dado positivo en las pruebas se quedan en casa.
Los médicos hacen un seguimiento de caso de MRSA, entrevistando a los pacientes acerca de dónde han estado y con quién han tenido contacto.
No recetar antibióticos a toda persona con fiebre, dice Haug, “les decimos que hay que aguantar, esperar y ver, y les damos un Tylenol para que se sientan mejor”.


REACCIÓN EN ESTADOS UNIDOS

El Dr. John Jernigan del Centro estadounidense para el Control y Prevención dijo que están pensando algunas de las soluciones aplicadas en Noruega y que “ está requiriendo a los hospitales para que lo ensayen y ver si de este modo se muestran mejoras, y si no se logran es que es preciso hacer más”. “Nadie es responsable de nuestras recomendaciones, pero supongo que los hospitales e instituciones están interesados en actuar correctamente.”

En otras partes también se ha adaptado el método de Noruega con resultados alentadores. En un centro médico de Monte Billings, se ha logrado suprimir las infecciones por MRSA en un 89%, aislando a los pacientes y con mayores medidas higiénicas por parte de todo el personal hospitalario.


En 2001, el CDC hizo un pequeño ensayo en un hospital de Pittsburgh, en una de sus unidades. El resultado fue una reducción del 80% en las infecciones por MRSA.

El programa se ha ampliado a todos los hospitales de la zona, resultando un descenso del 50% en las infecciones en el torrente sanguíneo por MRSA, dijo el Dr. Robert Muder, jefe de enfermedades infecciosas en el Pittsburgh Healthcare System.

“ Es una forma de ayudar a la gente, se ahorra dinero, se salvan vidas, y podemos enseñar lo que aprendemos de nuestra experiencia en el hospital. Aquí no se paga por una infección, simplemente.”

http://www.miamiherald.com/2010/01/11/1420165/norway-conquers-infections-by.html


http://eds.nireblog.com/post/2010/03/09/noruega-gana-la-batalla-a-las-infecciones-reduciendo-el-uso-de-antibioticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario