miércoles, 7 de octubre de 2009

CALENTAMIENTO GLOBAL: REALIDAD O FICCION.

El siguiente artículo fue enviado por el científico Gilles Mercier, miembro del PCF en Vitry. El diario L'Humanité se negó a publicarlo, sin justificación alguna, me dijo el autor. Espera abrir un debate público y que provoque reacciones...

Las ideas dominantes son las de la clase dominante


La actividad industrial del hombre es la responsable del cambio climático. Esta afirmación se basa en los trabajos del GIEC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima). Quizás es que el GIEC no sea una institución científica, sino una creación política. Sus miembros son nombrados por los gobiernos y no todos son científicos. El objetivo del GIEC no es determinar las causas del calentamiento global, “pero las encuestas determinan que las preocupaciones de los científicos, los técnicos y en el terreno socioeconómico, es que el cambio climático está provocado por el hombre”. El GIEC ha demostrado la validez de la hipótesis de la que partió, pero no constituye una verdad científica.

No hay consenso científico sobre el origen del calentamiento global. El recurso de casación de Heidelberg (1992), la declaración de Leipzig (1996), la petición de Oregón (1998), son todas ellas declaraciones de los científicos para mostrar su desacuerdo con las conclusiones del GIEC. Esta oposición se manifestó en la formación de grupos no gubernamentales para el estudio del clima, que acaba de publicar este año su segundo informe. Para estos científicos no hay certeza de una responsabilidad directa del CO2 en el calentamiento global. Creen que es el resultado de de fenómenos naturales poco conocidos, como la alternancia de periodos de enfriamiento y de calentamiento de la tierra, que se sabe se producen desde hace millones de años.

No es sorprendente la falta de unanimidad de los científicos sobre el origen del calentamiento global. Es un caso muy repetido en la investigación. Los medios de comunicación, la prensa, siempre saca conclusiones de las informaciones que les llegan de los científicos. Los que piensan de otra forma no existen. Parece existir un pacto para que estos ea así. Ya no existe la posibilidad de un debate científico. Y los científicos parecen dejarse llevar por el pensamiento dominante. Ganan de esta forma notoriedad y fondos para sus investigaciones.

¿Qué interés puede tener la burguesía en explotar la teoría del calentamiento global en relación con la salud humana? En 1972, el Club de Roma patrocinó el informe “Los límites del crecimiento” para justificar el cierre indiscriminado de empresas. El informe, bajo el pretexto de la protección del ambiente, hace un canto a la decadencia, pero no encuentra una respuesta positiva, tanto en los países desarrollados como los que están en vías de desarrollo. La burguesía de los países occidentales crea el concepto de preservación del ambiente y desarrollo económico.
(En el transcurso de los años 70-80 aparece el concepto de desarrollo sostenible. La tautología del desarrollo sostenible se puede resumir como “la forma de mejorar la vida de las comunidades humanas sin sobrecargar los ecosistemas”. Es la reanudación del informe del Club de Roma)

La fuerzas del capital en los países occidentales han optado por detener el desarrollo de Europa. Las áreas de producción se encuentran ahora en otra parte. La necesidad de reducir la actividad económica para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ya sí limitar el cambio climático es la aceptación de una ideología basada en la austeridad: hay que aceptar sacrificios para salvar el planeta. El impuesto sobre el carbono y los impuestos verdes así lo demuestran. Los grupos ecologistas refuerzan esta idea de preservación del medio y que esto depende de la suma de los comportamientos individuales. La defensa de la naturaleza se esgrime para mantener el orden social. Las clases dominantes tienen la necesidad de una ideología integradora, y esta ideología es el desarrollo sostenible ¿Qué importa que se base en conclusiones irrracionales y con ello se consigue mantener el orden social? La violencia social, la desregulación, la incertidumbre del mañana, la inestabilidad internacional son el caldo de cultivo para temores irracionales. Estos temores están alimentados por los grupos ambientalistas que equiparan modernidad con los desastres y promueven la vuelta a un pasado mítico.

Si el hombre es el responsable del cambio climático se debe limitar el crecimiento de la humanidad. Es la forma de negar el acceso a un mayor desarrollo y a la perpetuación de la pobreza endémica. Esta es la razón del apoyo de la burguesía a la teoría del calentamiento global de origen humano: limitar el desarrollo de los países emergentes para qu eno jueguen un papel político de acuerdo con su importancia económica. El orden capitalista occidental debe así ser preservado. Es evidente que los países emergentes no están dispuestos a aceptar que se les dé lecciones de retórica. Por lo tanto, la conferencia de Copenhague fallará. No habrá Kioto 2, ¡Y esto qué importa! El clima siempre ha sido variable. Cada periodo de calentamiento ha sido beneficioso para la vida (la era Mesozoica así lo atestigua) y la actividad humana.
Personalmente creo en la capacidad humana para afrontar y resolver los problemas de desarrollo. Cuando los asalariados se levanten contra un sistema económico y social que les esclaviza, analizará todas estas ideologías de la desesperación que ponen en cuestión la idea misma de progreso, poniendo al hombre en el centro de la sociedad y del mundo.

Del blog de Jacques Lacaze

No hay comentarios:

Publicar un comentario