martes, 27 de octubre de 2009

CEVALPAN no es más segura que las vacunas con adyuvantes, Pandemrix y Focetria. Las recomendaciones son confusas y contradictorias.

El 16 de octubre, la revista alemana Arznei-Telegramm publicaba un artículo alertando sobre el negocio de la gripe y los problemas planteados por las vacunas
( http://iniciativaciudadanaii.blogspot.com/2009/10/unas-vacunas-demasiado-peligrosas-y.html ), haciendo hincapié en la confusión reinante en Europa, donde las autoridades de salud y los políticos han caído en las redes de las compañías farmacéuticas.
En Alemania sólo se va a vacunar con Pandemrix, una vacuna con adyuvante, de la que se han comprado 50 millones de dosis en... el año 2007, para vacunar a 25 millones de personas. También será la vacuna más utilizada tanto en Francia como en España (37 millones de vacunas).
Posteriormente los medios de comunicación señalaron que había dos niveles de vacunación, para que no a todo el mundo se le inyectase Pandemrix con adyuvante. Y es que el ejército alemán ha adquirido 250.000 dosis de CEVELPAN, una vacuna de Baxter sin adyuvante. La EMEA, Agencia Europea del Medicamento, acaba de darle el visto bueno.
Pero más recientemente la polémica se ha desatado al saber que altos funcionarios y políticos se van a inmunizar con CEVALPAN. Ante las críticas por esta medicina a dos velocidades, la canciller Angela Merkel ha anunciado que todavía no está claro qué miembros del gobierno van a utilizar la misma vacuna que el resto de la población (Pandemrix, con adyuvante).
Sin embargo, los ensayos y pruebas clínicas realizadas con CEVALPAN no indican un perfil de seguridad mejor, pues incluso ha sido menos probada que Pandemrix.
Pandemrix, de GSK, ha presentado una vacuna desarrollada a partir de la de la gripe aviar en la que sólo ha cambiado el antígeno. A pesar del tiempo disponible por GSK desde la falsa pandemia de gripe aviar no ha cambiado la tecnología utilizada en las vacunas, conteniendo el adyuvante AS03 (escualeno, polisorbato, tocoferol y vitamina E), tiomersal, una forma de mercurio utilizado como conservante en las vacunas para todas las pandemias. Ocurre lo mismo con la vacuna Focetria, de Novartis, que contiene el adyuvante MF59C, que también lleva escualeno y tiomersal.
Para convencernos de la utilización de la vacuna con adyuvante, nos dicen que las compañías farmacéuticas se han visto sorprendidas por la aparición de la pandemia y no han tenido tiempo para desarrollar una evaluación de los riesgos de la vacuna. ¿No han tenido tiempo desde 2005 para verificar los ensayos clínicos para comprobar la tolerancia al escualeno de Pandemrix y Focetria?
Pero han ido invirtiendo dinero en vacunas contra la gripe aviar, patentándolas con rapidez y que no podían vendernos, de modo que ahora nos las cuelan para evitar el déficit en sus ganancias y al mismo tiempo realizar un experimento a gran escala, cuando ya se pensaba que esto eran cosas de tiempos pasados.
El timerosal ya no puede ser utilizado debido a sus efectos secundarios, siendo el más peligroso el de la hipersensibilidad.

La vacuna que contiene escualeno debería limitarse a aquellos enfermos crónicos de edad avanzadas, cuya respuesta inmune en mucho menor que en la de un adulto sano. Véase sino la advertencia sobre la cautela que hay que tener en la administración de Fluad, que contiene el adyuvante MF59C, con escualeno, el mismo de Focetria:

“Indicaciones: inmunización contra la gripe en ancianos mayores de 65 años, en particular en los sujetos con riesgo de complicaciones, diabetes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias)
Nota: Estas restricciones son mayores que en las vacunas sin adyuvantes que se comercializan actualmente”.

Además es una cuestión de una peor tolerancia: “Los efectos adversos fueron más frecuentes en las vacunas con adyuvantes, de 2 a 3 veces mayor, que en las que no lo tenían. La reacción más común fue la inflamación en el lugar de la inyección, que no se mantuvo mucho tiempo.”
El mismo Consejo de Salud Pública, con fecha 22 de junio de 2009, destaca el fracaso y los riesgos de las vacunas con adyuvantes que contienen escualeno, aunque se refiere a él como una emulsión de lípidos:
“ En relación con el adyuvante de emulsión lipídica, hay que hacer hincapié en la falta de datos sobre la seguridad a largo plazo cuando se utilizan esta clase de terapias adyuvantes, sobre todo en el caso de una vacunación masiva. El uso del mismo en pacientes cuyo sistema inmunitario esta todavía madurando, plantea muchas preguntas y debe ser estudiado”.


Sin embargo, los aditivos no son el único problema. La técnica utilizada mediante el cultivo en celulas Vero (céluas renales de monos verdes africanos) o las células tumorigénicas MDCK (riñón del perro Madin-Darby), es muy controvertido y no es admisible su uso en este caso, alegando que se trata de una pandemia y es preciso administrarla a gran escala.
La presión de los laboratorios y que se corriese la noticia de que no habría vacunas para todos, hizo que se cerrasen los ojos ante los riesgos que esto suponía. Este fue un experimento que Wolgang-Becker-Brüseer (director de Arznei-Telegram) fue uno de los primeros en denunciar.


En cuanto a CEVALPAN, la última vacuna aprobada en Europa, combina dos tecnologías también muy controvertidas: usa un virus inactivo (en lugar de utilizar viriones, virus divididos) y el cultivo en células Vero. Esto puede leerse en el Informe Público de Evaluación de la EMEA (Agencia Europea del Medicamento).

Otras preguntas...

¿Por qué en Estados Unidos no se han autorizado ninguna de estas vacunas? ¿Por qué la FDA aprobó vacunas producidas con tecnologías convencionales, como la de la gripe estacional? Aunque dicho sea de paso, también contienen timerosal.

Fuente: Pharmacritique

1 comentario:

  1. Al menos esta vacuna es bastante similar a la de la gripe estacional habitual y no contiene adyuvantes basados en el escualeno que son los prohibidos en USA. Si yo tuviese un factor de riesgo esta sería la vacuna que elegiría.

    ResponderEliminar