lunes, 23 de noviembre de 2009

Las muy directas declaraciones del Primer Ministro y la Ministra de Sanidad polacos


A la Comisión Europea no le gustan las voces discrepantes

Polonia se niega a la utilización de una mal probada vacuna contra la gripe A y la falta de responsabilidad de los laboratorios por los efectos secundarios. Hay presiones sobre el Ministerio de Sanidad.

Esta es la noticia que ha dado la radio pública de Polonia el día 13 de noviembre, con los siguientes titulares: “Acciones legales contra el ministro de Salud por su oposición al uso de las vacunas contra la gripe”.

El defensor del Pueblo dio un ultimátum al Ministro, la Dra. Ewa Kopacz, para que según él se garantizasen los derechos de los ciudadanos, bajo la amenaza de persecución legal si no se compran las vacunas contra la gripe A en los próximos días. Según Janusz Kochanowski el ministro de Salud juega con la salud de la población. Incluso las autoridades europeas han amenzado con tomar medidas para compensar la falta de responsabilidad de las autoridades polacas. La Comisión Europea está presionando al gobierno polaco, que insiste en que no comprará vacunas si no se realizan estudios serios que demuestren su seguridad y la relación entre los riesgos y los beneficios. A partir de noviembre, el primer Ministro, Donald Tusk, ya había criticado directamente la falta de una evaluación seria de las vacunas y de la negativa de las farmacéuticas a asumir sus responsabilidades en los casos de efectos secundarios graves. Criticó también los dudosos contratos que presentaban los laboratorios. Para las autoridades polacas, las vacunas sólo sirven a los intereses financieros de los laboratorios. Su administración es grandes cantidades a la población es una forma de jugar con la salud de la población.

Ucrania y Polonia; situaciones muy diferentes e informaciones muy partidistas de los medios de comunicación.

Según la Radio Polaca, hasta el 13 de noviembre de 2009, se han dado poco más de 220 casos de gripe en Polonia.

Los medios de comunicación franceses han difundido ampliamente la situación de Ucrania, donde el virus de la gripe A se está difundiendo ampliamente, lo que no es el caso de Polonia. La fuerte oposición del gobierno polaco, sus críticas a la seguridad de las vacunas y la falta de transparencia de los laboratorios, han sido cosas de todos los días. Los medios de comunicación han apoyo al unísono el discurso de Roselyne Bachelot y de los expertos contaminados por los conflictos de intereses (Bruno Lina, Brigitte Autran, Claude Hannoun, Daniel Floret y muchos otros, ya que son 20 los miembros del Comité Técnico de la vacunación, de los cuales 16 tienen vinculación con los laboratorios: Sanofi, Novartir, Roche, GSK, etc).

Los conflictos de intereses se han visto en las primeras instancias del gobierno: Nicolas Sarkozy y François Sarkozy y su relación con Sanofi, y otras empresas, o en el pasado la misma ministra de salud, Roselyne Bachelot).

No hay forma de que entiendan los franceses que no todos los países han tenido la misma reacción histérica contra la gripe A. Y tampoco se puede arremeter contra un gobierno que no está dispuesto a cargar sobre sus espaldas la administración de vacunas no probadas.

Donald Tusk, no se anduvo con rodeos acerca de los intereses y los métodos que utiliza el lobby farmacéutico:
Sabemos que las simpatías de la Comisión están muy cerca de la industria farmacéutica, con la que trabaja codo a codo para imponer paquetes de productos farmacéuticos, que se abandonen las empresas de farmacovigilancia y que se puedan eludir las actuales restricciones a la publicidad de los medicamentos y su acceso directo a los pacientes. También sabemos que la salud está subordinada a los imperativos económicos de la Comisión, ya que todo lo que toca, sea de lejos o de cerca, a los medicamentos está regido por la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores, pero también conocemos las presiones ejercidas por la Dirección General de Empresa e Industria a la Comisión Europea, con un fuerte conflicto de intereses.

Así que no me sorprende que la Comisión Europea esté presionando para imponer los intereses de quien son sus amigos, las empresas Farmacéuticas. Este es el estado actual de las cosas y parece que no quiere que se cambien: La Asociación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA) se ha opuesto a la transferencia de las reglamentaciones que debiera asumir la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores.


El Primer Ministro Polaco, ha respondido con sorna que aun sintiendo respeto por la Comisión Europea y su capacidad para tomar decisiones en situaciones de emergencia, no impide a Polonia expresar la crítica y la llamada a la calma para que se evalúe la información que surge de diferentes fuentes en relación a la gripe y las vacunas. El mensaje es claro y mordaz: la Comisión Europea insta a los países a asumir la responsabilidad de lo que debiera ser de los laboratorios, cuyos productos deben se sometidos a una ratificación científica.

Vemos a las Industrias en unas labores poco usuales, pero sólo cuando se trata de un mercado que dé potencialmente grandes beneficios. También se pregunta sobre la histeria creada en torno a esta forma de gripe".

El silencio de los medios de comunicación franceses sobre estas declaraciones no muestran claramente que no quieren que estamos informados de ciertas cosas. Por el contrario, nos bombardean con un supuesto consenso mundial sobre las medidas a tomar: vacunación masiva, que los países no pueden pagar. Bienaventurados los franceses y otros ciudadanos europeos cuyos gobernantes se sacrifican en pos de la salud de sus ciudadanos y no escatiman en medios...


Posición de la ministra polaca de la Salud

En un discurso ante el Parlamento Polaco el día 5 de noviembre, la Dra, Ewa Kopacz, expone los motivos de su oposición, en términos muy claros y directos. Un resumen podría ser éste:
Dice que quiere continuar con su máxima como médico de Medicina General, “no hacer daño”. Señala también que los contratos ofrecidos por la compañías farmacéuticas en Polonia son sospechosos, según un análisis realizado por los servicios públicos legales. Sería irresponsable firmar contratos que sólo sirven a los intereses de las empresas farmacéúticas. No hay transparencia en las tres vacunas disponibles.


Hay pruebas de evaluación, pero todavía son escasas, y en el momento que los laboratorios ofrecen estos contratos, los ensayos clínicos son insuficientes, sin información clara sobre los ingredientes y los efectos secundarios, ni de las reacciones adversas.

Algunas de las vacunas están en la fase 4, pero las pruebas de evaluación son insuficientes, con un número muy limitado de participantes: 160 voluntarios en una y 600 en otra, de entre 18 y 60 años de edad.

No es que nos neguemos a la vacunación, pero no firmaremos contratos hasta que sepamos más sobre las vacunas.
La gripe estacional es más grave, causa más complicaciones y muertes cada año. En Polonia hubo un gran número de casos en 2003, pero nadie gritó ¡Pandemia! ¿Por qué este cambio? ¿Por qué esta presión? ¿Y no es extraño que la OMS declare una pandemia cuando el número de casos era pequeño?



Fuente: Pharmacritique

No hay comentarios:

Publicar un comentario