domingo, 6 de diciembre de 2009

La gripe A entra en fase descendente en Castilla y León, con 170 afectados por cada 100.000 habitantes



La campaña de vacunación está registrando menor demanda de la esperada, según el consejero de Sanidad.

La incidencia de la gripe A en Castilla y León ha entrado ya en fase descendente, con 170 afectados por cada 100.000 habitantes, lo que hace indicar que a finales de diciembre o principios de año el virus H1N1 podría dejar de circular.


Así lo aseguró este jueves el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, quien precisó que la evolución se debe, sobre todo, a la menor incidencia entre el grupo de edad de cero a 14 años, que estaba siendo el más afectado.


A tenor de los últimos datos del informe de la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León, correspondientes a la semana del 22 al 28 de diciembre, la tasa de mortalidad por gripe en la Comunidad Autónoma se sitúa actualmente en 0,43 casos por cada 100.000 habitantes, correspondiente a los once fallecidos habidos en Castilla y León hasta esa fecha.


Por lo que respecta a la campaña de vacunación, el consejero de Sanidad explicó que está teniendo una menor demanda de la esperada, aunque aún es pronto para hacer un balance, ya que empezó hace 15 días. Precisó que los efectos secundarios que se están observando son leves, como los de cualquier otra vacuna. En concreto, se han detectado en 35 personas que han sufrido dolor de cabeza, malestar, algunos una reacción alérgica, etc.

La Red centinela sanitaria de Castilla y León forma un sistema de vigilancia compuesto por médicos de Familia, pediatras y personal de Enfermería, de manera que, mediante las oportunas pruebas de laboratorio, confirman los casos de gripe en una muestra estadísticamente representativa de la población.

Mediante este sistema es posible disponer de información sobre las tendencias de la enfermedad en lo referido a intensidad y distribución geográfica en el conjunto español, además de proporcionar información sobre los casos que aparecen en la población general; asimismo, el análisis en los laboratorios de las muestras tomadas a los pacientes permite monitorizar las características del virus presente y su posible evolución.

Fuente: Heraldo de Soria, 6 de diciembre de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario