sábado, 9 de enero de 2010

Se va desvelando la campaña de vacunación de la gripe H1N1





La mayor parte de las personas han entendido que había algo raro en la gestión de esto que se llama crisis.

Los cientos de millones de dólares o de euros que se han invertido en la propaganda a favor de la vacuna no ha logrado convencer a las personas para que acudieran a vacunarse. Estos esfuerzos propagandísticos han fracasado. Millones de personas han recibido una información que de otro modo no habría salido a la luz: sobre el peligro de ciertas vacunas; la corrupción existente en el seno de la OMS y entre ciertos funcionarios de Salud Pública.

Al menos seis países han puesto en marcha comisiones de investigación:

Rusia, por boca de Igor Barinow, que incluso amenazó con retirarse de la OMS debido a la corrupción reinante. ( véase a este respecto: http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/12/corrupcion-y-vacunacion.html )

Holanda, que ha puesto en marcha una investigación contra Albert Osterhaus, uno de los expertos clave en la declaración de pandemia por parte de la OMS y que ha podido ganar varios millones de euros “donados” por las empresas farmacéuticas (véase: http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/12/oms-acusan-de-corrupcion-al-papa-de-la.html ).

Italia, que ha exigido una investigación por corrupción.

Francia, donde también se ha hecho la misma petición por parte de la oposición.

El Comité de Salud del Parlamento Europeo, presidido por el doctor Wolgang Wodarg, que por unanimidad ha exigido una investigación por corrupción dentro de la OMS (véase:
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/12/los-estados-miembros-del-consejo-de.html )

Polonia, que por boca de su Ministra de Salud, Ewa Kopacz, y su primer ministro, se han negado a participar en la campaña de vacunación masiva a la población (véase:
http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/11/las-muy-directas-declaraciones-del.html)

Lo más extraordinario de estas denuncias es que provienen de políticos electos, en su mayoría miembros del gobierno o que forman parte de diferentes organismos.

En nueve meses, la OMS y ciertos funcionarios de salud pública han hecho progresar como nunca el conocimiento del público en general ciertos aspectos de las vacunas que hasta entonces apenas se habían dicho. Así que tenemos que dar las gracias de que la información haya corrido a todos los niveles a:

Margaret Chan, directora general de la OMS.
Albert Osterhaus, experto en virología de la Universidad Erasmo de Roterdam de Holanda.
Laurett Onkelinx, ministra de salud pública de Bélgica.
Roselyne Bachelot, ministra de Sanidad de Francia.
Y etc, etc...

Sin ellos habrían hecho falta 30 años para lograr el mismo resultado de concienciación acerca de ciertas vacunas y las presiones que ejerce el mundo farmacéutico a gobiernos y la población en general.


Jean-Jacques Crèvecoeur
09/01/2010
Montreal (Quebec – Canadá)

Traducción: Zenón

No hay comentarios:

Publicar un comentario