miércoles, 24 de febrero de 2010

Las prácticas de los laboratorios farmacéuticos: el caso Avandia


por Joel S. Hirschhorn / 24 de febrero de 2010


La ética empresarial se ha convertido en un oxímoron. Los bonos de Wall Street subieron un 17%, más de 20 mil millones de dólares en 2009, gracias a las contribuyentes que sacaron de apuros al sector financiero después de la debacle. Todos tenemos razones para odiar a los sectores bancario y financiero que hundieron nuestra economía, bajo la corrupción política y los intereses corporativos.

También hay motivos suficientes para detestar a la industria farmacéutica. Además de cargar sobre las personas precios onerosos por sus medicamentos, su avaricia empresarial, junto con la falta de regulación y supervisión por parte de los gobiernos, su ineficacia, encima nos matan con peligrosas drogas.

El último fiasco, que llaman con dulzura Avandia, un medicamento contra la diabetes, ahora se revela como perjudicial en la larga historia de drogas que reciben el visto bueno del Gobierno que pueden ser letales. Según Bloomberg News: “ La Agencia por la Seguridad en la Alimentación y los Medicamentos, pidió a la empresa GlaxoSmithKline Plc que se retire del mercado el medicamento Avandia contra la diabetes porque podía ser causa de 500 ataques cardíacos al mes”. ¡Al mes! La droga puede estar vinculada con 304 fallecimientos en el tercer trimestre de 2009, lo que implica miles de muertes hasta la fecha.

Estos acontecimientos son deprimentes. En estos últimos años, las compañías farmacéuticas han cometido actos criminales que les obligó a pagar las multas mayores en toda la historia de los Estados Unidos. Son los caos de Pfizer, Eli Lilly, Bristol-Myers Squibb y otras cuatro empresas, alcanzando las multas más de 7 billones de dólares desde mayo de 2004. Es una cantidad impresionante, pero una miseria en comparación con las enormes ganancias de la industria de la droga.

En particular, Pfizer ha sido multada varias veces en los últimos 6 años por la promoción ilegal de sus medicamentos. La última sentencia es de septiembre pasado, cuando Pfizer tuvo que pagar 2,3 mil millones de dolares en sanciones por promocionar Bextra fuera de etiqueta.

Es la mayor multa de la historia. Este tipo de comportamientos requiere de una actuación diligente por parte de la Agencia de Control Norteamericana. Sin embargo, el caso de Aventia demuestra, una vez más, la omisiones en que están incurriendo los gobiernos.

La FDA ha puesto de manifiesto que hay una estimación de más de 83.000 ataques al corazón entre 199 y 2007: “Los estadounidenses tienen derecho a saber los riesgos que hay para su salud, cosa que con Avandia GlaxoSmithKline tiene la responsabilidad de comunicárselo. Los pacientes confían su salud y sus vidas a las compañías farmacéuticas, y la actuación de GlaxoSmithKleine es un claro ejemplo de abuso de confianza.”, dijo el senador Max Baucus.

El Comité del Senado comenzó su investigación después de que el New England Journal of Medicine publicase un estudio en mayo de 2007, alertando de los posibles riesgos cardiovasculares de Avandia, que empezó a comercializarse en 1999, alcanzándose unos ingresos anuales de 3 billones de dólares hasta 2006, incluidas las ventas de un medicamento combinado, que incluye Avandia. Las ventas cayeron hasta los 1,2 mil millones de dólares en 2009, dos años después de publicarse en estudio, que hablaba de un 43% de riesgo de padecer un ataque al corazón. Fue una de las drogas de mayor venta, y claro, hicieron todo lo posible por proteger sus ventas, en lugar de proteger a los usuarios.

El informe del Senado de EE.UU tiene detalles increíbles de como una compañía farmacéutica lleva a cabo un sinfín de tácticas y tejemanejes para evitar que la opinión pública y la comunidad médica sepa cuán peligroso es Avandia. El informe dice: “ Aún teniendo evidencias del peligro de Avandia y los riesgos asociados a sufrir riesgos cardíacos, GSK tenía que haber advertido a sus pacientes de este peligro y la propia FDA. En cambio, los ejecutivos de GSK intimidaron a los médicos independientes, centrándose en aplicar estrategias para reducir las informaciones en las que se decía de los riesgos cardiovasculares de Avandia, restando importancia al asunto y de que otras dorgas podían reducir tales riesgos”.


La compañía sigue luchando para mantener el medicamento en el mercado. Imagínese el ejército de grupos de presión que tiene que emplear para salvaguardar sus intereses. Otros sectores tienen el mismo comportamiento: un saqueo generalizado del sector empresarial.


http://dissidentvoice.org/2010/02/pharmaceutical-pillage/



A pesar de lo dicho, todavía los representantes del laboratorio farmacéutico insistían en julio de 2008 en las bondades del producto, si no lean a continuación la carta de protesta que enviaron a la Vanguardia:

"La carta enviada por el director de GlaxoSmithKline de México dice lo siguiente:

“En la página Omnia de la edición impresa, así como en la edición electrónica de Vanguardia, correspondiente al 25 de junio de 2008, se publicó la nota “Cuidado con estos fármacos”, la cual incluye información sobre dos de los fármacos que GlaxoSmithKline (GSK) comercializa en México: Avandia© (rosiglitazona) y Seretide© (propionato de fluticasona/ salmeterol) para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 y del asma bronquial, respectivamente.

Es importante mencionar que ambos medicamentos continúan comercializándose en México y en el resto del mundo, con la aprobación de las autoridades de salud.

La publicación de esta información puede generar confusión y alarma innecesarias entre los pacientes diabéticos y asmáticos que están bajo tratamiento con estos productos e incluso suspender el uso de su medicamento, lo cual pondría en riesgo su salud. Por lo anterior solicitamos se haga una aclaración informativa para ambos casos.

Respecto a Avandia, deseamos hacer las siguientes precisiones:

*La información a la que hace referencia la nota fue publicada como resultado de un meta-análisis que excluyó estudios de Avandia vs otros medicamentos y el cual fue publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana (Journal of the American Medical Association /JAMA)), en septiembre de 2007. Sobre este artículo es importante destacar que:

*(a) Toma como referencia algunos estudios que no fueron originalmente destinados o dirigidos a explorar desenlaces cardiovasculares.
*(b) Muchos de los estudios contemplados en este meta-análisis se realizaron a corto plazo y se presentaron pocos eventos adversos cardiovasculares.

*Como parte del seguimiento científico, se han publicado cinco estudios que avalan la seguridad cardiovascular de rosiglitazona. Los más recientes fueron presentados durante la última reunión de la Asociación Americana de Diabetes (realizada del 6 al 10 de junio del presente año, en San Francisco, California). Esos estudios destacan que:

*(a) La rosiglitazona “no se asocia” con incrementos en el riesgo de muerte por eventos cardiovasculares.

*(b) Se observó una tendencia hacia el “beneficio” cardiovascular en pacientes tomando Avandia©. Es decir, que los pacientes que ya están en tratamiento tienen un beneficio de protección adicional ante eventos cardiovasculares, incluyendo aquellos que por su perfil pudieran tener un riesgo mayor.

*(c) Avandia© (rosiglitazona) se ha convertido en el medicamento antidiabético más estudiado actualmente a nivel mundial.
El representante de Glaxo-SmithKline termina su misiva con las siguientes palabras:

“Para GSK lo más importante son los pacientes, es por ello que nos preocupamos en ofrecer medicamentos eficaces y seguros y cumplir así con nuestra misión de permitir a las personas hacer más, sentirse mejor y vivir más tiempo”.

Atentamente,
Dr Jorge Tanaka
Director Médico de GlaxoSmithKline México."


http://www.vanguardia.com.mx/diario/noticia/salud/vidayarte/farmacos:_%C2%A1que_quede_claro!/194450

¿A esto cómo se llama?


No hay comentarios:

Publicar un comentario