miércoles, 17 de marzo de 2010

El principio de certidumbre médica


Por Mario Rojas Alba

Este fragmento forma parte de la obra “Tratado de Medicina Tradicional Mexicana”, en concreto la discusión introductoria del capítulo titulado “Lógica cibernética”.


La medicina oficial reclama una práctica de la medicina basada en la certeza, no en la creencia. En un sentido ético preciso, el médico debe atender a su paciente basándose en el principio de certidumbre, en métodos de probada eficiencia; no se puede poner la vida de una persona en las manos de un profesional que actúa en función de concepciones de dudosa efectividad, o basados en creencias que no tienen sustento clínico-terapéutico, explicable y demostrable. Es cierto que la biomedicina está muy lejos de tener respuestas certeras a todos los padecimientos, ni a todos los estados de un mismo proceso morboso, es por eso que el principio de la certidumbre, como determinación o voluntad que orienta al profesional en la acción eficiente y segura, no es una concepción de verdades absolutas, sino muy relativas; si para poder actuar se requiriera siempre de una certidumbre absoluta, el ejercicio de la medicina sería imposible, y el médico no actuaría en todos aquellos casos en donde la ciencia no tuviera una respuesta certera.

La certidumbre es la obligación de cumplir algo, de tener certeza de que algo ocurre y va a ocurrir; tener el conocimiento claro y seguro, o la firme convicción de algo que se conoce sin error, específicamente de aquellos fenómenos relacionados con la salud, la enfermedad y la medicina. Tener certeza no es nada simple, ni fácilmente entendible, sobre todo si se conoce la polémica interminable sobre los conceptos de la verdad y lo falso, lo real y lo irreal.

El estudio de la Medicina requiere del pensamiento, de una forma razonada y elástica de abordar los problemas y fenomenología de la salud y la enfermedad humana. La mayoría de los programas de los estudios universitarios en España y Latinoamérica, han mantenido ordinariamente a la Lógica como una de las asignaturas obligatorias; sin embargo, eso no tiene la misma continuidad en las escuelas y facultades de Medicina, donde existen otras materias relacionadas, como estadística clínica y epidemiológica, metodología de la investigación, etc, pero, ordinariamente no se encontrará el estudio específico de la Lógica Médica. […]

Considerando en la actualidad que existen al menos dos grandes escuelas lógicas, una dominante y formal, otra emergente y complementaria de tipo difuso, es prudente determinar qué es lo que ellas ofrecen para el mejor estudio de la medicinas tradicionales y alternativas.

Hasta ahora ha dominado la Lógica cartesiana y matemática, como herramienta infinitamente ligadas al positivismo científico. […] La escuela positivista ha excluido a las medicinas tradicionales y alternativas. Su visión rígida, lineal, dicotómica, binaria, cuadrada y maniqueísta, es hoy una limitación para el desarrollo de la ciencia moderna. Hace falta la adopción de un nuevo método lógico, uno más suave, que no excluya, tridimensional, multidireccional y difuso. Sin embargo, antes de proponer una nueva lógica médica, vale exponer qué entiendo por Lógica y cuál es la tendencia dominante hoy en día.

Definiciones de Lógica

Definición general. La Academia de la Lengua Española la define como la ciencia que expone las leyes, modos y formas del conocimiento científico.

Etimología: La palabra lógica, proviene del griego lógos, que en su sentido filológico significa razón, idea, pensamiento, palabra, verbo y espíritu.

La terminación -ca, lo relativa a.

Atendiendo a sus raíces griegas, se traduce al castellano como “lo relativo a la razón o pensamiento”.

La Lógica es ante todo una ciencia que dispone de un sistema superior de conocimiento, caracterizado por el rigor, la exactitud, la solidez, la universalidad, la necesidad y la sistematización.

Lógica natural es la aptitud para razonar de los seres humanos en condiciones normales, o también, la disposición natural para discurrir con acierto sin el auxilio de la ciencia. Por lo tanto, el razonamiento lógico es una capacidad intelectual inherente a la especie Homo Sapiens, sin embargo, como otras habilidades humanas, la del pensamiento lógico puede ser desarrollada y metodizada mediante la voluntad del aprendizaje, como La Lógica formal, la matemática simbólica, y la borrosa, confusa o difusa.

Lógica formal es la ciencia que trata de las leyes, formas y modos del conocimiento científico. El objeto material de la Lógica son los pensamientos, es decir, su tema es el pensamiento en general.

La Lógica simbólica o matemática es aquella que opera mediante un lenguaje simbólico y haciendo abstracciones de los contenidos. En esta obra, los términos de lógica escolástica, formal, clásica, cartesiana, mecanicistas, simbólica, matemática, binaria, dicotómica, positiva, puritana y maniqueísta, se consideran como sinónimos.

Otra lógicas: Algunos emplean el término de lógicas alternativas para descubrir a las corrientes modernas que pretenden actualizar o superar las conformadas a partir de las matemática en el siglo XIX. Se incluye la lógica intuicionista que no admite que pueda demostrarse la verdad o falsedad de todo enunciado matemático; la denominada paraconsciente que acepta contradicciones verdaderas; y las multivaluadas. Una corriente muy reciente es la correspondiente a la Lógica Universal, que concibe esta disciplina como una rama autónoma de la matemática.

Lógica difusa. Las necesidades de la Informática y el desarrollo de programas de inteligencia artificial, han obligado al desarrollo de nuevas expresiones de la lógica, específicamente de la Lógica difuso, borrosa, matizada o confusa, que se define como aquella que admite una cierta incertidumbre entre la verdad o falsedad de sus proposiciones, a semejanza del raciocinio humano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario