lunes, 7 de diciembre de 2009

Gripe A: baile de muertos para atizar el miedo.



Dialéctica entre la Apocalipsis de los científicos y la masacre de los antivacunación

La ciencia, la razón, es la gran perjudicada en este baile de muertos reclamados por los dos extremos. Más allá de la reacciones paranoicas, la opinión pública muestra desconfianza hacia las llamadas autoridades de la salud, por ejemplo cuando leen que éstas estiman las cifras de muertos en Gran Bretaña del orden de 65.000, 30.000 en Francia y 90.000 en los Estados Unidos. Por otra parte, ¿no es sorprendente que el CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) haya cambiado la forma de contabilizar la muertes, habiéndose de esta forma triplicado?

De los 65.000 muertos anunciados se quedaba en 154 el 10 de noviembre, cuando ya la virulencia de la pandemia había empezado a declinar. Esta disminución se ha podido comprobar ya en varios países, y se espera siga la misma tendencia en otros.

Sin embargo las estimaciones de los expertos de la salud que tienen un conflicto de intereses con los laboratorios farmacéuticos, se quedan cortas si las comparamos con los partidarios de la conspiración, que dicen se quiere terminar con un cuarto de la población mundial, mediante la introducción en el organismo de nanopartículas o microchips, controlando así a la población. Ni siquiera los expertos aseguran que sean 60.000 las personas con problemas por los efectos secundarios de la vacuna.

Esta aniquilación de la razón convocando a las emociones, al miedo, a las vísceras, no es nuevo y debe ser ubicado en un contexto más amplio. Su mayor caldo de cultivo es el cientifismo. Me pregunto si la Escuela de Frankfurt no es, en última instancia, la única valedora del “saber preventivo” que no se debe confundir con los datos numéricos, porque concierne a los límites morales que hay que imponer a la ciencia – a riesgo de ser confirmado por la realidad-. Desde hace más de 30 años, la Escuela de Frankfurt y sus descendientes, luchas contra el irracionalismo y el cientifismo, como tantas formas de destrucción de la razón.



El farmacomercio del miedo


Es poco probable que el baile de los muertos de la Edad Media, que inspiró la Danza Macabra del Dies Irae, retomado por Saint-Säens en el Carnaval de los Animales, guarde en el momento actual el significado del memento mori, o el recuerdo de la igualdad de todos ante la muerte.

Hemos de hacer una reflexión sobre el significado de la vida y las especificidades de la humanidad, con la que no se quiere confrontar en absoluto. Y cuando a través de imágenes directas o sugeridas nos despiertan de nuevo el temor que cortocircuita toda razón, obedeciendo ciegamente a los que quieren sacar provecho de esta situación. Lo que llamamos el farmacomercio.

Hace unos días un lector desconcertado hacía un comentario sobre la propaganda irresponsable de las autoridades sanitarias en las escuelas para influir en los niños. El caso se dio en Canadá, pero se puede aplicar a España, Francia, a toda Europa. O la publicidad de Gardasil a los jóvenes americanos: una vacuna, una muerte menos.

Cito el comentario del lector: “ Durante semanas se han enviado a los colegios documentos de información sobre la gripe para aumentar la presión sobre los padres. Se creaban en las familias divisiones, pues mientras uno quería la vacunación de su hija de 5 años, el otro la rechazaba. Se evocaba la muerte terrible de la niña... si no se vacuna va a morir. Y la niña diciendo orgullosa : Pero mamá no voy a morir, me han vacunado...

El Apocalipsis ahora...


_ Las autoridades británicas dijeron en julio: “Gran Bretaña se prepara para las 65.000 muertes por peste porcina.
_ En los Estados Unidos hablaba la CNN de un pronóstico oficial del 30% de la población infectada, con 1,8 millones de hospitalizaciones y 90.000 muertes.
_ En Australia un informe de Reuters de fecha 16 de julio, el Ministerio de Salud habla de 6.000 muertos en el peor de los casos.
_ La ministra de Sanidad en España, Trinidad Jiménez: La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha afirmado que "si la gripe estacional es la causa directa o indirecta de 8.000 muertes" cada año en España, "evidentemente nos podemos encontrar con unas predicciones al menos similares" para la gripe A, la cual "es previsible que provoque también un número alto de fallecimientos". Europa Press

[ _ En España uno de los espoleadores ha sido precisamente el presidente de la Comisión de Seguimiento de la gripe A en Castilla y León, Juan José Badiola. Veamos sus declaraciones:
"Un tercio de la población podría contagiarse" Ha reconocido que la "disponibilidad de la vacuna es limitada", ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que podría contagiarse un tercio de la población, unos 2.000 millones de personas, y es difícil que la industria internacional pueda producir un número tan elevado de dosis, teniendo en cuenta que también está fabricando las de la gripe estacional... l presidente del Colegio de Veterinarios de España, Juan José Badiola, ha advertido de que "si no se establece un programa de vacunación rápido contra la Gripe AH1N1 puede haber una explosión de casos en invierno". RtveCyL/ gripe A

Sobre las declaraciones de Juan José Badiola ya publicamos una entrada anterior que se puede consultar en la siguiente dirección:


http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/11/las-declaraciones-de-juan-jose-badiola.html

donde se da cuenta en qué sentido van los tiros, más cuando se trata de un científico con un alto nivel de decisión, que debe medir muy bien sus comentarios y las consecuencias de sus acciones. ]

Un listado de profecías que se basan en lo que dice la OMS, a la que miran todos los científicos del mundo como administradores de dosis de miedo en una película, dando riendo suelta a su imaginación.

[Este apartado del original francés, que se refiere a un caso concreto de ese país, lo sustituimos por uno concreto del nuestro: el tratamiento de la enfermedad por la televisión pública de Castilla y León.

Datos ofrecidos por Radio Televisión Española en Castilla y León sobre la gripe A.
http://rtvcyl.es/tags.cfm/tags/hemeroteca/GRIPE%20A

Si observamos las noticias de su portal entre el 30 de abril y el 4 de diciembre de este año, podemos comprobar los siguientes aspectos:
- La mayor parte de ellas se refieren a contagios por la gripe, las muertes producidas y otros tipos de dolencias causadas por este virus (abortos....)
-En ellas se defiende claramente la vacunación contra la gripe.
-Se recogen únicamente declaraciones de partidarios de la vacunación, representantes de la OMS y de los Comités Científicos que están relacionados con ella.
- No hay declaraciones críticas contra la vacunación o que den otra visión de la enfermedad..
- No se recogen en ningún caso posibles efectos secundarios en las personas vacunadas, o incluso de los recogidos en la documentación del fármaco.
- Siendo un servicio público hay claramente una distorsión al ofrecer únicamente la versión de las autoridades y Comités Científicos con un claro conflicto de intereses.


El discurrir de la gripe A no es el de la bolsa...

Para desgracia de los accionistas, el virus no tiene un comportamiento neoliberal, ni la capacidad para solventar todas las dificultades financieras de las empresas farmacéuticas que: “ no han buscado todavía reemplazo para sus fármacos estrella una vez que les expire sus patentes”.

A mediados de agosto nos enteramos de que se están llevando a cabo pruebas fiables en Gran Bretaña a... 10 pacientes que presentaban un síndrome de gripe, contagiados por el virus H1N1. Durante el pico de la gripe estacional ya se daba el caso de que el 50% de los casos eran de la A, Es decir, el virus H1N1 estaba sustituyendo al de la gripe estacional.

En septiembre, el diario Times todavía dice que no se puede ignorar que el número de muertes previstas por la gripe porcina será de 40.000, pero que los servicios de Salud Pública están bajando estas previsiones, quizás 40.000 muertes menos de las esperadas. Una diferencia apenas perceptible...

Las nuevas estimaciones oscilan entre las 3.000 y las 19.000, en el peor de los casos, siempre que se infecte en torno al 30% de la población y la mortalidad estimada sea del 0,1 %.
La revista Britsh Medical Journal ofrece un artículo de Peter Doshi en el que se culpa a las autoridades y los responsables políticos de la salud de responder modo alarmista, injustificado en el momento de hacer su aparición el virus H1N1. Han reaccionado como si fuera un gran desastre, y deben esperar una oleada de críticas sobre la legitimidad y sabiduría de estas medidas.

Por otro lado, el 10 de noviembre, el diario The Independent, bajo el título “Pandemia, ¿qué pandemia?”, dice que si no fuera por esta campaña perfectamente orquestada este habría sido el año con la pandemia más leve de la historia, aún cuando los expertos cifraban los muertos en 250.000, pues habían puesto la tasa de mortalidad comparable a la de la gripe aviar...”.

Entonces de 65.000 en julio hemos pasado a 19.000 en septiembre, en octubre …

En Estados Unidos se han inflado artificialmente las cifras, pero aun así se mantendrán por debajo de la gripe estacional


El número de muertes estimado por el CDC era de 3.900 a 17 de octubre. Estas estimaciones han sido criticadas porque las cifras publicadas por la organización han subido drásticamene, desde los 1.200 a los 3.900, luego a 4.400 en diciembre, todo ello por la inclusión de muertes en las que se sospecha la presencia del virus H1N1, aunque no se haya confirmado. El número promedio de contagios fue de 22 millones, según la misma organización.
Si comparamos estos datos con los de la gripe estacional que hace la CDC, cifra en 36.000 en número de muertos al año en Estados Unidos.

Las consecuencias alarmantes de este cambio de criterio utilizado por la CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) para contabilizar las muertes ha sido criticado más allá de los círculos médicos e independientes que están inmunizados contra la histeria colectiva que rodea la gripe. Incluso la muy oficial Äzrte-Zeitung alemana dice que no hay casos reales de muertos para elevan las cifras.

Fuente: Fragmento del artículo aparecido en Pharmacritique
Los apartados insertados son nuestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario