viernes, 8 de enero de 2010

La tardía reacción de los medios convencionales


“El negocio más repugnante, el negocio del miedo“. Así concluía anoche Iñaki Gabilondo en el telediario de la cadena Cuatro su editorial del día.

Se refería, sí, bingo, al negocio que se ha hecho a base de meter miedo a la población mundial para vender antivirales y vacunas contra la presunta pandemia de gripe A. Gabilondo acusa, basándose en los datos facilitados por el presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa al lobby de los laboratorios farmacéuticos y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de organizar la psicosis de la gripe A.

No están mal los conceptos y frases empleadas por Gabilondo, por menos a otros les llaman alarmistas, sensacionalistas, conspiranoicos, etc:

Ola de histeria; mucha gente vinculada de forma muy estrecha con la industria farmacéutica; el pánico que recorrió el mundo no fue espontáneo sino planificado; no había nada en esta gripe que justificara tal alarma; la pandemia quedaba definida por la propagación, no por la gravedad; anunciaba oficialmente la pandemia de la gripe A; gobiernos, hábilmente pastoreados por los intereses de esos lobbyes; que “hicieron lo que les correspondía hacer: comprar millones de unidades”; la gripe A ha producido la décima parte de casos mortales que una gripe estacional; tenemos millones de dosis con las que no sabemos qué hacer; intentamos colocar -quien sabe con qué argumentos- en los países subdesarrollados; investigación sobre el papel de los lobbyes y los gobiernos en este negocio: el negocio más repugnante, el negocio del miedo“.

Algunas consideraciones:

-Es cierto que “muchos lo venían diciendo” pero nadie que los haya escuchado, visto o leído creo que considere que lo hacían “en voz baja” sino más bien que lo han denunciado “alto y claro”. Otra cosa es que pese al enorme mérito de Gabilondo al tratar este tema (observemos por cierto que como muy pocos medios y periodistas han hablado “alto y claro” sobre ellos al final el propio Gabilondo se convierte en noticia pro ello) en el periodismo convencional hoy se espera a que una fuente oficial, en este caso un alto cargo político de la Unión Europea, “confirme” algo para hacerlo “realidad”.

-Un seguidor del blog me escribía ayer por la noche un correo cuyo análisis considero impecable:

“Los medios de comunicación alternativos dan pistas bastante antes que los convencionales de muchos escándalos. Acaba de estallar uno (…) Como ha dicho Gabilondo (parece que ahora sí debe de ser verdad, ya que lo dice Gabilondo), los gobiernos “pastoreados” por el lobby farmacéutico, han comprado chiquiticientos millones de dosis de vacuna que están aparcadas esperando a Godot”.


Pedro, que es como se llama este amigo, mandaba este correo a sus contactos de la Tertulia La Moderna, a la que acudí antes de Navidad a exponer precisamente todo esto del marketing del miedo aplicado a la salud. Se preguntaba: “¿Es futurólogo Miguel Jara? No, simplemente tiene canales de información más eficaces que los convencionales, y que cualquiera puede seguir. De eso se trata y así no tardaremos tanto los periodistas en alertar a la población sobre este tipo de manipulaciones.

-El argumento del sospechoso cambio de definición de pandemia que realizó la OMS justo antes de comenzar a expandir el miedo a la “pandemia” ya lo había dado la doctora y monja Teresa Forcades hace meses en la ya famosa entrevista que le grabó Alish y que luego ha sido el documental distribuido en internet bajo el título La gripe A o el marketing del miedo. Dio eso y mucho más y el mascarón de proa del grupo PRISA, el diario El País, marcó un hito de antología en la falta de ética en periodismo con aquel texto sobre la “monja-bulo”.


Conclusiones: -Un aplauso para Gabilondo por hacer su trabajo en tiempos en que la profesión, en general, se ha olvidado de hacerlo (repito, su editorial le convierte en noticia a él por lo extraño que resulta ver este tipo de editoriales e informaciones en los grandes medios). -Los periodistas debemos aprovechar este montaje global para hacer autocrítica… o nos cargaremos definitivamente esta profesión. -Las informaciones de calidad y críticas sobre la “pandemia” de gripe A han corrido por internet durante meses (aquí hemos seguido desde el comienzo publicando sobre todo informaciones inéditas y en exclusiva). -Ya se había sembrado el precedente de la gripe aviar con muchos de los mismos actores. -Estemos muy atentos y sigamos difundiendo buenas informaciones sobre esta y otras “pandemias”; hay más.

Más info: El libro Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad (Icaria, 2007) abunda en estos aspectos relacionados con la industria farmacéutica. Conspiraciones tóxicas: Cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales (Martínez Roca, 2007) es uno de los pocos y actualizados trabajos de investigación periodística sobre los lobbies industriales en el ámbito de la Unión Europea, claro. La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo (Península, 2009), es el libro que explica en su segunda mitad cómo se desarrollan las campañas de marketing del miedo.

Fuente: El blog de Miguel Jara

No hay comentarios:

Publicar un comentario